50 Capítulo 50 – A él no le importaba

Translator: Nyoi-Bo Studio Editor: Nyoi-Bo Studio

—Unos hackers han difundido secretos sobre Liu Anan en internet. Su reputación está totalmente hundida. ¿Estás detrás de todo esto?

Por supuesto, Su Qianci ya sabía todo eso. Escuchando las palabras de la señora Li, actuó de manera inocente y dijo:

—Madre, si fuera capaz de hacer eso, ¿por qué me habría dejado tratar tan mal en el centro comercial?

El vídeo de Liu Anan donde estaba montando un espectáculo en el centro comercial se había hecho viral. La señora Li siempre estaba muy informada, así que era seguro que ya lo habría visto.

En efecto, la señora Li hizo una pausa.

—Sería genial que no fueras tú. Aunque su nombre de familia no es Tang, Liu Anan tiene a esa familia detrás de ella. Sería sabio no tenerla de enemiga.

—Lo sé. Aunque no estoy contenta con el incidente, sé qué es lo que debo hacer. Visto lo maleducada que es Liu Anan, seguro que ha ofendido a mucha gente además de a mí.

—De acuerdo. Pase lo que pase, la familia Li no puede estar involucrada. Ahora eres miembro de esta familia y no puedes actuar de forma imprudente.

—Lo entiendo.

—Muy bien. Pide a Li Sicheng que venga a casa lo más seguido posible.

—Lo haré.

Su Qianci colgó yal instante sonó el teléfono de nuevo. Un número desconocido. Parece que estaba bastante ocupada.

Find authorized novels in Webnovel, faster updates, better experience, Please click <a href>www.webnovel.com/book/el-divorcio-n%C3%BAmero-99_13172773605952905/cap%C3%ADtulo-50-%E2%80%93-a-%C3%A9l-no-le-importaba_36649401891997971 for visiting.

—¿Su Qianci? —contestó una amable voz que parecía ser una mujer dulce, pero era solo la apariencia.

—Sí, ¿quién es? —contestó Su Qianci como si no la conociera.

—Soy Lin Wanting, tu mejor amiga del secundario, ¿te has olvidado de mí?

—¡Ah, eres tú! ¿Necesitas algo?

Al oir el tono frío de Su Qianci, Lin Wanting hizo una pausa. No había esperado una contestación así. Antes, Su Qianci estaba desesperada por tener amigos. No importaba quien fueras, si hacías pensar a Su Qianci que eras su amiga, ella te trataría como a un dios. ¿Cómo había podido cambiar tanto en solo dos años? Quizás se debía a su matrimonio.

Lin Wanting apretó el teléfono con fuerza y sonó aún más dulce:

—He oído de Fu Lengbing que también vendrás a la reunión de antiguos alumnos. No sé qué ponerme y hace mucho tiempo que no te veo. ¿Vamos juntas de compras?

En su anterior vida, a Su Qianci le había deslumbrado la supuesta amistad de Lin Wanting y habría ido con ella de compras sin dudarlo. Su Qianci le había regalado un vestido de cocktail de una marca de lujo, mientras que Lin Wanting había escogido un vestido de vieja para ella. Esa noche, Lin Wanting había parecido Blancanieves y Su Qianci era como la reina malvada a su lado, gracias a ese vestido. Lin Wanting le había contado a todo el mundo que su precioso vestido era un regalo de Su Qianci y que le había costado más de cien mil dólares. Al trabajar con Liu Anan, Lin Wanting había hecho creer a todo el mundo que Su Qianci era la amante de algún hombre rico y que por eso era millonaria. Después de todo, nadie creía que Su Qianci había podido conseguir casarse con el soltero más deseado de Kingstown.

No había forma de que Su Qianci pudiera limpiar su nombre. Además, en esa época, tenía muy mal carácter. Bajo circunstancias así, había perdido los nervios y había roto cosas, dándole a la gente más razón para señalarla. Su Qianci no tenía ni idea de que todo había sido planeado por Tang Mengying y Liu Anan. Li Sicheng lo había observado todo, pero ni siquiera había dicho nada.

Next chapter