61 Capítulo 61 – Me muero

Translator: Nyoi-Bo Studio Editor: Nyoi-Bo Studio

Su Qianci un taxi para llegar a su escuela secundaria. Llegó alrededor de las siete. Mientras pagaba el taxi, vio un Renault rojo estacionando cerca de ella. Un hombre joven se apoyaba en el coche. Tenía unos veinte años y llevaba unas gafas sin marco. Su piel era clara y su nariz, recta. En el momento en que él la vio, sonrió animado.

—¡Hola, Qianqian!

Vestido de manera casual, Lu Yihan era como un rayo de sol.

—No ha pasado tanto tiempo, ¿cómo te has vuelto tan guapa? ¡Estoy asombrado! —exclamó Lu Yihan con extravagancia, cubriendo sus ojos—. Tu belleza me ciega; no te acerques demasiado.

Su Qianci se echó a reír.

—Tú no has cambiado nada.

Lu Yihan se rio, midiéndola con una mano.

—No has crecido nada, pequeña.

—Ya sabes que soy una niña después de todo.

—Es verdad, pero un metro y medio sigue siendo muy poco.

Su Qianci le dio con el puño varias veces, como en los viejos tiempos.

—¡Mido 1,60!

Find authorized novels in Webnovel, faster updates, better experience, Please click <a href>www.webnovel.com/book/el-divorcio-n%C3%BAmero-99_13172773605952905/cap%C3%ADtulo-61-%E2%80%93-me-muero_36650486388016136 for visiting.

Lu Yihan fingió que le había hecho daño y dio un paso atrás.

—Me muero... me duele mucho.

—¡Piérdete!

Sin parar de pelarse, se sentaron en el puesto de la barbacoa. Este puesto de barbacoa era bastante antiguo y tenía mucha fama debido al sabor de sus platos. Después de pedir varias cosas, Su Qianci pidió unas cervezas y empezó a charlar con Lu Yihan. Como no se habían visto en mucho tiempo, los dos estaban muy concentrados en la conversación, sin darse cuenta de que había un par de ojos mirándolos desde que habían entrado en el puesto de barbacoa.

First High School de Kingstown era una de las mejores escuelas secundarias de la ciudad. Muchos estudiantes de otras ciudades también estudiaban ahí, por lo que era normal que muchos estudiantes pasaran allí el fin de semana. En una esquina del puesto de barbacoa, los habían visto entrar dos chicas de alrededor de diecisiete años.

En el momento en el que Tang Mengqing vio a Su Qianci, hizo y una pausa y después le dijo a Li Weiya, sentada enfrente de ella:

—Mira, ¿no es esa la mujer de tu primo? ¿Quién es ese hombre?

Li Weiya giró la cabeza y vio a Su Qianci enseguida.

—Sí, es ella.

Pero, ¿qué haría Su Qianci en un sitio como ese?

Cuando Li Weiya estaba a punto de saludarla, Tang Mengqing la detuvo.

—No vayas. Solo han pasado unos días desde que se casó con tu primo y ya está saliendo con otro hombre en público. Parece que mi hermana tiene razón. ¡Esta mujer es una buscona!

A Li Weiya no le gustaron las palabras de Tang Mengqing, pero se quedó sentada.

Tang Mengqing dijo:

—Mándale una foto a tu primo de inmediato y enséñale quién es su mujer realmente.

Li Weiya asintió y utilizó el zoom para hacer una foto de Su Qianci y Lu Yihan. Después, buscó a Li Sicheng en sus contactos de WeChat y le envió la foto.

Next chapter