Webnovel

88 Oscuridad Parte II

En cuanto entre a la habitación en donde estaba mi amiga cerré la puerta con seguro y coloqué un sillón pequeño para que nadie pudiera entrar en caso de así quisieran.

- ¿Sasha que haces? - Dijo mi amiga mientras se secaba el cabello.

-Hay alguien afuera de la casa. - Mire a través de la ventana para ver si seguían ahí, pero como el patio estaba completamente oscuro no podía ver nada.

-Tal vez es Alex. - Dijo mientras ponía su mano en mi hombro para tranquilizarme a pesar de que sabía que ella también tenía miedo.

-No es Alex… Vi a la persona a través de la mirilla, estaba vestida de negro con un pasamontañas y en su pecho tenia el mismo dije que tenia el señor que nos ataco a Alex y a mi.- Su cara palideció y se dejó caer en la cama, me senté a su lado y tome su mano, con la otra tome mi teléfono y le marqué a mi amigo pero nadie respondía, comencé a sentirme nerviosa pero no me di por vencida, esta vez le llamé a Matt espere unos segundos hasta que se escuchó que alguien tocia en el otro lado de la línea.

-Hola Sash, ¿Qué pasa? - Dijo con voz tranquila.

-Hay alguien afuera de la casa… creo que quieren entrar. - En cuanto terminé de decir eso la electricidad de la casa se fue, mi amiga saltó y se acurruco en mis brazos. -Por favor ven, llama a la policía. -

-Esta bien, ya voy… Le llamaré a Alex y avisaré a sus padres para que vayan allá en lo que llega la policía. - Parecía que estaba nervioso y alterado. -Escóndanse bien y pase lo que pase no salgan de donde están. - Al terminar colgó la llamada.

- ¿Qué te dijo? - Las manos de mi amiga sudaban y temblaban de miedo.

-Ya viene, vamos a cerrar bien la habitación. - Me levanté y sentí como mi amiga se negaba a soltarme. -No me voy a ir, solo vamos a colocar los muebles en la puerta para evitar que entren. –

Se levantó lentamente y me soltó de la mano, con la poca luz que entraba en la habitación comenzamos a tapar las entradas. Me detuve en seco y le tapé la boca a Ashley para después escondernos en una esquina, en la parte de afuera de la habitación se escuchaban pasos, también podíamos oír cuando giraban la manija de las puertas para entrar a los cuartos. Mire a mi amiga y le hice una seña para que me siguiera, gateamos hasta el baño y la hice que se sentara en un rincón.

-No vayas a hacer ruido. - Susurre y me levante rápidamente para salir de ahí y cerrar la puerta tras de mí, escuche como intentó seguirme, pero no logró alcanzarme.

-Abre la puerta debemos estar juntas. - En su voz se escuchaba un rastro de tristeza y llanto.

-No Ash, él me quiere a mí, no dejare que te pase algo… No te preocupes solo estaré cuidando la puerta, escóndete, a un lado de la bañera te deje mi teléfono, comunícate con los demás para saber en dónde están.

-Está bien, pero no te vayas de ahí. - Cuando escuché que se alejó tomé una silla y la utilicé para atrancar la puerta, tenia que mantener segura a mi amiga.

Me acerqué a la puerta que daba al pasillo y escuché como caminaban hacia donde estábamos, mi corazón comenzó a latir con más fuerza, giraron varias veces la perilla y al darse cuenta de que no abría comenzaron a ser más insistentes, comencé a temblar de miedo recordando las otras veces en que habían logrado entrar a mi casa. Tocaron dos veces la puerta e inmediatamente todo quedó en silencio, poco después los pasos se alejaron. Tuve miedo de que regresaran con algo para abrirla, corrí a la puerta del baño para hablar con Ash.

-Ashley ¿Qué te han dicho? - Mi voz temblaba y yo no dejaba de ver la ventana.

-Ya están llegando, ábreme. - En la ventana se vio como una luz se adentraba a la habitación, había llegado un auto, caminé lentamente y por un hueco me asomé para ver de quien se trataba, era Alex y su familia, al fin habían llegado.

Next chapter