1 Cap. 23 Reuniendo las piezas.

Diario de Shido.

Pensé que sería más fácil localizar a ese tipo, pero la verdad, han pasado dos días y no logramos encontrar nada, Yakan y su equipo han estado patrullando incesantemente todo el día y la capitana Ryouko junto con las hechiceras del AST involucradas en la misión de Hikari, también estaban patrullando la ciudad en sus momentos libres, las hechiceras involucradas del SSS han sido llamadas de regreso a Inglaterra, aun así desde allá han enviado imágenes satelitales para apoyarnos, mientras las hechiceras involucradas del DEM han sido las informantes, no me sorprende que Isaac Wescott haya estado muy interesado en esta versión alterna y ha movilizado a sus hechiceras para encontrarlo antes.

Aun no entiendo por qué las todas las hechiceras involucradas del SSS, AST y sobretodo del DEM, nos están apoyando, se supone que les debería importar más otras cosas, como sus jefes, pero dicen que es por una razón que ni ellas conocen muy bien, Wescott estará muy molesto cuando descubra que no solo Ellen sino que casi todas sus hechiceras no le son leales.

Yakan y su equipo han estado alojándose en una base abandonada del DEM, pero van a ver a Diva en algunos momentos para recibir apoyo, la verdad mi idea de ellas era diferente, al ser hechiceras capturadas pensé que serían más… violentas o malas, como las personas de las cárceles, pero en realidad son muy buenas chicas, casi parecen ser mis compañeras de clase.

Las anti-espíritus también han estado patrullando la ciudad, todas están muy interesadas en encontrar a la versión alterna, Las anti-espíritus han cambiado radicalmente, ninguna está en casa la mayor parte del tiempo, excepto Diva que está haciendo mapas de búsqueda para Yakan, el resto pasa el tiempo afuera patrullando, por otro lado las chicas apenas terminan las clases se dedican a buscar por los cielos, aunque Kotori lo hace junto con Reine desde el Fraxinus.

Ahora, estoy saliendo al Fraxinus para ayudar a ver las cámaras de seguridad desde allá.

-Ay no puede ser.

-Cálmate, Bruma has estado así todo el día. –Bruma estaba caminando de un lado a otro de la sala y Haruka estaba sentada en el ordenador, de hecho estos dos días ella ha estado descargando información desde todas las fuentes posibles, con sus dos oponentes del Fraxinus ocupadas en otras cosas, ella ha tenido tiempo libre para reunir toda la información que quiera y hacer envíos a ella misma, desde una cuenta falsa.

-Corrección, los dos días, me estoy cansando de estar aquí encerrado. –Era verdad el primer día Haruka pudo descubrir que buscaban a Bruma, así que lo más lógico para que no los encuentren era que Bruma no saliera, tenían suficiente dinero por los robos anteriores, así que no había muchos motivo para salir, ella iba a hacer las compras, porque aún no sospechaban de ella, de hecho ni sabían de su existencia.

-Bien, dos días más, dos días menos, ¿Cuál es la diferencia? Ninguna, además hoy empieza la acción, he logrado fabricarte todas las armas que vayas a necesitar y tu objetivo está esperándote en el barrio comercial, ve por él. –Haruka le dio unos datos impresos a Bruma, el chico los aceptó sonriente y fue a agarrar sus armas, saliendo de la casa armado hasta los dientes.

- Vamos a ver finalmente quien es mi objetivo… -Bruma sacó el papel que tenía la historia del objetivo y una foto –Así que… Kannazuki.

-¡Ey, Kannazuki!

-¿Pasa algo? –Kannazuki estaba con una libreta en la azotea de un edificio del barrio comercial observando de Yakan y a su equipo, entonces Yakan se acercó a Kannazuki.

-Sí, me pregunto porque Kotori te dejó como supervisor de nosotras. –Mientras Yakan estaba mirando a Kannazuki esperando por una respuesta, él la miró y sonrió un poco.

-Porque soy el vice-comandante del Fraxinus, tengo experiencia en estas cosas y para revisar que ustedes no se salgan de control. –Este último comentario molestó a Yakan, ella lo miró con los ojos entrecerrados, ella y su equipo se alejaron hasta casi perderse a patrullar. A Kannazuki poco le molestaba eso, tenía un dispositivo para rastrearlas.

