45 Capítulo 45 –Ella le tenía asco

Translator: Nyoi-Bo Studio Editor: Nyoi-Bo Studio

Su Qianci miró hacia arriba para encontrarse con la mirada de Li Sicheng. Sus ojos eran misteriosos, como siempre.

Mirando hacia abajo y dejando sus palillos en la mesa, Su Qianci dijo:

—Nanny Rong, por favor, dame otro par de palillos.

Li Sicheng era algo parecido a una obsesiva de la limpieza. En su vida anterior, una vez se había enfadado con Su Qianci por chocar sus palillos con los de él. Lo que dijo aquella vez, fue: "¿Tantas ganas tienes de probar mi saliva?". Su Qianci había estado horrorizada, sin saber qué había hecho mal. Él había continuado: "Pues yo no estoy interesado en un beso indirecto contigo. Eres sucia", y le había pedido a la sirvienta que le diera un par nuevo de palillos.

Para no contaminarlo, Su Qianci había actuado antes que él esta vez. Sin embargo, Li Sicheng agarró aún más fuerte sus palillos de plata al oír las palabras de Su Qianci. El rostro de él era casi una escultura de hielo en ese momento. Incluso la temperatura a su alrededor había bajado.

Su Qianci se sintió aún más confundida.

—¿Qué pasa?

Li Sicheng rio entre dientes, haciendo que Su Qianci sintiera escalofríos. Cuando pensó que él iba a perder los nervios, lo único que hizo fue dejar los palillos sobre la mesa, levantarse e irse.

¿Esa mujer sentía asco deél? Muy bien.

Subió rápido al segundo piso, cerrando con un portazo el dormitorio principal. Su Qianci estaba confusa y enfadada en partes iguales. ¡Este hombre era cascarrabias e impredecible!

Su Qianci decidió no prestarle ninguna atencióny continuó comiendo.

Find authorized novels in Webnovel, faster updates, better experience, Please click <a href>www.webnovel.com/book/el-divorcio-n%C3%BAmero-99_13172773605952905/cap%C3%ADtulo-45-%E2%80%93ella-le-ten%C3%ADa-asco_36649367549034503 for visiting.

—Señora —habló Nanny Rong, preocupada—, ¿por qué se ha enfadado el señor Li?

Su Qianci estaba disgustada, así que hizo una mueca y dijo:

—¡Está enfermo!

Nanny Rong suspiró y señaló:

—Es verdad que tiene problemas de estómago. No debería saltarse ninguna comida. Señora, ¿puede ir a buscarle y pedirle que coma?

—No, aún no he terminado.

Su Qianci estaba resentida. En su vida anterior, él le había tratado mal todo el tiempo. No iba a permitir que le pasara lo mismo esta vez. ¡Ni en sus mejores sueños! Al terminar de comer, Su Qianci subió y se dio cuenta de que habían sacado sus cosas de la habitación.

Volvió para preguntarle a Nanny Rong por sus cosas y ella le dijo que pensó que las había puesto en la habitación equivocada, así que las trasladó al dormitorio principal por ella. Su Qianci se quedó sin palabras. Sin embargo, tenía que ir al dormitorio principal y llamar a la puerta.

—Señor Li.

No hubo respuesta.

Sin embargo, ella recordaba que Li Sicheng nunca cerraba la puerta porque, estaba seguro de que nadie se atrevería a entrar en su habitación. Su Qianci intentó abrir la puerta y, en efecto, estaba abierta. La habitación estaba vacía y escuchó el correr del agua del baño.

Se estaba duchando.

Su Qianci sintió alivio, pues tenía la oportunidad de volver a trasladar sus cosas. Después de hacer varios viajes de ida y vuelta, solo había conseguido llevarse la mitad de sus cosas. Cubierta en sudor, respiraba con dificultad. Cuando Li Sicheng salió de la ducha, la vio trasladando sus cosas.

—¿Qué estás haciendo?

—Llevando mis cosas de vuelta.

—¿De vuelta a dónde?

—A la habitación del otro lado del salón —respondió Su Qianci con firmeza.

Cuando giró, sintió que se le secaba la boca.

Next chapter