Webnovel

181 Petición

Al llegar al estacionamiento de la empresa tomo mis cosas y me bajo del auto para después abrirle la puerta a mi hermana quien me regala una sonrisa.

-Louis tienes una junta en una hora con los inversionistas, quieren saber como van las cosas con el proyecto de la exposición de autores literarios, con la construcción y decoración de ese edificio para la presentación que se hará en cinco meses.- Dijo Joseph mirando fijamente su tableta con la agenda del día de hoy.

-¿Qué te ha dicho el señor Murphy?.- Digo mientras caminamos hacia el elevador que nos lleva hasta mi oficina.

-Eh... todo va bien, aunque comenzó hace poco llevan un gran avance, falta menos del 40% de la obra para que esté lista.- Joseph dice rápidamente mientras me enseña unas fotos de el edificio.

-¿Eso esta en la presentación que se les mostrará a los inversionistas?.- Le miro y el levanta el pulgar mientras muestra una gran sonrisa. - Bien. Sebastian ¿Cómo van las obras de la señorita Smith?.-

-Pues ha avanzado bastante, todo está casi listo, en un mes y medio estará todo listo para que se monten en el lugar y ella de los últimos toques de decoración.- Dijo mi amigo mostrándome el trabajo que estaba haciendo.

- Joseph dile al arquitecto que tiene menos de dos meses para terminar.- Mi hermano me voltea a ver como si estuviese loco pero aun así solo dice que si con la cabeza.

-¿Cómo va Sasha?.- Digo mientras abotono mi muñequera y salgo de el elevador.

-Ya esta dándole los toques finales, Mateo dijo que según ella terminará el libro en esta semana y nos lo enviara para que comience a hacerse la publicidad.- Dice Isabella caminando hacia la cafetera para prepararse una bebida.

-Que no se presione mucho, no es bueno para su salud trabajar bajo tanto estrés.- Joseph me mira de manera acusadora y yo le ignoro.

-¿No es extraña la manera en la que los cuatro terminaron por trabajar en la empresa?.- Dice Sebastian sentándose.

-Es muy raro, pero los tres fueron seleccionados por empleados que no les conocen, su selección fue justa y limpia.- Mi hermana se acerca enfriando la bebida y toma asiento cuidadosamente.

- Las cosas suelen suceder por algo.- Me limito a decir y comienzo a trabajar antes de que comiencen a involucrarme más en sus platicas.

Siguieron hablando hasta que la hora de la reunión llegó, mis hermanos expusieron todos los avances que se tenían, así como el plan de marketing que comenzaría a ejecutarse dentro de unos días, ocasionalmente participaba para añadir datos o información para que quedara todo más claro, una vez que todo termino regresé a mi oficina y revisé mi celular para ver si ella me había mandado algún mensaje pero ni siquiera lo había visto, lo cual era extraño por que ya estaba anocheciendo y no había sabido nada de ella en todo el día cuando por lo regular me mandaba un mensaje al día.

Seguí trabajando para distraerme un poco, sabía que era probable que estuviera con sus amigos y que ellos le cuidarían pero me seguía sintiendo extraño.

-Vamos a casa.- Dijo mi hermana que me veía desde la puerta, le miré y cerré los ojos por unos segundos para descansar mi vista.

-¿Es muy tarde?.- Dije estirando un poco mis brazos.

-Casi son las nueve de la noche y no has comido nada.- Dijo en forma de reproche, guardé mis cosas y apague las luces de la oficina para después ir con ella en el elevador.

Al llegar al auto encontré a mi hermano y a mi amigo listos para irnos, le abrí la puerta a mi hermana y después subí yo. El recorrido rumbo a casa estuvo tranquilo porque los cuatro estábamos cansados, cuando me di cuenta ya habíamos llegado a la entrada de mi casa, los tres nos bajamos y nos despedimos de Sebastian quien se fue encendiendo y apagando las luces hasta que salió de la propiedad.

- Te haré algo de comer.- Dijo Isabella apresurándose para entrar a la casa.

-No es necesario, no tengo hambre.- Respondí pero Joseph puso sus manos en mi espalda y me arrastro hasta la cocina en donde me sentaron mientras ellos me hacían algo para cenar.

- Aún no somos expertos en esto pero mejoraremos con el tiempo.- Isabella me entrego un plato con algo de pasta y una copa de vino.

-Gracias, se ve muy bien.- Dije tomando el tenedor para comer, esta a punto de darle el primer bocado cuando vi a mis hermanos con ojos expectantes, continúe y comencé a comer hasta terminarme el plato.

