Webnovel

1 Capítulo 1: Comió Un Dulce

Nubes oscuras cubrieron el cielo completo y presionaron el suelo. Ruidos vagos

de truenos resonaron en el cielo al resplandecer un rayo.

Se sintió como si el rayo estuviese listo para correr entre las nubes y romper el

cielo en pedazos.

—¡Maldición! —Hao Ren* observó el pésimo clima mientras suspiraba; sabía que

una tormenta se acercaba. Inhaló profundamente mientras se dirigió hacia la

tienda de la esquina que estaba a unos trescientos metros de distancia.

Si tan solo la súper tienda en el área del dormitorio no estuviese en renovaciones,

si tan solo él no hubiese elegido tres veces consecutivas la tijera en el juego de

piedra, papel o tijera, no estaría allí afuera en sus pijamas y pantuflas. Había

estado acostado en su cama leyendo un libro, pero sus compañeros de habitación

querían jugar cartas.

¡Bum! Un estruendoso trueno resonó, y Hao Ren comenzó a correr mientras

intentaba evadir la tormenta.

—AHAH…—Cuando Hao Ren estaba a punto de acelerar, escuchó un grito

femenino arriba de él.

Confundido, dirigió la mirada hacia arriba. Lo que vio lo horrorizo. ¡Una chica

estaba cayendo del cielo! Y eso no era todo. ¡La chica estaba por aterrizar sobre

su cabeza!

—Maldición…—Hao Ren dio un paso atrás y bajó su centro de gravedad.

Entonces estiró alcanzando con sus manos y tomó una perfecta postura de

jinete**.

¡Bam!

La chica cayó sobre el pecho de Hao Ren, y la fuerza del golpe forzó a Hao Ren a

bajar su centro de gravedad unos diez centímetros más. La fuerza fue tan grande

que casi colapsa.

La cabeza de esta chica también chocó contra los labios de Hao Ren, y el impacto

casi hizo que Hao Ren perdiese algunos dientes.

—Gulp…—Algo se escapó de la boca de la chica, y bajó fácilmente por la

garganta de Hao Ren ya que su boca aún estaba abierta de par en par gracias a la

sorpresa inicial.

Dulce, liso, y pequeño… Antes de que Hao Ren pudiese reaccionar, este objeto

similar a un confite ya estaba en su estómago.

De cualquier manera, Hao Ren no se enfocó en eso. Ya que estaba cargado y sus

manos estaban entumecidas, bajó la mirada hacia la chica en sus brazos.

Pestañas largas y negras, una cola de caballo corta, figura juvenil, y el uniforme

azul con el sello de la "Escuela Secundaria LingZhao"… Siendo honestos, la chica

era linda…

—Ah…—Después de dos segundos, parecía que ella finalmente había caído en

cuenta de lo que había pasado. Gritó al tiempo que habría sus ojos negros. Miró a

Hao Ren y súbitamente trató de incorporarse por su cuenta.

Tras haber sido golpeado por el peso de la chica, Hao Ren sentía sus piernas

entumecidas. No sabía de dónde había caído esta chica. Después de todo, no

había ningún edificio alto alrededor.

Después de levantarse, la chica tocó su cuerpo y luego se frotó los labios que se

habían inflamado un poco. Luego notó la marca roja en los labios de Hao Ren, se

sonrojó y golpeó a Hao Ren en el cuello.

—Hey…yo te salvé…—Antes de que Hao Ren pudiera terminar, la chica ya se

había alejado corriendo.

—Las chicas de estos días son muy rudas…parecía estar bien después de caer

desde tan gran altura —Hao Ren se frotó el cuello mientras veía a la chica

correr—. No está tan mal. No me golpeó tan duro. Además, no me golpeó el

rostro.

Después de eso se frotó los labios. No podía recordar la cálida sensación de un

beso de la que le habían hablado.

Ya era un estudiante universitario del segundo año, pero aún no tenía una novia.

—Soy un perdedor…—pensó Hao Ren mientras daba palmadas a sus muslos y

se levantaba. Levantó la mirada al cielo y de repente cayó en cuenta de que las

oscuras nubes habían desaparecido por completo e incluso había salido el sol.

—Maldito sea este clima; pensé que habría una tormenta —murmuró Hao Ren

para sí mismo; no quería pensar demasiado en lo que acababa de suceder.

Rápidamente fue hasta la tienda de la esquina y compró dos mazos de cartas.

Después de eso, volvió diligentemente a su dormitorio que se encontraba en el

extremo sur del campus.

—¿Por qué demoraste tanto? ¡Rápido, estamos todos esperando! —gritaron sus

tres compañeros de habitación al ver a Hao Ren. (Las universidades en China

típicamente alojan de cuatro a ocho personas en literas en la misma habitación).

Hao Ren lanzó los dos mazos de cartas en la mesa y dijo: —Jueguen ustedes

chicos, yo no estoy de humor.

—¿Qué paso? ¿No estás contento? —preguntó Zhao Jiayi, que estaba usando

una camisa blanca—¿No acordamos que quien perdiese iría a comprar cartas?

—Él era el capitán auto proclamado del dormitorio.

