Webnovel

94 Llave

- ¡Corre Sasha! - Giré mi cabeza y vi como mi madre me sonreía mientras extendía su mano.

Estábamos en un campo lleno de flores amarillas, las dos estábamos en un picnic, su vestido blanco resaltaba el color rojizo de su melena, me levanté lentamente y caminé hacia donde estaba ella, sentí algo pesado en mi mano y vi que estaba cargando una canasta con un almuerzo.

- ¿Es pesada? Déjame llevarla. - Mi madre intento tomar la canasta, pero yo tome su mano para llevarla a un pequeño riachuelo y sentarnos junto a él.

-Es muy bonito este lugar. - Dije mientras extendía una manta para sentarnos a comer.

-Lo es cariño. - Mi madre miro con atención el lugar y después se sentó a mi lado.

-Mami ¿Por qué no pareces feliz, aunque es tu cumpleaños? – La observé y ella me vio sorprendida, después extendió su mano y acaricio mi cabello, miró hacia el frente viendo detenidamente como el agua fluía entre las rocas.

-Estoy feliz de celebrar mi cumpleaños una vez más contigo bebé, pero sé que para otras personas este día representa infelicidad y desgracia. - Su mirada parecía perdida como si estuviese recordando algo que le entristeciera.

-Pues para mí el 8 de agosto representa que mi mamá esta a mi lado y que es la persona que mas amo en el mundo. - Dije mientras le daba un aperitivo que había preparado para ella.

-No siempre ocuparé el primer lugar, en unos años conocerás a alguien que te guste y formaras una familia. - Al oír eso hice un gesto de asco, mi madre se río de mí y comenzó a comer.

- ¡Eso no es verdad! El primer lugar lo ocuparas tú, después están Ashley, Alex, sus papás de los dos y la señora Lilly, todos en el segundo lugar. - Bebí un poco de jugo y jugué con el dobladillo de mi vestido verde.

- ¿Todos ellos ocupan el segundo lugar? - Inclino la cabeza mostrándome que estaba curiosa por saber mi respuesta.

- ¡Si! Es difícil elegir y ordenarlos, así que mejor los pondré a todos juntos. - El sol fue tapado por las nubes y miré el cielo esperando a que la luz volviera a brillar, las dos seguimos comiendo en silencio.

-Mami. - Dije mientras me dejaba llevar por mis pensamientos.

-Mande. - La miré y ella estaba observando el cielo como yo lo estaba haciendo hace un tiempo.

- ¿Dónde está esa llave del jardín que me contaste en mi cumpleaños? - Ella poso sus ojos en los míos y me hizo con la mano una señal para que me acercara a ella, me moví rapidamente hacia donde estaba y coloqué mi oído cerca de ella.

-Eso te lo diré en tu próximo cumpleaños. - Susurro suavemente y me dio un beso en la frente, hice un mohín y me crucé de brazos.

-Aun faltan…- Comencé a contar con mis dedos intentando ser precisa con mis cálculos. – Faltan siete meses para que cumpla nueve años. - Mostré mis dedos para que ella viera la cantidad de meses que aun tendría que esperar intentando hacer que se apiadara de mi y me dijera algo.

-Así es… tendrás que esperar un poco. - Ella se rio un poco mientras cubría su boca.

-Eso no es justo. - Me tiré sobre el pasto y comencé a girar en el.

-Lo que no es justo es que mi cumpleaños se vea interrumpido por la lluvia. - Levante el rostro del suelo y miré el cielo, a lo lejos se veía como unas nubes ennegrecidas se acercaban. -Vamos a casa y partamos el pastel con los demás. -

Como no quería irme enterré de nuevo la cabeza en el pasto que me hacia cosquilla, me quedé así por unos minutos hasta que sentí que mi madre me levantaba y llevaba en brazos junto con la canasta, la abracé con fuerza.

-Feliz cumpleaños mami. - Le di un beso y me acurruqué en su pecho.

Next chapter