Webnovel

1 Capítulo 1: Mi amiga, estás muerta

Hace poco, Yao Si sintió que algo malo sucedía con ella. Solía dormir profundamente, por lo que ni siquiera el estruendo de un trueno violento podía afectar su sueño. Pero, por extraño que parezca, no había podido dormirse en los últimos días, y lo más extraño aún era que se sentía enérgica y de buen humor a pesar de las noches sin dormir.

Su espalda ya no le dolía, sus piernas no mostraban debilidad, e incluso la menstruación, que la había estado molestando por años, dejó de venirle. También podía subir en un suspiro diez tramos de escaleras sin ningún esfuerzo.

Su dieta era aún más mágica. Durante toda su vida amó el chile, pero ahora su estómago sufría de dolores al ver el rojo brillante.

Al principio, pensó que era solo una debilidad en el estómago y el bazo a causa del insomnio, pero a medida que pasaba el tiempo, se dio cuenta de que no era tan simple. No solo era el ají lo que ya no podía soportar. Había perdido el apetito por la comida como si tuviera anorexia. La comida tenía un sabor tan seco como el polvo en su boca, pero conservaba su sabor original. Sin embargo, había una excepción. Era algo a lo que ella ni siquiera le habría prestado atención antes, y mucho menos lo habría consumido: una cuajada de sangre de pato.

—Oye, muchacha, has estado mirando la sangre de pato durante media hora. ¿La vas a comprar o no?

—¿Eh?

Sisi estaba estupefacta. Sus ojos no se despegaban de la sustancia roja que estaba en el puesto y no podía entrar en razón.

—¿Comprarla… o no?

—¿De qué dudas? Si quieres comerla, cómprala.

El dueño tomaba al vuelo todos los indicios posibles para realizar una venta y luego comenzaba a promocionar sus productos con una pasión encendida.

—Hermana, debo decir que tiene un buen sabor. La sangre de pato que vendo es la mejor de todo el mercado. Solo mira este color; no puedes conseguirla en otra parte. Es deliciosa cuando la conviertes en una cuajada.

—¿De verdad?

—¡Por supuesto! Toda la sangre fue recién extraída de los patos descuartizados hoy.

—Es... muy fresca, ja, ja ja. —Además, olía muy deliciosa.

—Dos dólares por medio kilo; barata y económica.

—Sí. —Olía tan tan tan bien.

—Esta oportunidad viene y se va. Mi cuajada de sangre de pato es muy demandada. Si hubieras venido por la tarde, no habría quedado nada.

El dueño levantó un trozo de cuajada de sangre de pato y lo pesó en sus manos mientras decía:

—Te lo prometo; una vez que la pruebes, volverás por más.

—¿De verdad?

—¿Qué tal un kilo, hermana?

—Pero…—expresó bajando las comisuras de sus labios—¡Soy alérgica a la sangre de pato!

—¿Eh?

El dueño estaba estupefacto. La cuajada de sangre de pato en su mano se deslizó y aterrizó en el agua dando un golpe seco y salpicando el rostro de Yao Si.

—Muchacha, ¿estás jugando conmigo? Si eres alérgica a la sangre de pato, ¿por qué has estado aquí parada por tanto tiempo?

Incapaz de vender nada, el dueño se atragantó de ira.

—¡Yo tampoco quiero estar aquí!

El solo hecho de pensar en eso llenó a Yao Si de quejas.

—No he comido ni dormido por muchos días. No puedo retener nada, y solo deseo esto.

—¿Te estás haciendo la tonta conmigo, niña?

Era claro que el dueño no estaba contento.

—No parece que no hayas dormido en muchos días.

Obviamente no. Parecía que estaba llena de energía. Además, ¿cómo podría tener fuerzas para quedarse aquí después de no comer nada durante tanto tiempo?

—¿Qué tal si miras algo más?

—Lo digo en serio.

Yao Si todavía no podía controlarse y sus ojos se clavaban a la sangre de pato que estaba en el agua.

—Olí el aroma a tres cuadras de distancia.

—¿Cómo es eso posible si está tan lejos? Aparte de eso, ni siquiera eres una...

El dueño de repente bajó la voz como si hubiera recordado algo. Sus ojos se agrandaron cuando la examinó de pies a cabeza. Algo brilló en sus ojos e de inmediato cambió sus palabras.

—Hermana, tengo algo aún más fresco dentro de la habitación. Tal vez no seas alérgica a eso una vez que lo pruebes. ¿Por qué no me sigues?

—¿De verdad? ¿Hay sangre de pato que podría combatir las alergias?

—Vamos.

El dueño entró en la habitación de atrás. Allí, él se dio la vuelta e hizo un gesto para que ella se acercara.

Yao Si lo siguió adentro. Justo cuando entró en la habitación, el dueño cerró las cortinas para que sea un espacio privado. La habitación luminosa se oscureció en una fracción de segundo para proteger el lugar del ruido exterior del mercado.