—Sólo me siento un poco mareado…—dijo Hao Ren mientras se arrastraba a la

litera superior que le correspondía.

—¡Hey! ¡Quedamos en jugar cartas hoy! —Zhao Jiayi no estaba muy contento al

respecto.

—¿Estás bien? —preguntó Zhou Liren, otro de los compañeros de habitación,

preocupado por Hao Ren.

—No estoy seguro, simplemente no me siento muy bien —Hao Ren se frotó el

pecho mientras respondía.—¿Acaso me lastimé los órganos por el impacto

cuando salvé a la chica? —pensó.

—¿Deberíamos…llevarte a la enfermería? —Zhao Jiayi también se puso serio al

ver la expresión en el rostro de Hao Ren.

—Estoy bien. Me caí por accidente de camino a la tienda de la esquina —Hao Ren

señalo su barbilla que se había inflamado un poco. Se había golpeado con la

cabeza de la chica.

—Entonces descansa un poco. Ya que no va a llover, iremos al café de internet,

—dijo Cao Ronghua, el tercer compañero de habitación.

—Sí, ustedes vayan, chicos —Hao Ren se despidió de ellos. No se sentía de

ánimos.

Zhao Jiayi seguía un poco preocupado.

—Llámame si necesitas algo —dijo.

—Ok —Hao Ren se quitó las pantuflas y se metió en su cómoda y acogedora

camita.

Los cuatro eran todos solteros. A excepción de jugar videojuegos y cartas, no

tenían ningunas otras pasiones. Hao Ren suspiró mientras se quedaba dormido;

estaba exhausto por alguna razón.

Cuando despertó, eran ya las seis de la tarde. Había una caja de comida para

llevar en la mesa; era la cena que sus tres compañeros habían conseguido para

él.

A través de las puertas, Hao Ren escuchó el sonido del juego de cartas en la

habitación frente a la suya. Sus compañeros temían ser demasiado ruidosos así

que fueron a la habitación siguiente.

—Verdaderos amigos…—Hao Ren se rascó la cabeza mientras bajaba de su litera

superior para buscar la comida.

¡Cuando estiró su brazo se sorprendió! Su cuerpo quedó paralizado en el lugar. En

la oscura habitación, ¡vio un círculo de piel verde en su muñeca derecha! Hao Ren

sintió como que su corazón dejó de palpitar por cinco segundos. Abrió la cortina

para iluminar mejor su brazo.

¡Un tatuaje verde parecido a escamas de pez cubría su brazo derecho desde la

muñeca hasta el hombro! Hao Ren creyó que estaba alucinando. Se frotó los ojos

y el tatuaje estaba aún allí. Trató de entonces de quitarse esa materia verde del

cuerpo, pero eso tampoco funcionó.

Calma…Hao Ren sintió un escalofrío recorriéndole la espina. Se desvistió

rápidamente y se paró en frente del espejo de cuerpo completo. Quería ver si

había algo similar en alguna otra parte de su cuerpo.

Creak…La puerta se abrió y los tres compañeros de habitación entraron.

—¡Maldición! ¿Eres un pervertido? —gritó Zhao Jiayi al ver a Hao Ren, quien

estaba continuamente dando vueltas en frente del espejo.

—No…no…—Hao Ren recogió rápidamente sus ropas y se cubrió el

cuerpo—Sentí dolor en el cuerpo y solo estaba chequeando si otras partes de mi

cuerpo se habían lastimado —explicó.

—Si no te sientes bien deberíamos llevarte a la enfermería —Zhao Jiayi frunció el

ceño mientras decía esto con seriedad.

—Está bien. No es nada serio —Hao Ren no quería contarle acerca de las

extrañas cosas que le ocurrían a su piel. Después de todo, no sabía qué pasaba ni

cómo lidiaría con eso.

—Creo que tienes el deseo de correr desnudo. ¿Qué tal si vamos a la casa de

baño pública esta noche? — Zhou Liren se acercó y le dijo a Hao Ren.

—¡Creo que eres tú el que tiene el deseo de correr desnudo! —respondió Hao

Ren a Zhou Liren mientras se vestía y cubría su brazo con la manga.

—Saldré un rato. Ustedes pueden relajarse aquí, chicos.

—¿No vas a comer? —Zhao Jiayi señaló a la comida y dijo—: ¡La compré

especialmente para ti!

—¡No tengo hambre aún! —dijo Hao Ren mientras salía apresurado.

—Maldición, ¿este chico está en una relación? —preguntó Cao Ronghua al ver la

conducta inusual de Hao Ren.

—¿Él? Él no es tan carismático como yo, no está en tan buena forma como Zhou

Liren, y no es tan apuesto como tú. ¿Crees que tiene oportunidad? ¡Si logra

conseguir una novia en tres años te daré mil Yuan***! —dijo con firmeza Zhao

Jiayi.

*Hao Ren también significa "buena persona" en chino.

**Postura de jinete, también conocida como la "postura Mabu" es una postura de

artes marciales en la que el practicante permanece largo tiempo en una posición

semi agachada para entrenar sus piernas.

***Yuan es la moneda china.

Next chapter