10 Capítulo 10 - Expuesta en Público (2)

Translator: Nyoi-Bo Studio Editor: Nyoi-Bo Studio

Su Qianci estaba aún más sorprendida.

—No obstante, yo diría que el bordado ha sido hecho por la diseñadora de qipao de Old Kingstown. Mira, hay una pequeña curva al final. Esa es la técnica característica del señor Ai.

A Tang Mengying se le congeló la sonrisa. La señora Tang golpeó la mano de Su Qianci y dijo:

—Lo único que sabes hacer es presumir. Si quieres halagar a Mengying, solo tienes que hacerlo. Su técnica es magnífica, mucho mejor que la tuya.

La señora Li también estaba disgustada. Miró a Su Qianci con frialdad y dijo:

—¿Tú qué sabes? Seguro que nunca has visto un vestido qipao y ahora te pones a hablar de bordados. No seas ridícula.

Oyendo esas palabras, Tang Mengying estaba aún más satisfecha.

Aunque no sabía cómo aquella estúpida chica lo había averiguado, nadie iba a creer una palabra de lo que dijera.

Como era de esperar, todas las mujeres lanzaron miradas acusatorias a Su Qianci. La señora Mo exclamó:

—Mengying se ha esforzado mucho haciendo el qipao para tu suegra. No creo que sea apropiado decir algo así, ¿no crees? Si eres tan buena, también puedes hacer un regalo así. Pero no sabotees a los demás. Es vergonzoso. Me preguntaba por qué no le gustas a tu suegra. Pero ahora lo entiendo. Yo tampoco querría tener una nuera así.

—Por favor, no digas eso —Tang Mengying la miraba con compasión—. Qianci no pretendía decir eso. Quizá se ha equivocado.

Find authorized novels in Webnovel, faster updates, better experience, Please click <a href>www.webnovel.com/book/el-divorcio-n%C3%BAmero-99_13172773605952905/cap%C3%ADtulo-10---expuesta-en-p%C3%BAblico-(2)_35941407420110967 for visiting.

—¿Equivocado? —la voz de la señora Tang sonó muy aguda—. ¿Cómo puede decir algo así por error? Si lo que dice fuera cierto, ¿qué puede conseguir?

Su Qianci observó a la señora Tang fríamente y dijo:

—Señora Tang, estoy segura de que esa es la técnica del señor Ai. Tengo pruebas.

La señora Tang interrumpió y cruzó los brazos.

—Creía que la familia Su te trajo de vuelta después de dos años para enseñarte algo de educación. Sin embargo, ahora veo que una escoria de alcantarilla no se le puede enseñar nada.

Sus palabras eran dañinas. Las mujeres se callaron. Mirándose unas a otras, sintieron la incomodidad en el ambiente. Las palabras eran tan terribles que todas miraron a Su Qianci.

La cara de Su Qianci cambió mientras se clavaba las uñas en los brazos. Todas pensaron que Su Qianci estaría enfadada. En realidad, nadie podía tolerar que le hablaran así. Además, el mal temperamento de Su Qianci era bien conocido. Pero se contuvo.

Miró a la señora Tang y le dijo con desprecio:

—Es verdad que la escoria de alcantarilla no puede cambiar. Aunque una astuta ladrona se convierta en una señorita, corre el riesgo de que sus hijos también roben.

Al oírlo, la expresión de la señora Tang cambió.

Cuando era joven, había sido acusada de robo. No obstante, al casarse con el padre de Tang Mengying, esa parte de su vida debería haber sido borrada. ¿Cómo podía esta niña estúpida saber eso? Inconscientemente, miró a las mujeres, que estaban confundidas. Obviamente, no sabían de qué estaba hablando Su Qianci.

Reprimiendo su estupor y su ira, la señora Tang evitó el contacto visual y gritó:

—¿Qué quieres decir?

—Tengo pruebas de que este vestido lo ha hecho el señor Ai en Old Kingstown, y no Tang Mengying —dijo Su Qianci, pronunciando cada palabra claramente.

Tang Mengying parecía disgustada y dijo:

— Su Qianci, ¿por qué dices esas cosas? Sé que te molesta que la tía me prefiera a mí, pero por favor, no inventes cosas.

Next chapter