42 Capítulo 42 – No era ella...

Translator: Nyoi-Bo Studio Editor: Nyoi-Bo Studio

Al salir de casa, Su Qianci no le pidió a Yang que la llevara, sino que pidió un taxi para ir a un bufete de abogados a una media hora de su casa, según recordaba.

Find authorized novels in Webnovel, faster updates, better experience, Please click <a href>www.webnovel.com/book/el-divorcio-n%C3%BAmero-99_13172773605952905/cap%C3%ADtulo-42-%E2%80%93-no-era-ella..._36649346594293971 for visiting.

Sheng Ximing, uno de los mejores abogados de Kingstown. Durante su vida anterior, Tang Mengying la había hecho meterse en numerosos líos legales. Sheng Ximing se había encargado de salvarla cada vez.

Era el centro de la ciudad de Kingstown. Durante su otra vida, Tang Mengying la había traído a comprar a esta zona. Durante el almuerzo, había conocido a Sheng Ximing. Al entrar en un restaurante cerca del bufete, Su Qianci encontró el lugar que recordaba. En ese lugar, un hombre de unos cuarenta años con gafas de montura metálica estaba sentado frente a un ordenador portátil. La exquisita comida que tenía enfrente estaba intacta. Tenía el ceño fruncido. Era claro que estaba tratando un caso difícil.

En su vida anterior, Sheng Ximing había confundido a Su Qianci con una amiga suya. Como Su Qianci se parecía a su amiga, Sheng Ximing había hecho todo lo posible por ayudarla. Antes del día en el que Su Qianci había sido acusada de ser la asesina del Capitán Li, Sheng Ximing le había dicho que tenía buenas noticias para ella. Nunca tuvo tiempo de saber a qué se refería. ¿Qué había intentado decirle Sheng Ximing?

Sintiéndose culpable, Su Qianci miró a Sheng Ximing. Al sentir la mirada de Su Qianci, Sheng Ximing la miró con severidad. Una rápida mirada bastó para que Sheng Ximing se sintiera confundido. Un camarero trajo una bandeja y le sirvió café a Sheng Ximing.

—Su café, señor Sheng Ximing.

Sheng Ximing tocó la taza, pero apartó la mano rápido porque quemaba. Por accidente, volcó la taza y se derramó el líquido por el suelo.

El camarero se puso pálido.

—Señor, ¿está bien?

Sheng Ximing sacudió la cabeza y se limpió deprisa. De forma inconsciente, miró en dirección a la chica. Pero ella ya se había ido. ¿Se lo habría imaginado? Sintiéndose terriblemente culpable, Sheng Ximing miró hacia abajo. Sin embargo, al girar la cabeza, una figura delgada ya había aparecido frente a él. Tenía los ojos brillantes y la piel perfecta. Su rostro era igual al de la persona que él había recordado al mirarla.

Sin embargo, al verla más de cerca, se dio cuenta de que eran bastante distintas. La mujer que él recordaba era elegante pero agradable. La chica que tenía enfrente parecía sonreír pero sus ojos eran fríos y distantes. Los rasgos de la chica eran también más delicados que los de la mujer que él recordaba. A pesar de sus diferencias, Sheng Ximing estaba fascinado.

Mirando a ese hombre de mediana edad con una sonrisa, Su Qianci lo saludó con amabilidad. Después de todo, para él, era la primera vez que se veían. Mirando su sonrisa, Sheng Ximing no pudo evitar compararla con su antigua amiga. Se parecían mucho. Emocionado, los ojos de Sheng Ximing se iluminaron.

—Hola, me llamo Su Qianci.

Sus palabras hicieron que su emoción se evaporara de inmediato.

No era ella...

Next chapter