Kannazuki estos días estaba siguiendo de cerca a todas las hechiceras, sobre todo al equipo de Yakan, aunque a ellas no les hacía mucha gracia, luego de esta… ¿charla? Kannazuki se alejó un poco de su zona de observación para apoyarse en una pared de la azotea que le daba sombra.

-Yo estoy listo para cualquier cosa que hagan… la comandante me dejó esta importante labor… -Kannazuki como ya era costumbre al pensar en Kotori se movía de forma… extraña, mientras estaba en estos delirios, algo llamó su atención – ¿Qué? ¿El detector de energía está funcionando? –Era verdad el detector que estaba instalado en el dispositivo rastreador de las hechiceras que también funcionaba para encontrar a la versión alterna, estaba activo. –Debo llamara a mi comandante… -Un disparo se escuchó a la distancia y el rastreador/dispositivo fue destruido y el causante del disparo que estaba en un edifico cercano, se alejó corriendo.

Kannazuki sabía que no podría llamar a las hechiceras sin su dispositivo, pero tampoco podía dejar escapar a esa persona, Kannazuki fue detrás de él, saltando entre los edificios, no tardó mucho tiempo en alcanzarlo hasta un edificio desde el cual no se podía saltar a otro.

-Te tengo.

-¿Ah, sí? ¿Y con qué piensas someterme? Si estás desarmado. –Bruma se dio la vuelta a mirar a Kannazuki.

-¿Desarmado a una misión de captura o eliminación? –Kannazuki sacó una pequeña pistola del bolsillo y apuntó a Bruma, el cual levantó las manos en señal de rendición.

-¿Y ahora… qué?

-Ahora… me vas a acompañar hasta que pueda comunicar al Fraxinus para traslado. –Bruma levantó los hombros como si no le importara para nada.

-Si eso es lo que quieres hacer…

-¿Sabes? Podrás parecerte a Hikari, pero no tienes su estrategia para nada. Y no cuidas los detalles como él. –Kannazuki miró Bruma mientras avanzaban a una parte de la azotea, la reacción de Bruma lo sorprendió, él sonrió.

-Tú tampoco cuidas los detalles.

-¿Ah? ¿Quién está atrapado? –Bruma no le dio importancia a lo que Kannazuki dijo y bajó las manos.

-Si recuerdas bien… alguien destruyó tu aparato con una bala… y yo estoy desarmado. –Kannazuki entonces empezó a sudar un poco y miró a su alrededor. –Además, si me parezco a Hikari Nii-san… me debo poder… hacer invisible… y clonarme. –Fue en ese instante que Kannazuki quiso reaccionar, pero era tarde, detrás de él apareció una copia de Bruma con un revólver en la mano y apuntando a Kannazuki, él se lanzó agarrando a Bruma para evitar el disparo, pero la copia de Bruma disparó cerca de ellos.

-Bien, debo admitir que me sorprendiste un poco, pero no sabes manejar un arma. Y fallas tus disparos. –Kannazuki miró donde la bala había sido enterrada y el Bruma que estaba con él se volvió partículas… fue entonces que se dio cuenta que el original era el que tenía el revólver, pero antes de reaccionar, del hueco donde estaba la bala, empezó a salir una luz roja parpadeante proveniente de la bala.

-Yo nunca fallo. –La bala parpadeo más rápido y explotó, la explosión fue muy grande.

-¡Kotori! –El grito de la transmisión fue tan grande que toda la tripulación del Fraxinus saltó de la sorpresa, todos estaban tan ocupados en sus trabajos, que no esperaban que al contestar una simple llamada de rutina, se escuchase un grito así.

-¡WHOA! ¿Yakan? ¿Qué sucede? –En el puente Kotori fue la que más se había sorprendido y asustado porque ella recibió la llamada.

-El vice-comandante que nos enviaste ha desaparecido, no está en la zona de observación y encontramos las piezas destrozadas de un dispositivo en su última posición conocida. –Yakan se escuchaba con un poco de distorsión y ruido, probablemente le llamaba mientras estaba volando sobre la ciudad.

-¿Qué? Kannazuki no desobedecería una orden… Yakan, pusimos un rastreador en la pistola de Kannazuki, te enviaré los datos ahora y rastreas la pistola, así lo encontraremos.

