39 Capítulo 39 - ¿He dicho que iría?

Translator: Nyoi-Bo Studio Editor: Nyoi-Bo Studio

No la llamó"señora Su" sino "señora Li". Su Qianci estaba un poco sorprendida. Al principio, pensó que habrían liberado a Liu Anan inmediatamente después de ser arrestada. No sabía que Li Sicheng tenía ya tanta influencia en la policía en ese momento de su vida.

Sonriendo, Su Qianci dijo:

—Enviaré a mi abogado. Son calumnias. Puede hacer lo que crea conveniente. Muchas gracias.

Find authorized novels in Webnovel, faster updates, better experience, Please click <a href>www.webnovel.com/book/el-divorcio-n%C3%BAmero-99_13172773605952905/cap%C3%ADtulo-39---%C2%BFhe-dicho-que-ir%C3%ADa_36443604239049498 for visiting.

No expresó ninguna intención en sus palabras. Sin embargo, el policía no era ningún idiota y entendió al instante lo que quería decir.

—De acuerdo. Gracias, señora Li.

En menos de diez minutos, recibió otra llamada. Un nombre familiar: Tang Mengying.

Ahí estaba.

Su Qianci contestó la llamada y se inclinó hacia atrás, observando la vista desde su ventana sin hablar primero.

—Su Qianci, ¿qué es lo que estás haciendo aquí? —empezó preguntando Tang Mengying.

—No entiendo lo que quieres decir.

—¿Mi prima te ha hecho algo alguna vez? Vas a arruinarle la vida.

Tang Mengying y Liu Anan no eran muy unidas, pero se llevaban bien. Cuando Tang Mengying había enviado a alguien a sacar a Liu Anan, la policía le había dicho que no podía hacer eso. Tang Mengying se había enfadado mucho. Si nadie la estaba diciendo a la policía qué hacer, no había razón por la cual correrían el riesgo de disgustar tanto a la familia Su, manteniendo a Liu Anan en custodia. Li Sicheng nunca se molestaría en hacer algo así, razón por la cual Tang Mengying había pensado inmediatamente en Su Qianci.

Su Qianci rio entre dientes y dijo:

—Entonces, cuando nos drogaste a mí y a mi marido, ¿sabías que estabas arruinándome la vida?

En la anterior vida de Su Qianci, cuando Tang Mengying le había contado a todo el mundo que Su Qianci era una prostituta, ¿sabía que estaba arruinándole la vida? Además, Tang Mengying había contactado a una secta para que secuestrara a Li Sicheng y casi lo matara. Al final, fue Su Qianci quien lo salvó, pero Tang Mengying le había hecho creer a todo el mundo que Su Qianci había sido la secuestradora. En ese momento, ¿sabía Tang Mengying que le estaba arruinando la vida?

En su vida anterior, Tang Mengying había provocado a la señora Tang para que le tendiera una trampa en público a Su Qianci. ¿Sabía que le estaba arruinando al vida? Aunque en esta vida, todo eso aún no había ocurrido, Su Qianci lo recordaría siempre. Recuperaría todo lo que había sido suyo. Ahora, Tang Mengying estaba tratando de culparla de todo y hacer que pareciera justificado.

—Ven a verme en la cafetería de la calle XX. Tengo algo que preguntarte.

Tang Mengying colgó después de decir eso.

Sujetando el teléfono, Su Qianci no prestó ninguna atención y siguió descansando. Había puesto a Tang Mengying en el altavoz, así que el chofer Yang también había escuchado su voz.

Mirando a Su Qianci por el espejo retrovisor, Yang preguntó:

—Señora, hemos pasado la cafetería. ¿Quiere que me dé la vuelta?

Su Qianci abrió los ojos y dijo con una sonrisa:

—¿He dicho que iría?

Yang hizo una pausa sin saber qué decir.

No lo había dicho. Sin embargo, ¿no era su costumbre hacer lo que le dijera Tang Mengying? Tang Mengying es una antigua amiga del señor Li. ¿Era realmente inteligente ignorarla?

Yang quiso decir algo, pero Su Qianci había cerrado los ojos como si se hubiera quedado dormida. Estaba callada; no había manera de saber en qué estaba pensando. La señora le parecía algo distinta.

Next chapter