Webnovel

92 Solicitud

Mi amigo comenzó a marcar el numero que estaba en la tarjeta, nos miró por un segundo, presiono la pantalla para llamar y la puso en altavoz, esperamos a que respondieran, pero nadie tomaba el teléfono, cuando pensamos que nadie respondería se escucho la voz de un hombre.

- ¿Quién habla? -Todos miramos a Alex esperando a que contestara rápidamente.

-Dejaron una tarjeta en una casa a la cual entraron hace una hora. - Dijo con tranquilidad Alex, mis amigos estaban atentos y listos para escribir lo que se escuchara.

-Oh, ya veo… Es bueno que la hayan encontrado, fue bastante difícil dar con personas que conocieran a la señorita Mia. - La voz de aquel hombre daba la impresión de que era una persona bastante refinada.

- ¿Para que vinieron? Y ¿Qué relación tienen con ella? - Alex parecía muy firme con sus palabras y yo sabía que él no quitaría el dedo del renglón hasta que le respondieran.

-Los padres de la señorita Lé... - El hombre hizo una pausa y se aclaró la voz como si se estuviera corrigiendo. -Mia la han estado buscando por mucho tiempo y a mi parecer ustedes tienen una relación con ella, es por eso por lo que mandamos a una persona para ponernos en contacto. -

- ¿Es por eso por lo que entraron a la fuerza a la casa y asustaron a dos mujeres indefensas? - El enojo estaba apoderándose de mi amigo así que le di un apretón en su hombro para que se tranquilizara.

-Eso no paso. La persona a la que mandamos dijo que vio a otra persona sospechosa tratando de ingresar por una ventana del segundo piso, es por eso que decidió ingresar para supervisar que no pasara nada malo, al final el sospechoso escapó y nuestro enviado dio con el lugar en donde parecía que estaban personas encerradas, así que simplemente dejo la tarjeta y salió para evitar malentendidos.- La voz de aquel hombre sonaba agraviada como si se le estuviera acusando de algo injusto, mi amiga frunció el ceño y levantó la vista para verme como si hubiera recordado algo.

-No sé si esta diciendo la verdad o solo está intentando zafarse de la situación. - Mi amigo sonaba dudoso al escuchar la versión de su parte.

- Si gusta podemos hablar de esto de frente, y le comprobaremos que lo que he dicho es la verdad, la única petición que le hago es que traiga con usted a la señorita Mia. -

Alex nos miró confundido, nosotros nos encontrábamos en el mismo estado que él, ¿acaso no sabían que mi madre ya no estaba con nosotros?

-Me gustaría reunirme con usted, eso es un hecho pe...- Mi amigo fue interrumpido por el hombre que rápidamente hablo.

-Entonces hablemos de el lugar, fecha y hora de la reunión. - El hombre parecía estar emocionado de lo poco que había escuchado.

-Escucheme con atención. - Mi amigo hablo antes de que se precipitaran.

-Está bien, dígame. - La voz del hombre se calmó un poco y guardo silencio, mi amigo se rasco la cabeza y suspiro.

-Estoy de acuerdo en querer reunirme con usted para hablar de ciertos asuntos que implican a la persona a la que usted quiere ver, pero no podre cumplir al cien por ciento su petición. -

- ¿Qué quiere decir? ¿La señorita no quiere venir? ¿No puede convencerla? - Sonaba un poco ansioso y confundido.

-Ella… ella murió. - El silencio invadió la casa, en la otra línea no se oía absolutamente nada. – ¿Hola? … ¿Esta ahí? - Alex miro la pantalla para corroborar que la llamada seguía en pie y así era. - ¿Está usted bien? -

- ¿Qué? Sí. Le… le llamaré en otro momento. - La llamada se cortó tras escuchar levemente la voz del hombre que había cambiado drásticamente de una voz fuerte y elegante a una que parecía ser casi un susurro.

- ¿Qué rayos es esto? - Alex tomo el teléfono y se sentó.

-Al parecer ellos pensaban que mi madre seguía viva… además su explicación de como entró a la casa es extraña. - Dije mientras guardaba la grabación y la colocaba en la mesa.

-Cuando me estaba bañando escuché un ruido, pero pensé que habías sido tu. - Dijo Ash mientras me veía.

- ��Qué clase de ruido? - Matt se acomodó en su asiento mientras la miraba con atención.

-Como si se hubiera caído algo pesado en el suelo. - Cuando dijo eso se movió en su asiento un poco asustada.

-Debemos saber si lo que dice es verdad o es falso… ¿Acaso tu casa no tiene cámaras de vigilancia? - Alex miro a mi amiga quien se levanto y nos hizo una seña para que la siguiéramos al despacho de su padre.

Next chapter