-Claro. –Kotori envió los datos desde el puente del Fraxinus y la llamada se cortó, Yakan debía estar buscando la pistola… la espera era angustiante… si esta versión alterna de Hikari era mala como se pensaba, cualquier cosa pudo haber pasado.

-Kotori…

-¿Si? –Kotori estaba al pendiente de la llamada de Yakan, así que contestó de inmediato a la llamada.

-Tengo malas noticias… -La voz de Yakan sonaba tan extraña que parecía que había encontrado algo terrible.

-¡¿Qué es?! –Kotori y todo el Fraxinus estaban muy preocupados y el tono de voz de la hechicera no ayudaba en nada.

-H-Hemos encontrado la pistola… p-pero… a su alrededor… h-hay, un enorme cráter de una explosión y… sangre…

-Bien. Regresen a patrullar y no se separen. –Kotori sonó muy fría en esta llamada, pero Yakan no discutió nada.

-"No hay duda, en todos sus atentados ha matado con explosiones, la última víctima, el administrador de aquel banco murió con una explosión… igual… igual que Kannazuki…" –Kotori estaba en shock, no se esperaba para nada que alguien como esa versión alterna haya acabado con su vice-comandante… y dio un golpe en su silla, esto no se iba a quedar así.

-Bien, Haruka, misión cumplida, ¿Quién sigue?

-¿Tan rápido volviste? Sorprendente, pero que no se te suba a la cabeza, tu siguiente objetivo es un espíritu y además es una celebridad. –Haruka le entró los nuevos papeles a Bruma.

-¿La diva? Bien, siempre quise ver a Miku en concierto.

Distinguir entre una sonrisa verdadera y una falsa es muy fácil, bueno, dependiendo si conoces a la persona y no era difícil saber que Miku estaba fingiendo una sonrisa, su temporada de giras terminó y está de regreso en la ciudad, pero esta gira no le ha dado el tiempo suficiente para sanarla.

Es cierto, Miku no se lleva nada bien con los hombres, a excepción inicialmente de Shido, aunque ese inicialmente tiene su historia, como sabemos Shido tuvo que pasar por muchas cosas para que Miku confiara en él… luego llegó ese chico… Hikari, su forma de ser era rara, su forma de hablar y hacer comentarios era rara y su manera de pensar en batalla era aún más rara, pero con el tiempo pudo confiar en él.

Fue el segundo chico con el cual Miku no se sentía incomoda, alguien en quien confiar que iba a estar ahí siempre… siempre, esa palabra era la más molesta, su supuesta traición fue un golpe muy fuerte, pero ella por algún motivo no se lo creía por completo, grande fue su alivio con las píldoras que le contaron la verdad, pero… ahora no estaba… y esto le hacía pensar, Hikari le había dicho que nunca se iría, igual que Shido, pero… ¿Qué pasaría si algo le ocurría a Shido? Al igual que Hikari, esa promesa se iría con él…

-Miku es hora de firmar autógrafos, llamaré al primero. –Miku asintió y el ayudante que había venido se fue.

-"Es cierto, cualquier cosa puede pasar, estos días me he alejado tanto de Darling, debo volver, debo disfrutar todo el tiempo que pueda con él". –Miku se dio unas palmaditas en las mejillas y esperó al primer fan.

-Hola, Miku.

-Hola, ¿A qué nombre el autógrafo? –Miku estaba de espaldas porque el fan había llegado antes de lo previsto, pero sonaba… extraño.

-Bruma Negra, por favor.

Tercer día de búsqueda y no había ningún avance real, las espíritus regresaron cansadas a casa después de tanto patrullar la ciudad, pero Shido ya las estaba esperando con la cena servida, todas llegaron directo a cenar. La más apurada era Tohka como de costumbre, todas las espíritus estaban ahí, menos Kotori.

-Debo reconocer que ese chico es hábil, se pudo ocultar tanto tiempo.

-Apoyo. Concuerdo con Kaguya, hoy tampoco hubo rastro suyo. –Las gemelas estaban muy cansadas, ellas recorrían toda la ciudad, todo el día, aún con su velocidad, eso era demasiado.

-Tienen razón y cada vez se hace más difícil poder concentrarse en la búsqueda si veo gente comiendo debajo de mí. –Tohka estaba comiendo como si no hubiera comido en días, pero para ella había sido una tortura ver comer a otras personas…. Y ella no podía comer nada.

