Webnovel

1 Capítulo 1: Nunca más volverse a enamorar

El amor. El amor es algo tan tonto.

Ella juró que no volvería a enamorarse de nuevo. Había perdido todas las esperanzas en el amor y se negaba a creer que una mujer como ella merecía ser amada. Lu Xinyi esperaba su turno en la fila de la boletería con su equipaje y el corazón roto.

Se suponía que iban a pasar las largas vacaciones en un crucero. Quizás, el destino la había llevado hasta allí. Si no fuera tan inocente, no estaría así de dolida ¿Acaso hizo algo malo en su vida pasada para que tenga que sufrir tanto ahora?

Malgasto siete años ¡Por amor a dios! ¡Malgasto siete años con él, solo para descubrir que era un bastardo traicionero que dormía con alguien a sus espaldas! ¿Cómo logró engañarla por tanto tiempo? ¡No tenía ni idea!

¿Cómo no vio las señales antes? ¡Porque estaba ciega y era inocente!

Ella creía que no tenían suficiente tiempo para pasar juntos porque estaban muy ocupados con sus respectivos trabajos. No cenaban más juntos porque el decía que no tenía tiempo. Siempre llegaba tarde a la casa porque trabajaba horas extras.

Y muchacha, cuan equivocada estaba por haberle creído las mentiras.

No, él no tenía tiempo para ella porque estaba muy ocupado con la otra. Estaba muy ocupado llevándola a cenar, mientras que ella se pasaba la noche sola. Incluso, llegaba tarde a la casa porque estaba teniendo relaciones sexuales con ella.

¡Oh Dios! ¿Cuán tonta podía ser?

Lu Xinyi tenía ganas de llorar y morir al mismo tiempo. Se conocían desde la infancia y la engañó con "su mejor amiga" a quien consideraba una hermana. ¿Cómo pudieron los dos traicionar su confianza? Meng Jiao fue quien la incentivó a salir con Gong Yijun. Sintió como que le hubieran pegaron una fuerte bofetada en la cara.

Su novio de hacía siete años dormía con su mejor amiga.

Ella había pedido, específicamente, un día libre para sorprender a su novio antes de irse una semana de vacaciones juntos, pero no esperaba ser ella la que recibiera una sorpresa cuando llegara a la casa.

En el momento que entró en el departamento que compartían, se detuvo al escuchar que la voz de una mujer gritaba el nombre de su novio. Sintió curiosidad y miedo sobre aquella situación, subió las escaleras en silencio y giró el picaporte de la puerta del dormitorio, sólo para encontrar a su novio y mejor amiga enredados en una danza tan vieja como el tiempo mismo. 

Los gritos de placer se convirtieron en terror cuando los dos la vieron parada en el umbral. Para evitarse a sí misma más dolor y trauma, Lu Xinyi cerró la puerta, corrió escaleras abajo y agarró la maleta ya preparada. Corrió fuera del departamento y llamó a un taxi.

Escuchaba que le gritaban que pare y escuche, pero ¿por qué se molestaría en hacer eso? ¿Para escuchar más mentiras? No, no iba a pasar. Había visto suficiente y no había necesidad de hablar sobre ello.

No había otra explicación para lo que acaba de ver. No estaba ciega y, sin duda alguna, no había alucinado cuando vio a Gong Yijun teniendo relaciones sexuales con su mejor amiga en su propia cama esa noche. Habían pasado casi diez horas desde que se había ido del departamento y todavía no podía perdonarse a sí misma el haber sido tan tonta.

—¿Señorita? Es su turno —La mujer detrás de ella la sacó de sus pensamientos. Lu Xinyi asintió con la cabeza como agradecimiento y fue hacia la boletería.

—Ah, me gustaría reintegrar este boleto —le pregunto a la cajera—¿Está bien? Por accidente compre dos boletos.

Luego de que Lu Xinyi reintegro el boleto que se suponía que iba a ser para su retardado ex novio, se dirigió al crucero y al camarote. Mientras desarmaba el equipaje, el telefono volvio a sonar. Lo miro rápidamente antes de apagarlo y meterlo en la valija de nuevo.

Gong Yijun la estaba llamando de nuevo por enésima vez. Consideró si debía contestar para escuchar su explicación. ¡Pero demonios! ¡Aquella escena ya se le había incrustado en lo profundo del cerebro! Le costaría mucho creer en sus mentiras de nuevo.

—Nunca más me voy a enamorar, lo juro —se prometió Lu Xinyi a sí misma. No podría soportar tener el corazón roto de nuevo.

Las lágrimas que intentó contener durante todas esas horas, comenzaron a salir cuando se acostó en la cama. Se quedó recostada allí, llorando en silencio por su estupidez. Parecía que la suerte no estaba de su lado y que su vida no mejoraría.

No conoció lo que era el amor después de que los padres murieron, ya que quedo huérfana a los ocho años y pasó de un pariente a otro. No tenía duda alguna de que luego del viaje, se quedaría sin hogar y sin trabajo.

El departamento que compartían pertenecía a Gong Yijun y su ex mejor amiga, Meng Jiao, era su jefa en el trabajo ¿Cómo diablos iba a empezar una nueva vida sin ellos?

Next chapter