Webnovel

1 Capítulo 1: ¿Te acostaste con la persona equivocada?

"El amor es una superstición sobre el momento y el lugar correctos. Resulta que tú también estás aquí." (Epígrafe)

Lin Che se levantó de la cama, aturdida. Su mente estaba tan confusa que ni siquiera se sentía como ella misma.

Las lujosas sábanas que percibía con sus manos no eran las habituales que ella había lavado una y otra vez hasta que se volvieron viejas. La luz sobre su cabeza tampoco era la lámpara medio dañada que ahorra energía y acostumbraba ver al despertarse.

Le dolía todo el cuerpo, como si algo la hubiese destrozado. Y cuando levantó las manos, las marcas de color verde violáceo en sus muñecas en ella eran claras y visibles.

"No estaba soñando, ¿verdad?".

Se tapó la boca para evitar emitir ruido y levantó la manta. Cuando vio que su cuerpo estaba completamente desnudo, casi pegó un grito.

La astuta mirada de Lin Che bajó lentamente dos veces. Quitó con decisión la manta y se levantó de la cama. Después de juntar sus ropas desordenadas, se las puso a la ligera y se preparó para irse sin mirar atrás.

De repente, alguien le agarró la nuca.

—¡Ah! Déjame ir. Déjame…—dijo Lin Che luchando con sus brazos y piernas.

La gran mano del hombre que la sostenía estaba atajándola del cuello, y luego la tiró de nuevo a la cama, al parecer sin esfuerzo alguno.

A pesar de estar completamente confundida por la forma en que la trataban, Lin Che no pudo evitar sentirse deslumbrada por el hombre cuando lo miró. Fijó sus ojos enamorados en su rostro de belleza incomparable, y se encontró incapaz de apartar la mirada.

"Qué hombre tan guapo…".

Sus ojos melancólicos parecían llevar un aura de arrogancia innata. Su expresión era tan fría como el hielo y su nariz recta descansaba sobre su rostro terso y pálido. Su piel blanca como el jade hizo que incluso Lin Che, que creía tener una piel bastante buena, lo envidiara.

Ella sabía que había visto a una considerable cantidad de hombres. Pero el espécimen que tenía enfrente eclipsaba de inmediato a aquellos que eran llamados "dioses masculinos".

¿Era este el mismo hombre que la había atormentado ayer hasta que estuvo exhausta en el transcurso de media noche?

—¿Quién te envió aquí? ¿Cómo te atreves a drogarme? Después de haber hecho algo así, ¿crees que aún puedes salir de aquí ilesa? —expresóél, mirando a la confundida mujer. La ira brillaba en lo profundo de sus ojos.

La extraña mujer tenía la piel tan clara como la nieve, la cara agradablemente pequeña y unos ojos grandes y expresivos. Sus pestañas revoloteaban como las de un ciervo ante unos faros, sin embargo, ella lo miraba sin inmutarse.

La mirada de Gu Jingze se posó en Lin Che cuando sus ojos comenzaron a moverse con rapidez, al igual que su cabeza.

Ella no era más que una celebridad de lista D. Después de pasar por muchas dificultades, había descubierto ese día que Gu Jingyu, una celebridad de lista A, estaba en el mismo lugar. Entonces, compró algunos "condimentos" en particular que podrían hacer perder el conocimiento, y los puso en su agua, pensando que podía aprovecharse de él.

Sin embargo, había drogado a la persona equivocada. Era evidente que la persona ante ella, aunque increíblemente hermosa, no era la celebridad principal Gu Jingyu.

Una vez más, él le tiró bruscamente el brazo, haciendo que cayera al suelo.

Avergonzada, se volteó una vez más antes de intentar orientarse.

—Tú... ¿Qué estás haciendo? ¿Crees que todavía estaría aquí si te hubiera drogado? Estás equivocado. La persona que más sufre ahora soy yo.

Además de su brazo lastimado, el trasero también le dolía por la caída. Lo peor de todo era que el dolor en sus regiones inferiores no podía ignorarlo. Enfurecida, gritó:

—¡La persona a la que quería drogar era otra! No tenía nada que ver contigo. ¿Crees que vale la pena drogarte? Esta mujer no se arriesga por cualquiera. ¡Devuélveme el dinero que pagué por la droga!

"¿Drogó a la persona equivocada?".

La expresión de Gu Jingze se tensó y frunció el ceño, lo que formó tres arrugas verticales en su frente.

Sus pupilas de color negro azabache parecían las de una bestia acechando, que miraban fijamente a la mujer con ropa desprolija: la mitad de su hombro, blanco como la nieve, estaba expuesto y los moretones verdes violáceos eran prominentes como los brotes de ciruela floreciendo en su piel blanca y tierna.