El corazón de Yao Si dio un golpetazo. Con timidez, miró al dueño quien se había vuelto tan cálido con ella.

—Hermano, no tienes otro trabajo como traficante de personas, ¿verdad?

Esto no podría ser otro miniincidente "Rujia".

La felicidad en la cara del dueño se resquebrajó y sus labios se retorcieron.

—¿Qué tontería se te ha subido a la cabeza, hermana? No soy una mala persona.

Él la miró fijo con un ligero descontento, incapaz de entender sus sospechas. Caminó hacia la derecha de la habitación, tomó una copa y vertió en ella los restos de lo que había dentro de un intrincado y cercano recipiente. Luego, le pasó la copa a ella.

—Toma, hermana. Prueba esto.

—¿Qué es?

Yao Si extendió su mano y sostuvo la copa. Estaba a medio llenar y contenía un líquido rojo y brillante que aún no se había solidificado. Era deslumbrante y luminoso como un rubí, y un fuerte aroma parecido a la sangre le dio la bienvenida, recuperando así sus sentidos paralizados. La saliva se acumulaba en su boca, e incluso su estómago comenzó a resonar con oleadas de ruidos estruendosos.

Olía tan bien…

Yao Si no pudo resistirse y devoró toda la copa como una loba. El líquido oloroso se sentía sedoso al pasar por su lengua, apaciguando sus papilas gustativas. El magnífico regusto se adueñó de ella. Era más placentero que un banquete de Malatang, e incluso sus dientes comenzaron ansiarlo cuando un poco se escapó por la comisura de sus labios.

—Justo como pensé.

El dueño dejó escapar un fuerte suspiro.

Esto por fin hizo que Yao Si se olvidara del regusto celestial. Se dio cuenta de que había bebido una copa entera de sangre pura e incluso de que quería otra. Lo inquietante es que ni siquiera sintió repugnancia, lo que era más que confuso.

Al ver la expresión de asombro en la cara del dueño, dejó la copa, tosió y preguntó:

—Oye, jefe, esta sangre de pato antialérgica no está tan mal. ¿Cuánto cuesta un kilo? Dame cinco kilos.

—Hermana...

El dueño no se movió ni un centímetro. Sus ojos de repente se volvieron compasivos como si no supiera cómo empezar.

—¿Escuché que no has dormido ni comido durante semanas?

—¡Sí! —respondió Yao Si asintiendo con la cabeza. ¿Esto tenía algo que ver con la compra de sangre de pato?

—¿No sientes que hay algo mal con tu cuerpo?

—Un poco.

Para ser honesta, ya había ido al hospital para realizarse un control completo. Lo hizo tres veces, pero todo parecía estar bien. Incluso los médicos no podían creer que de verdad no había dormido ni comido durante tanto tiempo y, en silencio, le habían dado la tarjeta de algún psiquiatra.

—¿Sabes por qué eres así?

—No. —respondió Yao Si moviendo la cabeza, y luego miró a la misteriosa persona—. Jefe, incluso si la sangre de pato antialérgica cuesta cuatro dólares por medio kilo, aun así, la compraré.

—No estoy subiendo el precio. —El dueño la miró boquiabierto—. ¿No quieres saber lo que te está pasando?

—¡Por supuesto!

Pero ni siquiera en el hospital pudieron diagnosticarlo.

—¿Quieres decir que sabes? —expresó ella de manera casual.

—Espera.

El dueño miró a su alrededor furtivamente, luego se acercó y corrió la cortina tensándola aún más antes de regresar luciendo una expresión de dureza en su rostro.

—Hermana, quiero preguntarte, ¿has encontrado algo fuera de lo común en las últimas semanas?

—¿Qué quieres decir con algo fuera de lo común?

—¿Como ser mordida o herida?

Yao Si negó con la cabeza con vigor. Sería difícil que una persona como ella se lesione.

—¿Algún extraño vino a buscarte?

—Solo el servicio de comida y de entrega.

—Y, ¿qué hay de los sueños? ¿Has tenido sueños extraños? ¿O algo que no puedes recordar?

—Soñé que ganaba cinco millones en la lotería; ¿eso cuenta?

—…

El dueño se quedó sin palabras. Al final, dejó escapar un largo suspiro, murmurando por lo bajo:

—¿A quién le importa?, probablemente sea un accidente. No es una sorpresa en un momento tan dificultoso como este…

Su expresión se llenó aún más de lástima. Si la mirada que le dio antes se pudiera comparar con la de una persona que mira a un niño perdido, esta sería la mirada a un niño huérfano.

Yao Si sintió pánico en sus ojos, a pesar de que ella era, en realidad, huérfana.

—Jefe, solo escúpelo, ¿sí? ¿Qué me pasa?

El dueño se compuso. Hizo a un lado dos banquetas que había al costado, indicándole que tomara asiento. Luego, con las cejas fruncidas, le dijo la verdad.

—Hermana, estás muerta.

—…

Ella solo pensó: "¡J**er!".

Next chapter