34 Capítulo 34 - Los perros y Su Qianci tienen prohibida la entrada

Translator: Nyoi-Bo Studio Editor: Nyoi-Bo Studio

Después de pagar de mala gana, Tang Mengying observó que Su Qianci seguía ganando en las siguientes rondas. Y lo más importante, la había elegido a ella en particular para ganar.

—Me rindo. Qianci sigue ganando con su marido presente. No puedo seguir así—expresó la mujer.

—Es verdad. Yo me voy. Voy a charlar con Shuhua —dijo otra mujer.

A punto de acabar el juego, Su Qianci se dio cuenta de que había recuperado la mayoría del dinero que había perdido. Aliviada, se alegraba de no haber perdido mucho. Al darse la vuelta, se topó con los ojos de Li Sicheng. Su Qianci nunca había visto un par de ojos así. Eran oscuros como la tinta más negra, pero a la vez muy brillantes.

Era tarde. Con la iluminación de la casa, estaba extremadamente atractivo. No importaba las veces que lo había visto, apenas podía apartar la mirada de su rostro. Sin embargo, de repente recordó las últimas palabras que él había dicho en su anterior vida: los perros y Su Qianci tienen prohibida la entrada. Miró hacia abajo y comentó deprisa:

—Le daré el dinero a tu madre.

Después de haber dicho eso, se fue. Al verla irse rápido, Li Sicheng volvió a entrecerrar los ojos.

A la señora Li jamás le gustó hacer grandes fiestas en su cumpleaños. Pasaba el día con unas pocas amigas que venían a jugar mahjong y charlar. Después de enviar a las invitadas junto con la señora Li, Su Qianci se sintió tan cansada que pensaba que estaba a punto de caerse.

Al llegar a su habitación, quiso darse una ducha al instante. Mientras se quitaba la ropa, recordó la noche anterior al verse las marcas en el cuello y la clavícula. Aún sentía dolor en sus partes íntimas. Restregó su piel con fuerza, intentando que las marcas de su cuello desaparecieran. Pero su esfuerzo fue en vano; las marcas seguían siendo muy visibles.

En su anterior vida, habían convencido a Li Sicheng de que ella lo había drogado. Él había preferido dormir en el cuarto de invitados que dormir con ella. Al día siguiente, él había vuelto a su casa y no habían vuelto a vivir juntos. Todo había sido planeado por Tang Mengying y Su Qianci no se había enterado de nada. Aceptando la "ayuda" de Tang Mengying, Su Qianci incluso había intentado volver a ganarse el corazón de Li Sicheng, sin saber que cada consejo que Tang Mengying le daba la alejaba aún más de Li Sicheng. Mientras crecían los malentendidos, Li Sicheng había odiado a Su Qianci cada vez más. Cuando Su Qianci había entendido por fin qué había pasado, ya fue demasiado tarde.

Su Qianci se secó respirando profundamente; sin embargo, se dio cuenta de que no había traído nada de ropa a la ducha para cambiarse. Arrepentida, se tapó como pudo con la ropa que se había quitado y quiso salir. Aunque Li Sicheng no estaba alrededor, se sintió avergonzada de estar desnuda. Cuando abrió la puerta de la ducha, oyó un ruido. Su Qianci se paró y se quedó alerta. ¡Había alguien cerca! Era imposible que Li Sicheng apareciera por allí, así que ¿quién sería el intruso que había entrado en la zona común?

Find authorized novels in Webnovel, faster updates, better experience, Please click <a href>www.webnovel.com/book/el-divorcio-n%C3%BAmero-99_13172773605952905/cap%C3%ADtulo-34---los-perros-y-su-qianci-tienen-prohibida-la-entrada_36443545183249132 for visiting.
Next chapter