Webnovel

41 Intriga

---Sasha---

-Sasha, despierta. - Todo se veía oscuro, no sabía en donde estaba, pero solo escuchaba una voz a lo lejos, al principio era suave y delicada pero conforme pasó el tiempo se convirtió en una voz gruesa y rasposa, me daba miedo.

- ¡Basta! ¡Déjame en paz! – Gritaba con todas mis fuerzas, pero nada cambiaba ahora se oían risas y llantos, quería que me dejaran de atormentar.

- ¡Basta! - Grité y en mi voz se podía oír mi llanto, esta vez todo se quedó en silencio, me tranquilicé, pero un escalofrió recorrió mi espalda, en mi oreja sentí una respiración helada.

-Aun no es tiempo de vernos- La voz era escalofriante, parecía que esa cosa estaba divirtiéndose al verme asustada. Cuando me arme de valor para girar a ver que o quien era una mano tapo mis ojos y me jalo del brazo.

Poco a poco abrí mis ojos, la luz me molesto un poco pero conforme pasaron los segundos me acostumbré a esta y pude ver con claridad, el techo era blanco y se escuchaba el sonido de una máquina, giré lentamente la cabeza y me di cuenta de que estaba en una habitación de un hospital, intenté sentarme, pero no tenía las fuerzas suficientes para hacerlo, así que decidí quedarme un rato acostada. Pasaron unos minutos y yo comenzaba a aburrirme, ya había contado del uno al mil, canté canciones, creé adivinanzas, conté el numero de gotas que caían del suero que conectaba a mi brazo... no quería volver a dormirme, no quería tener más pesadillas.

-Buenos días, señorita, ¿se siente mejor? - Dijo una enfermera mientras se adentraba a la habitación y se acercaba a revisar mis signos vitales.

-Sí, gracias. ¿Por qué estoy aquí? ¿sabe que pasó? - Dije mientras veía como escribía en una hoja.

- ¿No recuerda nada? - Dijo mientras me miraba.

-Mmm… recuerdo que fui a una empresa y …- Los recuerdos invadieron mi mente, la llamada de mi amiga y los paramédicos saliendo de mi casa. - ¡Quiero hablar con mis amigos! ¡¿Ellos están bien?! - Mi voz se escuchaba un poco rasposa y preocupada.

-Tranquilícese señorita, no se preocupe, déjenme pasar a la persona que se esta haciendo cargo de usted. - Dijo mientras salía de la habitación. No tardo mucho tiempo, la puerta se abrió y entró corriendo mi amiga mientras se abalanzaba a mis brazos.

- ¡Sash! No sabes el susto que me disté, cuando te vi en el suelo yo… - Dijo mientras me abrazaba con fuerza y lloraba con desesperación, al ver que ella estaba bien deje salir un suspiro de alivio, le abracé con fuerza y le acaricié la cabeza para que se tranquilizara.

-Estoy bien, no te preocupes. -

- ¿Cómo no me voy a preocupar si eres mi amiga? ¡Estuviste 2 días aquí sin siquiera despertar! ¡Todos estuvimos muy preocupados! -Dijo mientras me soltaba y se sentaba en una silla para después tomar mi mano y acariciarla.

- ¿Dos días? ¿Todos? ¡¿Dónde está Alex?! ¡¿Esta bien?! – Dije mientras trataba de sentarme y ver hacia la puerta.

- ¡Cálmate!, él esta bien, esta afuera, hemos estado aquí los 3 cuidándote. - Me sostuvo y evitó que me sentara.

- ¿En serio? ¿No se lastimaron? - Quería confirmar que ellos estaban bien, que nada les había pasado por mi culpa.

-Estamos bien, no tenemos ni un rasguño. - Dijo mientras me mostraba sus manos y cara para comprobar que era cierto lo que acababa de decir.

-Entonces el cuerpo que vi…-Dije tratando de aclarar mis ideas.

-Mmm… sobre eso… es mejor si te lo contamos todo, pero eso será en cuanto te den de alta. Por ahora voy a hablar con el doctor. Descansa un rato, solo me dejaron entrar por unos minutos, debo irme pero no te preocupes estoy afuera con los demás. - Dijo mientras se levantaba de la silla y salía del cuarto.

Me quede un tanto intrigada ¿Quién era esa persona que llevaban en la camilla? ¿qué hacía en mi casa? ¿qué fue lo que paso?¿Porque esa pesadilla no me daba buena espina?

Next chapter