-¿Qué tal estaba?.- Dijo Joseph tragando un poco de saliva por lo nervioso que se encontraba.

-Muy bueno.- Levante ambos pulgares y ellos suspiraron de alivio.

Estuvimos los tres un rato juntos en la cocina sin decir nada, solo disfrutábamos de estar juntos, me sentía aliviado al verles contentos, después de varios minutos nos marchamos a nuestras habitaciones para dormir.

Al cerrar la puerta camine hasta mi armario y saque algo de ropa para cambiarme, cuando estuve listo fui hacia la cama y me senté para recordar lo que había pasado la noche anterior, y como si me hubieran leído la mente recibí una llamada de Sasha, me abalancé hasta el buró y conteste antes de que colgara.

-Hola Louis.- Dijo ella suavemente.

-Hola.- Respondí con una pequeña sonrisa en mi rostro.

-Perdón por no haberte contestado los mensajes pero es que en cuanto salimos de tu casa fuimos por unas maletas a donde vivía y tomamos un vuelo hacia la ciudad de al lado, y el tiempo se me fue pasando con rapidez.- Dijo rápidamente para después inhalar algo de aire.

-¿Todo está bien?.- Dije alarmado al oir que se había marchado.

-¿Qué?... Ah si, claro que sí. Vine con los demás a resolver unos asuntos pendientes que tenemos aquí, pero me parece que el lunes regresaremos para la junta con los de publicidad de tu empresa.-

- No te estreses mucho, si necesitas tiempo para descansar dime.- Dije algo preocupado por ella.

-Estoy bien, no es necesario que te preocupes... Es más la que debería decirte algo debería ser yo, Isa me avisó que no comiste en todo el día, eso no es bueno para el presidente de una empresa.- Dijo tratando de parecer enojada.

-No me da hambre, pero no te preocupes procuraré comer a tiempo.-

-Mmm... está bien, confiaré en tus palabras.- Casi pude oír una pequeña risa proveniente de ella.

- Sasha... tengo algo que pedirte-

- Dime Louis.-

-El lunes... cuando vuelvas, ¿Puedes tener... eh...- Me toque el cuello mientras pensaba en como decirle que saliera conmigo a comer.

- ¿Qué cosa?.- Dijo ella riéndose de mi.

- Ya sabes... hacer algo de tiempo para estar... conmigo...- Mi rostro comenzó a arder y por alguna razón me sentía extremadamente tímido y nervioso.

- ¿Quieres que tengamos una cita después de la junta?.- Dijo con algo de emoción.

-Si, no se a que lugares te guste ir...-

-Podemos tenerla en mi casa, no soy mucho de salir a comer pero de igual manera estoy bien con cualquier lugar que elijas.- Al principio me tomo de sorpresa la opción de tener nuestra segunda "cita" en el mismo lugar cosa que no me desagrado porque de esa manera sabía que ambos estaríamos cómodos y podríamos hablar con confianza.

-Entonces hagámosla en tu casa pero déjame cocinar para ti esta vez.-

-¡¿Qué?! ¡¿Tan mal cocino?! .- Dijo ofendida.

-¡No! ¡Cocinas estupendo! pero quiero hacer algo por ti.-Dije antes de que ella malinterpretara las cosas pero al parecer me había tomado el pelo porque en cuanto me oyó comenzó a reír.

-¡Está bien! Creo que tendré que contarte muchas cosas ese día, asi que mientras tu cocinas yo hablaré sin parar ¿esta bien?.-

-Si, me gusta la idea de oírte hablar.- Respondí mientras me imaginaba ese momento.

- Ve a dormir, ya es tarde y mañana tendrás que ir a trabajar.-

-Esta bien, creo que tu también debes descansar, debes estar agotada de tener un día tan agitado.-

-Buenas noches.- Me dijo con dulzura.

-Buenas noches.... ¡Espera!.- Dije con una sonrisa.

-¿Qué pasa?.- Respondió sorprendida.

-¿Me cantarás de nuevo para que duerma?.- Reí un poco al oírle toser un par de veces.

-Posiblemente la próxima vez...-

-¿Habrá una próxima vez?.- Dije mientras mi corazón latía con fuerza al recordar como me abrazaba.

-Quizá....- Dijo y era probable que ella también estuviera pensando lo mismo que yo. -Adiós Louis, descansa y no olvides comer a tiempo.-

-Adiós, que tengas una buena noche, y no te preocupes que me estará vigilando mi hermana.- Ella rio un poco y después de unos segundos colgó, sonreí y deje el teléfono a un lado para después apagar las luces e ir a dormir.

Next chapter