Webnovel

42 Secreto

Después de lo que me dijo Ashley no pude dormir, me sentía ansiosa y preocupada, ¿tal vez era hora de dejar todo atrás y marcharme a otro lugar para evitar que salieran lastimadas las personas que amo? ¿Qué más querían de mí? Ya me habían quitado a la persona que más amaba, ¿Por qué seguían lastimándome?, yo no era millonaria, tenia lo que me dejo mi madre y lo que yo ganaba de mis trabajos pero no era motivo para que me atacaran.

Pasé un par de horas más tratando de encontrar respuestas a mis preguntas, pero como no sabia nada de esas personas era imposible saber que pensaban o tramaban. Tal vez... solo tal vez ¿ellos querían algo que yo tenía?, pero no sabía qué, poco a poco mis ojos se fueron cerrando y caí en un sueño inusual.

- ¡Feliz cumpleaños a ti, feliz cumpleaños a ti, Feliz cumpleaños Sasha, ¡Feliz cumpleaños a ti! - Todos aplaudían mientras me cantaban, cuando terminaron soplé la vela, ¡Al fin tenía 8 años! Ya era toda una niña grande.

-Felicidades mi amor, eres lo más precioso que tengo, prometo que siempre te cuidare y te amare. - Dijo mi madre mientras me daba un beso en la mejilla y me abrazaba.

- ¡Felicidades, Sasha! - Dijeron Alex y Ashley al unisonó mientras corrían a mi para abrazarme.

- ¡Vamos a jugar con los juguetes que te dieron! - Dijo Ash mientras me tomaba de la mano y me arrastraba junto con Alex a mi habitación.

- ¡Yo quiero ser un super héroe para protegerlas de los malos! -Dijo Alex mientras tomaba mi otra mano para ayudarme a subir los escalones.

-¡Yo seré la princesa!. - Dijo Ash señalando la corona que tenía puesta.

-¡Yo quiero ser el príncipe!. - Dije tratando de abrir la puerta de mi habitación.

-¡No Sasha! tu debes ser otra princesa, ¡se supone que yo soy el hombre que las cuidará! - Dijo Alex mientras hacia un puchero.

-¡Yo no necesito de nadie para que me cuide, yo se cuidarme solita, además ya soy una niña grande!. - Dije mientras sacaba las cajas de regalo para abrirlas.

Pasamos toda la tarde hablando y jugando, en varias ocasiones iban nuestras madres a ver como estábamos y a llevarnos bocadillos. Cuando llegó la hora de que se marcharan mis amigos, Alex nos dio una pulsera a nosotras dos, intentamos ponérnosla, pero nos quedaba demasiado grande.

-Esta pulsera la usaremos los 3 hasta que nos quede, así demostraremos que ya somos grandes y que nos cuidaremos entre nosotros. -Dijo mientras nos sonreía.

-Mmm… Esta bien, ¡No la pueden perder! Y cuando llegue el momento de ponernos la pulsera quien se la quite será castigado. - Dijo Ashley mientras guardaba la pulsera en su bolsita cosa que nosotros imitamos, después de todo nadie quería hacer enojar a Ash, ella daba miedo cuando se molestaba.

- ¡Hagamos una promesa!¡Seremos mejores amigos para siempre! -Dije mientras tomaba sus manos y uníamos nuestros meñiques.

- ¡Niños es hora de irnos! - Dijo la mamá de Ash.

- ¡Ya vamos! -Los tres corrimos en dirección de la entrada principal, nos despedimos y vi como se marchaban de mi casa.

-Mi niña, ven, te dije que a partir de tu octavo cumpleaños te diría un secreto que se quedaría entre las dos. - Dijo mi madre mientras me cargaba y me llevaba a su habitación.

- ¿No le puedo decir a Alex o Ashley? -Pregunte mientras mi mamá me recostaba en su cama.

-No bebé, esto es entre las dos, deja voy a apagar las luces de abajo y a cerrar las puertas de la casa. - Dijo mientras salía de la habitación, pasaron unos minutos y mi madre volvió a subir con un vaso de leche. -Ten, esta caliente, te va a ayudar a dormir. - Dijo mientras soplaba la bebida para evitar que me quemara. Cuando terminé la leche mi madre se acostó a un lado para acariciar mi cabello.

-Sasha, debes recordar cada uno de los secretos que te diga a partir de hoy, son importantes, así vas a evitar que te lastimen, ¿está bien? -

- ¡Si mami! - Dije mientras asentía con seriedad. Mi madre me sonrió y comenzó a hablar, pero yo no escuchaba nada.

Poco a poco abrí los ojos y vi a mi amiga moviendo mi brazo para despertarme, se dio cuenta de que la estaba viendo y me sonrió.

-Vamos, es hora de ir a casa. -

Next chapter