77 Capítulo 77 - Haciendo nuestro trabajo

Translator: Nyoi-Bo Studio Editor: Nyoi-Bo Studio

Dos hombres altos le sujetaron las manos y la empujaron hacia la salida. Asustada, Su Qianci todavía logró gritarles:

—¡Déjenme!

De repente, sintió un ligero zumbido en su bolsillo y supo que la llamada estaba conectada.

—¿Trabajas para el mejor estudio de artes marciales en Kingstown y me vas a violar porque no quise salir contigo? —preguntó Su Qianci levantando la voz.

Ella quería advertirles, así como informar a la persona que había llamado. En ese momento, casi todos en el estudio se habían ido. Quedaban solo algunos entrenadores que eran amigos del entrenador Jin. Nadie se molestó en prestarles atención.

El entrenador Jin le advirtió en voz baja:

—Perra, será mejor que sigas. Nadie te salvará; no importa qué tan fuerte hables.

El corazón de Su Qianci se hundió. Ella podría decir eso. Todos en este lugar estaban trabajando juntos.

—¿Qué es lo que quieres?

—No mucho. Solo estamos haciendo nuestro trabajo ya que alguien lo pagó.

El entrenador Jin se frotó la entrepierna mientras el dolor seguía molestándolo.

—Pensé que podría haberlo sido más fácil drogándote. Ya que no quieres ser una buena chica, tengo que hacerte doler. Llévala al tercer piso. Estoy seguro de que hay algo que podemos hacer.

De repente, Su Qianci comenzó a forcejear y gritó:

—¿Quién te pagó? Por mucho que te pague, duplicaré eso.

—¿Doblar eso? ¡Ella me dio un millón! Nunca he visto esa cantidad de dinero en mi vida. Para ser honestos, no parece que tengas esa cantidad de dinero. No debes enfadar a esa clase de mujeres.

Su Qianci podía adivinar quién era.

—¿Tang Mengying?

—No tengo idea. Sin embargo, ella es mucho más sexy que tú.

El entrenador Jin miró a Su Qianci de arriba a abajo mientras luchaba y le habló de forma erótica:

—Relájate, eres lo bastante buena. Solo te follaré y te sacaré algunas fotos. Será rápido.

Su Qianci fue arrastrada al ascensor y luego llevada a la sala de yoga en el tercer piso, que estaba revestida con espejos. El entrenador Jin la empujó a un rincón y se quito rápido la ropa, revelando los músculos que lo enorgullecían.

Find authorized novels in Webnovel, faster updates, better experience, Please click <a href>www.webnovel.com/book/el-divorcio-n%C3%BAmero-99_13172773605952905/cap%C3%ADtulo-77---haciendo-nuestro-trabajo_37183965064386483 for visiting.

Su Qianci se puso pálida, apretó los puños y gritó:

—¡Vete! ¡No vengas aquí!

Bajo la luz, su piel bronceada brillaba. El entrenador Jin se arrojó sobre Su Qianci y rasgó su bata de ju jitsu.

Era el día en que el hermano mayor de Li Sicheng, Li Beixing, regresaba del ejército. El abuelo llamó específicamente a Li Sicheng y Su Qianci para ir a la antigua casa para una cena familiar. El Maybach negro ya había estado estacionado frente al estudio de artes marciales durante más de diez minutos. Su Qianci debería haber salido de acuerdo a su horario normal. ¿Qué le tomaba tanto tiempo?

Li Sicheng consultó su reloj y vio que eran las 6 en punto. Llamó a Su Qianci y descubrió que ella estaba hablando por teléfono con otra persona. Li Sicheng frunció el ceño, salió del auto y entró al estudio.

Next chapter