1 Una taza de café

Bueno... Quien lo diría, al parecer me tocó.

Frente a mí se encontraba un anciano de aspecto amable y lleno de sabiduría, aunque no era religioso siempre tuve la religión del dios bíblico presente en mi vida.

Desde mi abuelita dandome la bendición cuando salía, con mis padres que me hablaban de dios y finalmente en la frases que usaba como - Dios te bendiga - ó - Que dios te perdone - -Etc..-. Básicamente no era una persona que creyera en el pero ahora lo tengo frente a mí.

Si te preguntas, como diablos este sujeto llegó frente a dios... Es bastante cómico sabes. Un día me levanté como cualquier otro día de mi vida, me prepare para ir a mi trabajo y cuando sali a tomar el camión que me dejaba a una cuadra de mi empleo... *Bang*.

Un disparo se escuchó el cual me dió en el pecho. Al parecer a mi lado paso corriendo un muchacho lleno de heridas que me tomo y uso de escudo humano. Del vistazo que pude darle traía joyería bastante ostentosa en su cuerpo y... Saco al parecer un arma de oro!!!.

Claramente esto es una pelea de carteles cómo se le conoce en este sitio. Y... Para mí desafortunado Yo, estoy en el medio recibiendo los balazos del sujeto detrás mío.

Suspire internamente al recordar cómo morí, al menos soy conciente de que era una forma muy bizarra de morir... No entro en la categoría de muerte épica ni en la categoría de muerte absurda, de hecho no se cual sería la forma de clasificar está muerte!!.

- Hijo mío, realmente no sé que decir a lo que piensas-. Dios se veía bastante sorprendido.

- Valla así que leíste mi mente... O viste.... Espera... Cómo se le llamaria si puedes ver todo lo que pienso... Viste mi mente!!-. El chico frente a dios tenía un proceso de pensamiento bastante curioso, no se sentía mal por su muerta a la vista de su recuerdos, se sentía mal puesto que no pudo elegir su forma de morir y fue forzado por la situación!.

- Supongo que puedo entender como te sientes. Bueno puedo concederte la oportunidad de vivir nuevamente pero en otro mundo para que elijas como puedes morir-. Dios propuso bebiendo una taza de café que apareció de la nada.

- Genial!!!. Espera!! puedo tener un poco también, nunca he probado el café divino-. Dios se miro sorprendido ante la pregunta y solo asintió ante el chico frente el, y negó un poco con la cabeza.

- Es solo café soluble. Cómo es fácil de hacer y sabroso me gusta bastante-. Dios explico de manera divertida.

- Hooo... Ya veo, bueno aún así café es cafe-. El chico se desánimo un poco pero aún así tenía sed y antojo de café.

En un momento ambos estaban bebiendo café en silencio cómodamente.

*Surb* *Surb*.

Después de unos minutos ambos terminaron de beber sus tazas y se sintieron satisfechos.

- Y bueno a dónde ire-. El chico pregunto curioso.

- A dónde quieres ir??-. Esta ves Dios le respondió con otra pregunta.

- Puedo elegir un mundo anime??-. El chico le pregunto a dios.

- Claro, no eres el primero al que envío a uno-. Dios respondió alzando sus hombros como si fuera una cosa muy común.

- Ya veo... Y me concederas deseos como las novelas de Isekai que leo??-. El chico le pregunto a dios un poco expectante.

- Bueno... Me encantaría pero nop. Al último chico que envíe a un mundo Anime solo pude concederle 2 deseos por el bajo nivel Karmico que tenía, hijo tú tienes un karma Neutro. No eres ni malo ni bueno eres básicamente Gris-. Dios explico calmadamente y solo negó con su cabeza ante la idea.

- Ya veo... Pero si te pidiera por ejemplo la oportunidad de tener un poder en el mundo que eligiera, por ejemplo en One piece con una Akuma no mi poderosa que casualmente apareciera cerca de mi-. El chico comenzó a utilizar su ingenio para ver si podía obtener al menos un dedo de oro por medio de la tangente.

- Hooo... Ya veo, creo que sí es así podría ser una posibilidad. Entonces hijo cual sería esa fruta que casualmente aparecería cerca de ti-.

- Bueno soy una persona a la que le gusta dar cuando le sobra sabes... Y más aún le gusta que sus activos se multipliquen, si casualmente apareciera una fruta me gustaría que fuera la fruta Multiplicación con la que pueda multiplicar todo por lo que yo desee-.

Dios y el chico se miraron por un momento, y en ambos una sonrisa pícara apareció en su rostro.

- Hijo realmente eres un poco exentrico sabes, pero como dios trataré de hacer lo mejor que pueda. Después de todo aunque soy un dios hay cosas que tengo que seguir... Así que espero y puedas comprender lo que pasará a futuro-.

- Bueno mientras tenga una segunda oportunidad y la capacidad de elegir mi muerte en verdad que no importa lo que tenga que superar-. El chico subió y bajo sus hombros como si fuese algo que esperaba o que no le tomaba tanta importancia.

- Hahahahahaha Hijo realmente eres tan raro, espero y puedas encontrar lo que buscas en este mundo-. Con ello el cuerpo del chico comenzó a desintegrarse y esto no lo alarmó sino que se dedicó a despedirse en el tiempo que le quedaba hasta que su cuerpo fue completamente desaparecido.

- Hahahahaha realmente el libre albedrío ha hecho que existan personas tan divertidas, estoy ansioso por ver cómo va a llevar está nueva vida-. Dios fue hasta un sillón y un televisor que aparecieron de la nada y con un balde de palomitas que también apareció de la nada comenzó a ver lo que transmitía la gran televisión.

Next chapter