Webnovel

18 Visitas

---Louis---

Después de mi interrogatorio de el sábado, mi hermano y mi amigo decidieron quedarse a dormir en mi casa, claramente no les importo el que les dijera que se fueran a su casa, al parecer Sebastian le había dicho a su esposa que se quedaría conmigo y Louis... bueno el siempre hace lo que quiere. Me hubiera gustado que el domingo fuera un día tranquilo pero fue todo lo contrario, me levanté temprano como siempre lo hacia y me vestí para ir a trabajar a la empresa, cuando salí de mi habitación encontré a los susodichos desayunando, cuando me vieron solo movieron la cabeza en forma de... ¿saludo?, fui directo a la barra y comí tranquilamente, cuando me iba a levantar para marcharme mi hermano me detuvo.

-Espera, hoy avise que te tomabas el día libre, tenemos que ir a un lado los tres.- Dijo mientras miraba con complicidad a Sebastian.

-Esta bien, pero solo por hoy, después de todo estoy cansado de ayer, no me dejaron en paz.- Dije mientras suspiraba y aflojaba la corbata.

-Pero si no nos dijiste nada, te preguntábamos y aun así solo nos ignoraste, no es justo que no nos cuentes nada.-Dijo mi hermano mientras se tocaba el pecho como si estuviera dolido de mi indiferencia hacia ellos.

-Es verdad lo que dice Josh, ¿Acaso no confías en nosotros?.- Dijo Sebastian mientras tenia una mirada "triste" y movía la cabeza con decepción.

-No me digas así, ese no es mi nombre, me llamo Joseph.- Dijo mi hermano mientras golpeaba el brazo de Sebastian.

-Tu nombre es largo. Además suena mejor Josh, cuando eras pequeño te encantaba que te llamáramos así.- Dijo mientras reía y se burlaba de mi hermano.

-Eso esta en el pasado, ya soy un adulto..- Dijo mientras hacia pucheros y cruzaba sus brazos.

-¿Que clase de adulto hace pucheros cuando se enoja?-Dijo Sebastian mientras reía sobándose el estómago.

Mi hermano solo hizo otro puchero demostrando su enojo, solo moví la cabeza con decepción y subí a mi habitación a cambiarme, no sabia que era lo que habían planeado esos dos y eso me intrigaba.

Cuando entre a mi habitación caminé a hacia mi cama y me senté, poco a poco me fue dando sueño y me dejé caer por completo, miré el techo hasta que me quedé dormido.

-¡Louis, ¿Porque tardas tanto?, subiremos por ti si no bajas en 5 minutos!.-Dijo mi hermano gritando desde las escaleras.

Froté mis ojos con mis manos y sin hacer caso de lo que dijo mi hermano fui a tomar una ducha, una vez que terminé de bañarme coloque solo una toalla enrollada en mi cadera, me lave los dientes y me afeite, tomé otra toalla y seque mi rostro, decidí ir a cambiarme antes de que subieran ellos dos a molestarme.

-¡Ay pero que bueno estas!.- Dijo mi hermano al verme salir del baño, estaba acostado en mi cama esperándome.

-Si fuera mujer y te viera salir con esas gotas cayendo de tu cabello con solo una toalla no me lo pensaría dos veces y me casaba contigo.- Dijo Sebastian mientras veía a mi hermano quien asentía al escucharlo.

-¿Cómo es que estas en forma si nunca te veo hacer ejercicio?.- Dijo mi hermano viéndome como si fuera un alienigena.

-Hago ejercicio al llegar del trabajo o cuando tengo tiempo libre.- Dije mientras caminaba a mi armario para sacar mi ropa y vestirme.

-Nosotros también hacemos ejercicio nocturno hermano, ¿quien diría que serias un tipo rudo?.- Dijo mientras reía con Sebastian.

-No hago "ese" tipo de ejercicio que hacen ustedes.- Dije mientras iba con la ropa al baño, ya que al parecer no querían irse.

-Jajaja, eso lo sabemos, tu nunca has tenido nada de "ese" ejercicio, eres un santo hermano mio, no te preocupes nosotros sabemos que serás el mejor, después de todo con ese cuerpo y ese rostro seria una lastima si no lo fueras.- Dijo mientras se reían los dos sin control.

Los ignoré por completo y me metí al baño, yo escuchaba su conversación tras la puerta, no podía creer que esos tipos fueran mi hermano y mi amigo, terminé de ponerme un pantalón de mezclilla y una camisa de manga corta color blanca, me gustaba vestirme lo mas sencillo que pudiera cuando no trabajaba, salí del baño y les hice una seña para que nos fuéramos a donde sea que me quisieran ir.

Next chapter