27 Capítulo 27 – Palabras que no quería oír

Translator: Nyoi-Bo Studio Editor: Nyoi-Bo Studio

—¿Por qué?

Al tiempo que la voz profunda se acercaba a sus oídos, Su Qianci sentía que se le llenaban de palabras que no quería oír. ¿Qué es lo que le estaba pidiendo?

Su Qianci levantó la mirada y vio los rasgos perfectos de Li Sicheng.

—No has sonreído.

Find authorized novels in Webnovel, faster updates, better experience, Please click <a href>www.webnovel.com/book/el-divorcio-n%C3%BAmero-99_13172773605952905/cap%C3%ADtulo-27-%E2%80%93-palabras-que-no-quer%C3%ADa-o%C3%ADr_36443390027555423 for visiting.

Ah, ¿debería haber sonreído? Su Qianci no lo entendía. Antes de darse cuenta, Li Sicheng se había incorporado y miraba su cigarrillo. Lo agitó y volvió a echar humo, dándose un aire misterioso.

Su Qianci se sintió aún más confundida.

Este hombre... ¿por qué era tan difícil de entender?

Súbitamente, Su Qianci pensó en su anterior vida. Después de casarse con él, se había sentido la mujer más afortunada del planeta. Todas las mujeres de Kingstown estaban obsesionadas con ese hombre y ella era la persona que había podido acercarse y casarse con él.

Debido a ello, cada vez que se había acercado a él, lo había hecho con una sonrisa. Una sonrisa de felicidad y de amor. Sin embargo, en esta vida, ya no estaba enamorada de él, así que, como era natural, había dejado de sonreír.

Su Qianci se dio cuenta de repente de que en esta vida no había disimulado. En su anterior vida, le había tomado cinco años pasar de ser una niña libertina e ignorante a una mujer madura, lo que había sido un proceso doloroso.

Pero este cambio había sucedido de la noche a la mañana en esta nueva vida, lo cual era sospechoso. Cuando Su Qianci pensaba en lo que tendría que decir para explicarlo, Li Sicheng ya había conducido hacia la casa de la familia Su.

Había sido una larga espera para la familia Su. Su Shanna se sentó en el sofá, hambrienta e impaciente. Hizo un mohín y le dijo a un hombre de mediana edad:

—Papá, la estúpida de Su Qianci no va a venir. Con su carácter, ya estaría aquí si quisiera. Seguro que no habría podido esperar para presumir de que es la mujer de Li Sicheng. No le habría llevado tanto tiempo. ¿Comemos primero?

Su Zhengguo miró la hora, y era la una y media. Había pasado la hora del almuerzo. Con tristeza, Su Zhengguo le dijo a su mujer:

—Llama para preguntarles.

La señora Su asintió y cuando estaba a punto de marcar, sonó el timbre. Su Shanna fue a abrir la puerta y vio al hombre esbelto de inmediato. Sus ojos se iluminaron y le sonrió con dulzura.

—Señor Li, por fin está aquí.

No era la primera vez que veía a este hombre. Sin embargo, cada vez que lo hacía, se sentía maravillada. Ese hombre era como la luna en el cielo, frío y elegante. Todas las mujeres de la ciudad estaban obsesionadas con él.

Pero...

—Prima.

Cuando la figura de Su Qianci apareció al lado de Li Sicheng, la sonrisa de Su Shanna se congeló y ella se puso muy celosa. Pero, por mucho que le disgustara Su Qianci, Su Shanna sabía lo que tenía que hacer y la dejó entrar.

—Tío, tía —saludó Su Qianci con encanto, sonriendo dulcemente.

Su comportamiento era tan acertado que lucía perfecta al lado de Li Sicheng. Su Shanna estaba tan celosa que sentía que alguien le estaba destrozando el corazón, y estaba a punto de volverse loca.

Next chapter