-N-Natsumi… y… yo tampoco encontramos nada… -Yoshino bajó la cabeza un poco, parecía más decepcionada de su búsqueda, que avergonzada, pero ella también pensaba que encontrarían algo, Natsumi por otro lado, estaba ahora más interesada en comer, no decía nada, pero ella se había cansado mucho.

-Nosotras tampoco logramos nada y tenemos casi un ejército vigilando la ciudad, además mi ángel no puede recopilar datos de anti-espíritus por alguna razón.

-Al fin, Segundo espíritu, reconoces mis talentos. –Kurumi la miró y le quiso dar un abrazo, pero Nia se movió antes, Kurumi falló su abrazó, suspiró y volvió a comer.

-¿Y qué hay de ti, Shido? –Tohka, como era de esperarse, terminó antes de comer y miró a Shido, tenía mucha curiosidad de los avances de Shido.

-Hoy estuve ayudando a las anti-espíritus hasta el mediodía, pero luego tuve que suplir a Kannazuki en su puesto de vigilante de Yakan. No sé qué le habrá pasado, para estar ausente. –Shido aún no sabía toda la verdad del asunto de Kannazuki.

-Bruma pasó.

-¿Ellen? Pensé que estarías con Mana vigilando a Yakan. –Shido se levantó rápidamente, pensaba en ir a la cocina para poner un plato a la mesa… entonces algo lo detuvo-¿Bruma? ¿Qué quieres decir?

-Lo que Ellen quiere decir, Nii-sama, es… que Bruma mató a Kannazuki. –Mana entró detrás de Ellen, además con ella entraron Kotori y Yakan. Todos en la sala quedaron quietos, nadie movía un solo músculo, no podían creer lo que habían escuchado.

-Y eso no es todo. Diles Kotori. Ambas víctimas explotaron –Yakan miró a Kotori fijamente, ella dudaba que Kotori fuera capaz de dar la otra noticia…

-La otra víctima… fue… fue… Miku. –Este fue el golpe definitivo para todos, Kotori había corrido un gran riesgo al dar esta noticia, las energías del cuarto eran muy grandes, parecía que todas las chicas se iban a invertir, pero entonces un brillo salió de aquellos collares que Hikari les regaló, las energías fue suprimidas y las chicas se desmayaron.

-"Entonces Hikari nos dio esto para protegernos de nosotras mismas". –Kotori miraba su propio collar, pero aún se sentía una potente energía en la sala, levantó la mirada, y vio que la energía salía de Shido, ¿Cómo era posible? Estos collares deberían absorber todo exceso de energía espiritual… pero recordó que Shido no solo tiene esa energía, sino que además tiene restos de la energía anti-espiritual de Hikari, corrió junto con Ellen, Mana y Yakan, para atraparlo, pero era tarde, Shido salió volando de la casa envuelto en ira, las hechiceras lo siguieron y Kotori se quedó preguntándose, si lo que hizo fue correcto.

-Kotori, fue lo correcto, tarde o temprano se iban a enterar, mejor que hayas sido tú, pero debemos actualizar esa información. –Reine estaba en el auto que había parado enfrente de la casa.

-¿Actualizar?

-Los restos de sangre encontrados en las dos escenas… no corresponden ni a Kannazuki ni a Miku, ambos corresponden al difunto administrador del último banco que fue robado, por lo que aún pueden estar vivos.

Haruka estaba en el sillón tomado un refresco y comiendo una hamburguesa, mientras Bruma llegaba con una enorme bolsa negra en la espalda.

-Oh, ya llegaste ¿Cómo te fue? ¿Trajiste el pedido?

-Obviamente. ¿Qué más crees que traigo? –Bruma miró con indiferencia a Haruka, ella agitó su mano con indiferencia y prendió el televisor.

-Ya sabes dónde dejarlo, apresúrate que tu hamburguesa se enfría…

-Ya, ya. –Bruma bajó al sótano de la casa, era un lugar frio y oscuro, estaba lleno de telarañas y mesas y sillas rotas en todas partes, pero lo importante ahí era una puerta de acero.

