Webnovel

183 Venganza Parte II

Todos nos quedamos en silencio, sabíamos que íbamos a poner en práctica el plan pero...

-¿Estás fotos son?...- Dijo Ash echándole un vistazo a las cosa que él había traído.

- Son las pruebas de que mi prima está jugando con todos y que se quiere colgar de Alex.- El joven continuo mostrando las fotografías haciendo que todos nos quedáramos con la boca abierta.

- Se supone que esto lo deben de ver sus padres pero... ¿cómo voy a tener la cara para mostrarles esto?.- Mi amiga ni siquiera pestañeaba y sus mejillas se sonrojaban cada vez más.

- Esto es difícil hasta para mí.- Concordó Matt que ni siquiera miraba las "pruebas".

- ¿Cambiamos el plan?.- Dije desviando la mirada de las cosas que estaban en la mesa.

- Creo que lo mejor será que vaya directamente a su casa a hablar con ella y mostrarle esto frente a ella.... asi ella sabrá si quiere que se lo digamos a sus padres.- La voz de Alex sonaba demasiado afectada por lo que estaba viendo frente a él, me sentí extremadamente enojada y triste.

- Estás siendo demasiado amable con ella... Aunque creo que Elena no aceptará las cosas por las buenas...- La mirada de Isaac recayó en el suelo.

- Aún así quiero intentarlo.- Alex sonrió y se levantó para después marcharse a su habitación.

- Voy con él.- Dije corriendo tras de él.

La puerta estaba cerrada, así que toque un par de veces pero no respondió.

-Ale...- Fue lo único que alcance a decir porque él abrió la puerta, tomó mi mano y me jalo hacia su habitación para después cerrar la puerta.

- ¿Qué se supone que debo hacer?- Dijo abrazándome con fuerza.

- No sé, pero estaré aquí... todos estaremos a tu lado porque te queremos mucho.- Le abracé y acaricié el cabello para intentar reconfortarle, pasamos unos minutos abrazados en silencio hasta que habló.

- ¿En qué momento ella cambio? Siempre era tan... tan tierna, parecía ser tan sincera.- Su voz se quebró, mi amigo seguía amándole y por eso le era tan difícil ver las cosas.

- Nunca terminamos de conocer a las personas...- Susurré recordando a mi madre a la cuál amaba pero ahora desconocía. - Salgamos por algo... ¿Un helado de galleta?- Dije intentando ver su rostro.

- ¿Acaso piensas que soy tan fácil de convencer? Soy un hombre decente... Qué sea de nuez.- Levantó cara y me sonrió.

- Está bien, yo invito.- Sonreí al ver qué su animo estaba mejorando.

- Gracias.- Me miró y me dio un beso en la frente.

- Es lo mínimo que puedo hacer, tu has hecho más cosas por mí.- Respondí tomando su brazo.

- Eso es lo que hace la familia.- Extendió su mano y acarició mi cabello, después recargo su barbilla en mi cabeza. - Descubriremos que fue lo que en verdad le pasó a tu madre, te protegeremos y estaremos bien pase lo que pase.- Me abrazó nuevamente.- Lo prometo.-

- Gracias Ale.- Respondí tomando un poco de aire para evitar llorar, es como si él viera a través de mi y descubriera mis preocupaciones y temores. - Pero quiero que me prometas otra cosa.-

- ¿Qué cosa?.-

- Si algo pasase y las cosas se complican... quédate con ellos y cuídalos.- Tome mi camisa y la apreté con fuerza.

- ¿A qué te refieres?.- Se alejó de mí y me miró fijamente.

- Solo prométemelo...- Dije viéndole mordiéndome el labio para no llorar.

- Está bien, lo prometo... - Dijo con pesadez y esta vez fui yo quien se aferró a él.

- Vamos por nuestro helado.- Dije soltándole de repente. - Me voy a cambiar, te veo en cinco minutos abajo.- Sonreí y salí de prisa de su habitación para ir a la recámara en la que me estaba quedando.

Next chapter