Webnovel

40 Miedo Parte II

- ¿Ya llamaron a la policía? - Dijo Matt mientras trataba de calmarme ya que yo estaba a punto de tener un ataque de ansiedad. Asentí con la cabeza, me quito mi teléfono y bolso para después quitarse su abrigo y ponérmelo.

- ¿La policía? ¿Necesitan ayuda? - Dijo Joseph mientras se acercaba a nosotros con preocupación.

-Todo está bien, con permiso. - Dijo Matt mientras colocaba mi brazo sobre su cuello y me sostenía de la cintura para que así yo pudiera caminar más rápido, inmediatamente comencé a caminar, llegamos al ascensor y una vez que estuvimos en la entrada del edificio él me dejo parada en lo que iba por el auto. Pasaron unos minutos y cuando vi que él se acercaba caminé a la orilla para subir, iba a abrir la puerta pero una mano tomó mi brazo, voltee a ver de quien se trataba y era Louis.

- ¿Quieres que te ayude? - Dijo mientras me veía yo solo negué con la cabeza y trate de zafarme de su agarre para marcharme y ver a mis amigos, en su rostro se reflejó su decepción tras mi rechazo, saco con su otra mano una tarjeta y la coloco en mi mano. -Llámame si necesitas algo, lo que sea a la hora que sea, estaré en menos de 5 minutos contigo. - Tras escucharle me sentí un poco más tranquila.

-Gracias. - Dije mientras le veía con agradecimiento, él me soltó y abrió la puerta para mí, una vez que me subí él se inclinó y me colocó el cinturón de seguridad, su cercanía me puso nerviosa. - Llámame una vez que llegues. - Dijo mientras giraba su cabeza y me miraba.

-Lo haré. - Dije mientras trataba de no moverme para evitar que nuestros rostros se acercaran aún más, él solo asintió y se paró para después cerrar la puerta.

Mateo inmediatamente puso en marcha el auto y condujo hasta mi casa, durante el camino evite mandar mensajes a mis amigos para así evitar que sonaran sus celulares y los encontrara aquel hombre, mis pies y manos se movían constantemente cosa que notó mi amigo quien tomo mi mano y la acaricio para así darme ánimos.

Cuando llegamos a la calle pude avistar que en mi casa se encontraban varios carros de policía y una ambulancia, mi corazón palpitó con más fuerza y sentí como la temperatura de mi cuerpo bajaba.

Mateo estaciono el auto y trato de detenerme para que él bajara primero, pero yo abrí la puerta del carro y corrí para ver cómo se encontraban Alex y Ashley. Cuando iba a entrar unos policías me detuvieron.

-Soy la dueña de la casa ¿Cómo se encuentran mis amigos? - Dije mientras trataba de soltarme poco después ellos se miraron y se apartaron, caminé a la entrada pero la puerta se abrió y me quedé paralizada.

-Apártense por favor. - Dijo un policía mientras veía como los paramédicos sacaban en la camilla un cuerpo cubierto con una sábana manchada de sangre.

Mis piernas temblaron y perdieron la fuerza... era mi culpa, yo era la causa de que todos los que amaba sufrieran. Un mareo sacudió mi cuerpo y de pronto deje de escuchar a los demás gritar mi nombre.

Next chapter