Webnovel

126 Misión #2

---Louis---

Al salir de la casa recibí varias llamadas de mi madre y de otros números telefónicos, no tenía ninguna intención de contestarles después de lo que había sucedido, me sentí más frustrado al recordar aquellas palabras provenientes de mi padre "¡Yo sabré que es lo que hago o no con ustedes!", esa frase se repetía una y otra vez en mi cabeza, había perdido casi cuatro horas de mi tiempo en ir a verles hasta su casa solo para darme cuenta de que no cambiaría, esta sería su última oportunidad… si no lo hacía se quedaría solo con dos hijos en vez de tres. En la pantalla del automóvil apareció un mensaje de mi hermana que decía:

"¿Cómo te fue? Supongo que ya fuiste a la casa que está en las afueras de la ciudad, lamento haberte hecho manejar tanto solo para tratar este asunto. ¿Estás bien?"

Orille el auto para no causar un accidente y tome mi celular para responderle:

"Pasó lo de siempre, estoy bien. Creo que esta vez necesitaremos ser más firmes y fuertes para hacerle ver que deberá cambiar… le di un ultimátum"

Después de mandar el mensaje tomé el volante para volver a la carretera, pero recordé que aun debía hacer otra cosa. Busque en mis contactos el número de Sasha y le marque en varias ocasiones, pero al parecer su celular estaba apagado, me sentí nervioso al pensar que ella ya no quería saber nada más de mí, como no tenía otra alternativa le mandé un mensaje a su amiga, esperé unos minutos, pero no me respondió, eso me hizo preocuparme aún más así que le llamé.

- ¡¿Hola?! ¡¿Quién habla? - Dijo gritando para hacer notar su voz a través de una música que estaba resonando a través del celular, era como si estuviera en una fiesta o en un festival de música.

-Buenas tardes, soy Louis. - Mantuve mi tono de voz habitual mientras alejaba un poco el celular para no destruir mis tímpanos con tanto escándalo.

- ¡¿Qué?! ¡¿Quién? - Volvió a gritar de nuevo, cosa que me hizo pegar un salto por ser tan repentina su respuesta.

-Louis. - Volví a decir un poco más alto, pero al parecer no funciono porque ella seguía gritando. Sin colgar la llamada le mande un mensaje para decirle que buscará un lugar sin tanto ruido, al parecer leyó mi mensaje y se rió por unos segundos.

-Perdón jajaja… ¿Quién eres? - Dijo ya con una voz más calmada y tranquila, la música había desaparecido por completo.

-Hola, soy Louis. - Dije sobando mis sienes, ella era igual de torpe que mi hermana pequeña.

-Ah… Hola. Supongo que me llamaste para saber sobre mi amiga ¿verdad? -

-Sí. - Dije brevemente para no alargar más mi estancia en el lugar en donde estaba estacionado.

-Bien, ¿tu decisión fue la buena? - No sé porque razón ella solo me hacía sentirme más frustrado.

-Sí. - Repetí, mi paciencia estaba a punto de desaparecer por completo.

- ¿Si qué? - Al parecer ella se estaba burlando de mí porque se escuchaba una leve risa.

-Quiero ver a Sasha y aclarar las cosas para que podamos…- Me detuve a la mitad de mi oración ¿Por qué tenía que darle explicaciones a esta mujer que ni conocía bien?

-Para que puedan salir y esas cosas. - Su voz cada vez era más y más burlona... y yo solo intentaba calmarme.

- ¿Puedes decirme donde está ella? -

-Mmm… hoy fue a la biblioteca para ver a ese chico Tom… no sé si ella esté ocupada ahora o…-

- ¿O qué? - ¿Quién era ese Tom y porque estaba con ella? Volví a recordar a mi hermana y a su regaño si volvía a hacer algo mal, así que dejé de pensar en tonterías y me centré en lo importante.

-O puede que ella ya se haya ido. - Parecía que ella estaba diciendo la verdad, no sabía dónde estaba su amiga.

- ¿A dónde? - Mi corazón comenzó a inquietarse tras escuchar que se estaba marchando.

-A ver… si no recuerdo mal me dijo que iría a la biblioteca, después iría a hacer eso y después recogería sus cosas de su casa…-

- ¿Puedes mandarme la dirección de su casa? - Dije encendiendo de nuevo el auto, coloqué los manos libres para manejar y conduje lo más rápido que podía hacia la ciudad.

-Si, te lo mando, pero recuerda que esta oportunidad deberás tomarla y aprovecharla bien, jamás he hecho esto para ningún pretendiente de ella…-

-Mándala a este número por favor. Gracias. - Colgué la llamada sin esperar a que ella me respondiera y puse mi atención a la carretera.

No pasaron ni tres minutos desde que había hablado con ella y ya había recibido el mensaje, disminuí la velocidad y coloqué la dirección en el GPS. Cuando llegué a la ciudad me sorprendí de ver el tiempo que había hecho desde la casa de mis padres a el lugar en el que me encontraba, solía tardarme más de tres horas manejando, pero en esta ocasión casi se redujo a la mitad.

Conduje hasta dar con la calle en donde ella vivía, mis manos comenzaron a sudar y sentí como la temperatura en el auto subía, me estacioné frente a la casa, cerré el auto y di unos pasos, pero me detuve en seco, no llevaba flores ni nada para darle, pensé en ir a una florería cercana pero realmente ya no podía esperar más tiempo para verle. Limpie mis manos y arregle mi camisa, reanude mi caminata y toqué la puerta, ¿Qué se supone que le diría cuando ella saliera? ¿Cómo debía disculparme? Mi mente pensó en tantas cosas pero se disiparon al escuchar que alguien se acercaba a abrir la puerta, me congele por completo pero cuando aquella pelirroja apareció frente a mi lo primero que hice fue abrazarle, cuando me percaté de lo que estaba haciendo no hice nada, el estar con Sasha me hacía sentirme en casa, las dudas que tenía acerca de salir y tener una relación con ella desaparecieron por completo, me di cuenta de que ella era lo que yo necesitaba y que jamás me daría por vencido.

-Me gustas más de lo que creía, ¿Puedes quedarte conmigo?... Por favor - Dije suavemente mientras enterraba mi cabeza en su cuello y me aferraba a ella acercándole más a mí.

Next chapter