Las imágenes de la noche anterior pasaron por su mente una vez más. La parte inferior de su abdomen se calentó de repente otra vez y sintió la obvia excitación a través de su cuerpo.

Él apartó la mirada.

"Esta maldita mujer... ¿Cómo se atreve a drogarme? Y con una droga tan potente".

Esa momentánea pérdida de concentración por fin le dio a Lin Che una oportunidad. En su desesperación, saltó de la cama y empujó al hombre.

Sin atreverse a mirar hacia atrás, salió corriendo de prisa.

—¿Qué estás mirando? ¡Fíjate cómo estás tú! —gritó al escucharlo silbar.

—Tú…

Gu Jingze estaba a punto de darse la vuelta y agarrarla cuando de repente se sintió muy incómodo. Su área más baja estaba de nuevo erecta y orgullosa.

—Maldita sea —se quejó en voz alta. Apretó el puño en un intento de frenar el maldito deseo.

***

Cuando se escucharon unos sonidos que provenían del exterior, Qin Hao miró hacia atrás y quedó tan asombrado con lo que vio que fue incapaz de cerrar la boca.

"¿Qué acababa de pasar? ¿Por qué una mujer con ropa desaliñada salió corriendo de la habitación del Señor?".

—Señor, el segundo joven amo lo llamó para preguntar si la habitación era de su agrado, pero usted se quedó dormido inmediatamente después de regresar ayer por la noche, por lo que los subordinados no lo molestaron. El asistente le informó al presidente de su agenda; él lo está esperando en la Residencia Presidencial. Otra cosa... la señora que pasó por aquí...

—Cállate.

Gu Jingze levantó su mirada aguda y sus pupilas brillaron. Qin Hao, de inmediato, se tragó todas las dudas que ni debería haber tenido.

***

En el baño, Gu Jingze se frotó tanto el cuerpo que hasta le dolía la piel. Luego, se miró al espejo y maldijo en voz alta—: ¡****!

—Señor, la madame está aquí—le recordó Qin Hao en voz baja desde afuera. El nerviosismo era obvio en su voz.

Gu Jingze se congeló. Que su madre apareciera en ese momento no podía ser una buena noticia.

Cuando abrió la puerta del baño, la glamorosa dama que estaba parada afuera estaba mirando la cama desordenada en estado de shock. Las desordenadas sábanas le indicarían a cualquiera exactamente lo que había sucedido la noche anterior.

Los ojos de Gu Jingze se oscurecieron. Agarró la bata y se la puso sobre sus hombros color miel.

—Sé lo que quieres preguntar, pero, madre, estoy muy ocupado hoy.

¿Cómo podría Mu Wanqing no preguntar? Apenas podía ocultar la emoción en su rostro. Mirando a Gu Jingze, señaló la cama y manifestó—: Jingze, ya lo sé. Dormiste con una chica.

—¿Puedes mantenerte fuera de este asunto? —le respondió con frialdad Gu Jingze a Mu Wanqing mientras abría la puerta.

—¿Cómo podría mantenerme fuera? Jingze, debes casarte con esta chica. Debes ser responsable de lo que le hiciste.

Él sabía que ella diría eso.

—Madre, no me casaré con ella. No estoy loco. Es solo una extraña. Ni siquiera sé su nombre.

—Su nombre es Lin Che. Tiene 23 años. Es la hija ilegítima de la familia Lin que es dueña del Grupo Lin y tiene dos hermanas mayores y un hermano menor. Su madre murió cuando ella era pequeña y su padre no parece preocuparse por ella. Ella vive en la residencia de Lin, pero no recibe ningún apoyo financiero de la familia.

—¡Madre!

Gu Jingze se quedó parado en el mismo lugar, indignado. Al recordar a la mujer, se sintió aún más frustrado.

—¿Sigues pensando en esa Mo Huiling? Ya te lo dije; es imposible que pase algo entre ustedes. Has estado con ella por muchos años, pero aún no has podido tocarla. ¡No están destinados a estar juntos! —le reprochó Mu Wanqing de forma grosera.

—¡Madre, basta! —la interrumpió Gu Jingze.

Sin embargo, Mu Wanqing estaba demasiado agitada como para parar.

—¡Jingze, sabes que no puedes satisfacer a una mujer debido a tu enfermedad! La familia casi ha terminado los preparativos para la inseminación artificial para que puedas tener un hijo. Sin embargo, pudiste estar con una mujer anoche. ¡Debe significar que ella es la indicada para ti!

Next chapter