Bruma entró con la bolsa negra, allí Haruka y Bruma habían empezado a hacer sus propias… remodelaciones… es increíble lo mucho que se puede hacer en los momentos libres en dos libres si te lo propones. Con un poco de trabajo duro y… poderes… y mucho dinero robado… bien, como sea, Haruka y Bruma habían hecho una instalación subterránea completa debajo de la casa, era tan grande que medía casi casi 100 metros a la redonda y al ser subterráneo nadie sospechaba nada.

Conocía el lugar a la perfección, se dirigió sin dudar a una habitación con una silla allí vació la bolsa negra, Miku estaba aterrada, hace unos minutos ella estaba saliendo de un concierto… iba a dar autógrafos como siempre… y ahora… estaba amordazada y con las manos y piernas aseguradas con una especie de cinturones a una silla, No podía llamar a su ángel o a su Vestido Astral, Bruma había puesto una especie de chip en su cabello que absorbía su energía y la transformaba en aire frio… de este forma nunca se llenaba ni se sobrecargaba.

-No estés tan asustada, no estás sola. –La habitación se llenó de luz y pudo ver un cristal en una pared, pero no era un espejo, era un cristal que mostraba otra habitación donde estaba… Kannazuki en la misma situación. Miku estaba muy aterrada, miraba a Bruma fijamente esperando que en cualquier momento alguien la salve.

A Bruma no le importaba, simplemente se alejó de ella con una sonrisa perturbadora y aterradora en el rostro y fue a la habitación de Kannazuki.

-Kannazuki, este revólver tiene espacio para seis balas, pero… -Bruma vació le revólver, dejando una bala en el cargador, luego hizo girar el contenedor de balas.

-¿Qué planeas?

-Ahora solo hay una bala, al girar el cargador no sabemos en qué posición está, si no me contestas, jalaré el gatillo y si tienes suerte, la bala no estará dentro, pero no te confíes la bala estará cada vez más cerca, solo tienes cinco oportunidades, en el mejor de los casos, para negarte a contestar. Empecemos. –Bruma apuntó con el revolver a la cabeza de Kannazuki, él pensó que Bruma estaba bromeando y no dijo nada, luego de unos segundos escuchó el gatillo… pero nada pasó… había tenido suerte, la bala no estaba en esa posición.

Kannazuki sabía que Bruma no estaba bromeando, mientras no hablaba, Bruma apretaba el gatillo, tenía cinco oportunidades, en el mejor de los casos… ya había gastado una… dos… tres… cuatro… ¡Cinco! Los minutos habían pasado y Kannazuki había tenido la suerte de las cinco oportunidades, pero ahora sabía que, la bala estaba en posición.

-Ambos sabemos, que el siguiente disparo será mortal, además ambos sabemos que no dirás nada, puedes perder la vida con tal de no decir nada, pero, ¿sabes? –Bruma apuntó por el cristal a Miku, ella sin sus poderes se agitaba y trataba de gritar, pero el estar amordazada no ayudaba.

-No lo hagas, te diré lo que quieras… no puedo dejar que la lastimes… ni Kotori ni Shido me lo perdonarían… ni yo me podría perdonar…

-¿Eh? Bien… pero… -Bruma jaló el gatillo y miró a Kannazuki, en una fracción de segundo se empezó a mover extraño, Bruma había apuntado mal y la bala no le dio a Miku. Pero no se esperaba lo que pasó con Kannazuki.

-Bravo, bravo, perfecto. –La voz de Kannazuki se había tornado diferente, incluso era una voz completamente diferente.

-¿Quién eres?

-Lograste llevar a este humano a los límites de la desesperación, entonces en su crisis pude poseerlo.

-Lo preguntaré una vez más, ¿Quién eres? Y ¿Qué quieres? –Bruma centró toda su atención en "Kannazuki".

-Ahora, quiero ayudarte a eliminar a todos los espíritus. –Bruma sonrió al escucharlo.

-¿Y qué ganas tú? ¿Nunca me dirás tu nombre, espíritu posesor?

-Yo solo te pido, que mates a todos los espíritus, con eso es suficiente, soy el anti-espíritu Ezequiel que está poseyendo a este hombre… ¿Y bien? ¿Hacemos un trato? Te doy poder e información y tú las matas. –Ezequiel rompió los cinturones que lo aprisionaban y le dio la mano a Bruma, él sorprendido estrechó la mano con Ezequiel.

Next chapter