16 Capítulo 16 - Adulando Con Mucho Disimulo

Translator: Nyoi-Bo Studio Editor: Nyoi-Bo Studio

—Abuelo... mi tío me ha pedido que te traiga esto. Te deseamos que vivas muchos años y mucha fortuna.

El Capitán Li no reaccionó. Sonrió amablemente y dijo:

—¿También me has traído un regalo a mí? ¡Vaya! Dale las gracias a tu tío de mi parte.

Los mayores merecían respeto, y por eso el orden de entrega de los regalos recayó primero en el abuelo y después en su suegra. Su Qianci vio su sonrisa y le dedicó una mirada de comprensión. Esta pluma no venía de parte de su tío, sino de su parte.

Cuando había ido de compras con Tang Mengying, a ella le encantó la pluma, así que Tang Mengying la animó a comprarlo. Gastó más de cien dólares en él, pero nunca lo usó.

Find authorized novels in Webnovel, faster updates, better experience, Please click <a href>www.webnovel.com/book/el-divorcio-n%C3%BAmero-99_13172773605952905/cap%C3%ADtulo-16---adulando-con-mucho-disimulo_35941456795458517 for visiting.

Sin embargo, más adelante, Tang Mengying lo había usado para criticar su extravagancia, que llamaba la atención de muchos. Ahora, iba a mostrar la pluma y a mentir delante de Tang Mengying. Basándose en lo que sabía sobre Tang Mengying...

—¡Ah! —se sorprendió Tang Mengying y dijo—: ¿No es esta la pluma que te acompañé a comprar cuando volví? ¿Cómo puede ser que ahora sea de tu tío?

Efectivamente. Alguien como Tang Mengying no dejaría una escapar una oportunidad así. Pero era justo lo que Su Qianci quería. Fingió sonrojarse y tartamudeó.

Al verla, Tang Mengying habló rápidamente, con aparente amabilidad.

—Quizás me equivoque. Debe ser un envoltorio parecido, no puede ser aquel por el que te gastaste más de cien dólares por capricho, ¿verdad?

"Más de cien dólares... ¿por capricho?"

Al oír esas palabras, la señora Li y el Capitán Li fruncieron el ceño. Su Qianci sacudió rápidamente la cabeza:

—¿Por capricho? No, lo elegí cuidadosamente —inmediatamente, se tapó la boca, arrepentida.

Tang Mengying oyó y culpó a Su Qianci:

—Qianci, ¿por qué...?

Aunque Tang Mengying no continuó, dio pie a que los demás lo imaginaran.

Su Qianci tenía que admitir que la trampa había funcionado. Era lo que estaba buscando. Con algo de nerviosismo, susurró:

—Yo...

El señor Li miró profundamente a Su Qianci, mientras empezaba a abrir el paquete. Una pluma totalmente negra, fría y pesada en el tacto. Había diamantes decorando el cuerpo y la punta de la pluma, dándole un aspecto muy elegante.

El Capitán Li sonrió felizmente y dijo:

—Buen gusto. ¿Lo elegiste tú?

Su Qianci asintió, sonrojándose. Dijo:

—El diseño parece sencillo, pero está muy elaborado. Es tan discreto que pensé que era muy adecuado para el abuelo y por eso...

Estaba adulándolo con mucho disimulo, haciendo que el Capitán Li sonriera aún más.

—Solo se trata de un regalo, ¿por qué tenías que nombrar a tu tío? Mintiendo delante de tanta gente solo avergüenzas a la casa de los Li —dijo la señora Tang, mirando a Su Qianci con desprecio.

—Porque sé que el abuelo es frugal. Si sabía que me había gastado tanto dinero en una pluma, iba a disgustarse. Por eso he mencionado a mi tío, que no iba a saberlo de todas formas —Su Qianci sacó la lengua y miró tímidamente al Capitán Li—. No estás enfadado, ¿verdad abuelo?

—¡Oh, Qianqian! —exclamó el Capitán Li—. He visto a mucha gente presumir de algo que no ha hecho. Y tú prefieres hacer lo contrario.

Next chapter