Webnovel

1 Capítulo 1: Reunión

Un taxi rojo paró ante la puerta principal del Hotel Kempinski y una mujer joven, que parecía tener poco más de 20 años, se bajo del vehículo. Traía puesto un simple vestido de algodón blanco, y su largo cabello se enrulaba ligeramente. Su atuendo no era extravagante ni lujoso. Su maquillaje también había sido aplicado cuidadosamente. Llevaba un bolso de mano. Esto, sumado a un par de simples tacones negros, la hacia ver como una diosa de un oasis recluido y pacífico.

Su belleza no era del tipo que asombraría a las masas, pero sus facciones eran delicadas y fáciles de recordar. Ella daba a los otros la sensación de ser acariciados por el gentil viento de primavera. Había mujeres así en el mundo, cuya belleza no era deslumbrante, pero aun así eran encantadoras. Y sucedía que Huo Mian era una de esas pocas mujeres que podía cautivar a aquellos a su alrededor con su presencia única.

—Oh, Huo Mian, ¡estas aquí! Apúrate y sube a la Sala de las Peonias en el segundo piso. Todos están esperando allí. ¡Si supieran que viniste, se pondrían contentísimos! En la puerta, antiguos compañeros que estaban a cargo de dar la bienvenida a los invitados le dieron indicaciones con sonrisas cálidas. Huo Mian asintió, devolviéndoles la sonrisa a medida que se acercaba lentamente al segundo piso. Ella no sabía por qué, pero dentro suyo empezaba a formarse una sensación de incomodidad que no comprendía de donde provenía. Esto era algo que ella no había sentido en mucho tiempo.

A decir verdad, ella rara vez asistía a estas reuniones de la preparatoria. No es que Huo Mian no fuera sociable, o que pensara que era demasiado buena para ellos. Es solo que, durante esos tres años de preparatoria, alguien dejo una marca tan profunda en su corazón y alma, que ella subconscientemente evitaba todos estos eventos.

Esta vez, ella solo decidió asistir porque su tutora le llamo personalmente a invitar. La Señora Yao tenia más de sesenta años y se había retirado hace mucho tiempo. Según lo que escuchó Huo Mian, ella había inmigrado a Nueva Zelanda con su hija hace tiempo. Pero ahora, no solo volvió repentinamente al país, sino que también organizo esta reunión. Huo Mian realmente no tenia razón para rehusarse. Aunque nunca fue el tipo de estudiante que atrapaba la atención de los profesores a través de sus logros académicos, ella apreciaba a la Señora Yao tanto como sus viejos compañeros.

Además, esa persona había desaparecido hace siete años. No había manera de que él fuera a aparecer para esta reunión, ¿verdad? Intentando tranquilizarse, Huo Mian luchó para reprimir esa incomodidad.

Cuando ella finalmente atravesó la puerta, ya había alrededor de veinte personas adentro. Al escuchar la puerta abrirse, todos miraron hacia la entrada y vieron a Huo Mian sonriendo tímidamente.

—Hola a todos. Cuanto tiempo —los saludó.

—¡Ey, pero si no es la hermosa Señorita Huo! Qué sorpresa que hayas venido a la reunión! El infierno debe estar congelándose —dijo una de sus compañeras en tono burlón.

Huo Mian sonrió incómodamente y no respondió. Justo en ese momento, el Presidente de la Clase, Han Xu, se paro y camino hacia ella con un saludo cálido—. Huo Mian. ¡Tanto tiempo, todos te extrañamos! ¿Qué tal te va últimamente?

—Oh, me va bien, Presidente de la Clase.

Huo Mian recorrió la habitación con la mirada. Cuando no vio a su tutora, no pudo evitar preguntar —¿Dónde está la Señora Yao?

—Ah, la Señora Yao justo llamo y dijo que esta atrapada en el tránsito. Estará aquí pronto. Ven, siéntate primero.

Huo Mian asintió. Encontrando un rincón tranquilo, se sentó y escucho las bromas alegres de sus compañeros alrededor de ella.

Hacia muchos años se habían graduado de la preparatoria, y todos habían cambiado. Algunos eran ahora famosos empresarios, otros trabajaban para el gobierno, y los demás se habían ido a estudiar en el extranjero. Dentro de todo, comparada con estas personas, la chica que una vez fue proclamada genio con un Coeficiente Intelectual de 30, no podría parecer más ordinaria ahora mismo.

Luego de graduarse de la preparatoria, ella rechazó universidades en la capital y sorprendió a todos cuando se inscribió a la escuela de enfermería en una academia medica local. Luego de graduarse, fue directo al hospital provincial para volverse una enfermera interna, firmando un contrato de tres años.

Ahora, estaba en una relación estaba con un interno en el departamento de oftalmología del hospital donde trabajaba. Aunque su familia era bastante promedio, él tenía un futuro decente por delante. Huo Mian sentía que no podía pedir mas de esta vida. No deseaba riquezas y fortuna, solo estabilidad y seguridad.

Luego, repentinamente alguien tocó su hombro. Sobresaltada, Huo Mian se dio la vuelta.

Next chapter