Webnovel

156 Observadas

Cuando recogimos todas las cosas comenzamos a caminar de regreso, ambas estábamos en completo silencio pero no nos resultaba incomodo, sino era todo lo contrario nos sentíamos tranquilas y cómodas, por algunos instantes recordaba lo que había sucedido en mi sueño, así que de vez en cuando miraba a mi alrededor para asegurar el perímetro.

- ¿A que hora y en que lugar le veremos?.- Dijo Isabella rompiendo el silencio.

- Mmm... supongo que ahora mismo son cerca de las cinco de la tarde y en lo que llegamos a la ciudad serán las siete, así que creo que más o menos a esa hora le veremos.- Dije intentando calcular los tiempos lo más exactos que podia.

- Pero tengo que ir a cambiar mi ropa y a arreglarme.- Dijo deteniéndose para señalar su vestido que supongo usaba para ir a trabajar a la empresa.

-No creo que eso sea necesario, Ash querrá que las tres nos arreglemos en su casa, ella se encargara de la ropa y del maquillaje.- Seguí caminando lentamente hasta que me di cuenta de que ella no estaba a mi lado, me detuve y mire hacia atrás para verle congelada completamente en blanco.

- ¿Eso significa que compartiéremos ropa y nos arreglaremos juntas? ¿Cómo amigas?.- Sus ojos destellaban y mostraban una sonrisa.

- La respuesta a la primera pregunta es sí, y para la segunda creo que ya somos amigas y pronto Ash sera amiga tuya también.- Sonreí un poco nerviosa de que ella se molestara por lo que había dicho, posiblemente ella no me consideraría su ami....

- ¡Me encanta! ¡Siempre he querido hacer eso!.- Dijo corriendo hacia mi para abrazarme fuertemente, me sentí aliviada de que ella se lo tomara bien así que le devolví el abrazo suavemente. - ¡Vamos! ¡Hay que divertirnos mucho!.- Tomó mi mano y camino con rapidez hasta llegar a la cabaña.

-¿Vas a buscar algo más?.- Me miro con atención y yo negué con la cabeza, antes de salir había revisado que todo estuviese cerrado para que una vez que regresáramos del paseo nos march��ramos directamente sin tener que detenernos y entrar a la casa.

Guardamos nuestras cosas en el auto y cuando íbamos a subirnos escuche algo que provenía del bosque, mire con atención los árboles y a lo lejos vi una sombra, mi cuerpo se congelo al percatarme que esa persona con capa era la misma que había visto la noche en la que mis amigos y yo habíamos venido hace algunos días.

-¿Pasa algo?.- Dijo Isabella abriendo mi puerta y estirándose para verme.

-No nada, me pareció ver una ardilla.- Dije sin dejar de observar aquella figura que no se ocultaba aun después de saber que ya le había descubierto, subí al auto rápidamente porque no sabia si estábamos en peligro, me coloque el cinturón de seguridad y apreté con fuerza mis puños.

En el transcurso del camino seguí pendiente de el exterior, veía si alguien nos seguía o si había algo mal.

- ¿También viste eso en los árboles? .- Dijo la hermana de Louis sin dejar de mirar el camino.

- ¿Lo viste?.- Dije mirándole con sorpresa, no esperaba que ella se diera cuenta.

- Cuando te abracé lo vi... de hecho la razón por la que te tomé de la mano y te lleve a rastras fue por que vi a esa persona observándonos a unos metros de nosotras, había algo que me daba mala espina con su apariencia así que decidí huir antes de que algo más pasara.- Mi cabeza casi explota al saber que esa persona nos estaba mirando desde hace mucho tiempo atrás.

- ¿Cómo es que no lo vi antes? .- Dije entre dientes haciendo memoria para ver si recordaba algo que hubiera pasado y resultara sospechoso mientras estábamos en el lago, pero era imposible, siempre estuve alerta.

-Estaba muy bien escondido entre unos arbustos, fue difícil notar su presencia, era muy silencioso, si no fuera por que la capucha que usaba sobresalía de los matorrales lo hubiera pasado como desapercibido.- Dijo mientras me daba un vistazo rápido para después continuar manejando con un poco más de velocidad.

- Gracias por sacarnos de ese lugar.- Dije limpiando el sudor de mis manos en mi regazo.

- ¿Voy muy rápido? .- Isabella disminuyo la velocidad porque había notado mi nerviosismo.

-No, no, esta bien.-

- ¿Te sientes mal? .- Dijo casi deteniendo el auto para ver si estaba bien.

- Estoy bien, es normal que me ponga así cuando voy en la parte del copiloto... digamos que es un trauma que tengo pero que estoy enfrentando.- Dije tratando de explicarle todo rápidamente para calmarle.

- Ohh... si quieres puedes pasarte a la parte trasera.-

- Estoy bien, necesito hacer esto para superar mis miedos.- Pase un poco de saliva y respire profundamente para mirar hacia el frente con determinación.

- Esta bien, pero si te sientes mal o pasa algo dime para que cambies de asientos.- Dijo tocando mi hombro y yo asentí, ella volvió a poner en marcha el auto pero siguió al pendiente de mi en todo momento preguntándome si la velocidad era la correcta o si quería detenerme a respirar un poco, el que ella no se burlara o sintiera lastima por mi "condición" me hizo darme cuenta de que ella era una buena persona que se preocupaba por la gente de su alrededor, era muy amable y considerada conmigo.

Next chapter