Webnovel

50 Interrogatorio Parte III

Después de un tiempo me doy cuenta de que sus respiraciones se normalizan y las dejo de abrazar, me levanto del sillón y voy al estante de la sala por unos pañuelos, los tomo y se los paso, ambas se secan las lagrimas y se quedan en silencio para después verme.

-¿Porque no estas hecha un desastre como nosotras?.- Su voz es ronca y áspera. -¿Cuando fue la ultima vez que lloraste?.- Se talla los ojos para después verme.

-No hace mucho.- Digo mientras me encojo de hombros.

-No se como terminamos hablando de esto... se supone que te interrogaríamos acerca de otra cosa.-Dice la madre de Ashley mientras se ríe brevemente.

-¿Sobre que cosa?.-Digo con sorpresa, al parecer estaba equivocada con la razón por la que me habían sentado a "platicar".

-Es sobre... la llamada de hace rato.- Guarda silencio Ashley y me mira de reojo. -¿Quien era?.-

-Oh. Mmm... era Louis, es el CEO de ZYC, la empresa con la que firmé el contrato.-

-¿Te habló por trabajo?.- Dice la señora Alice tratando de acomodarse en su asiento.

-No... no fue por trabajo.- Bajo la voz y desvío la mirada, ambas parecen sorprendidas por mi reacción.

-Mmm... ZYC es la empresa para la que igual estoy trabajando pero a mi no me llama el CEO.- La voz de Ashley suena llena de recelo y hace un puchero. -Ni siquiera lo conozco, yo firme el contrato con una secretaria.- Cruza sus brazos y se nota que su humor empeoró.

-Oye... ¿Acaso no es el que le marcaba cada hora a Mateo para preguntar por Sasha cuando estaba hospitalizada?.-La señora Alice mira a Ashley tratando de confirmar lo dicho, mi amiga al oír eso se incorpora rápidamente y asiente con la cabeza.

-¡Es verdad! Mateo estaba a punto de cambiar su número de teléfono porque sonaba a cada momento.- Ashley suelta una carcajada mientras se tira en el sillón, después de que se soba la panza me mira y sonríe.

-¡Oh no!... ¡No comiences con tus cosas Ashley Smith!.- Dijo fuertemente y las dos mujeres frente a mi se ríen son control.

-Cariño, ella aun no ha dicho nada pero mira como te has puesto... Creo que hay algo interesante aquí.- La señora me mira y me guiña un ojo para después codear a su hija.

Mi boca se abre al verlas secreteándose entre ellas, cuando ambas dirigen su mirada hacia mi sonríen y se acercan lentamente, un escalofrió recorre mi espalda, me siento lo mas erguida posible y solo espero a que comiencen a bombardearme con sus preguntas.

-Así que... ¿Desde cuando son tan amigos, que hasta intercambian números y llama sin parar a Mateo por preguntar por ti?.- La voz de Ashley esta llena de burla y se que esta insinuando algo.

-Eh, pues yo... lo conozco desde antes.- Ambas se sorprenden y me hacen la señal de que les cuente todo, respiro y comienzo a contarles el día en que le conocí en la biblioteca.

Next chapter