Webnovel

170 Feliz

--- Louis ---

Cuando llegamos a la zona en donde se encontraba el club aparcamos el carro varias calles antes porque como era la hora pico de esos lugares probablemente no habría ningún espacio para dejarlo, caminamos sin decir nada hasta que oímos unas voces conocidas que nos preocuparon, así que corrimos hasta ver a mi hermana, a Sasha y a su amiga que discutían con sus dos amigos, antes de que pudiera hablar Joseph ya estaba peleando con ellos.

Aunque quería detener el pleito mi mirada y mi mente estaba en aquella mujer pelirroja que usaba un vestido que realzaba su figura y que mostraba un escote de impacto en la parte de la espalda, ¿cómo se podía ser tan hermosa?, mi garganta se secó al acercarme un poco más a ellos y descubrir que también había un escote en la parte de enfrente, me congelé al verle, y volví a mis sentidos hasta que vi como su "amigo" la tomaba en brazos y reía tan cerca de ella, si pudiera lanzar dagas a través de mis ojos seguramente él ya estaría hospitalizado.

- ¡Corran! - Fue lo único que escuche decir de Ashley que huía del lugar con todos dejándonos atrás a Sasha y a mí.

También oí algo que decía ese tal "Alex" pero no le di importancia porque yo estaba concentrado en admirar a la mujer que tenía a mi lado.

Me acerque a ella para preguntarle cómo estaba y ella me respondió mientras caminaba intentando seguirles el paso a los demás que ya habían desaparecido, "¿No quiere hablarme? ¿Porque? ¿Hice algo malo?" pensé mientras le veía alejarse, "No te dejaré" susurré y corrí hacía ella para tomar su mano usando el pretexto de que mi auto estaba cerca para que me siguiera.

Estaba feliz de poder caminar frente a las personas tomando con firmeza su mano, era consiente de que nos veían y de que decían lo bien que nos veíamos juntos, estaba rejocijandome en mis adentros hasta que nos detuvimos y le oí estornudar, me di unos golpes en mi mente por no haber cuidado de ella de la manera correcta, me quité mi saco y se lo puse, comencé a darme cuenta de que las personas me estaban reconociendo y sabía que ella estaba sintiéndose intimidada por los demás, no era adecuado para ella llamar tanto la atención estando conmigo porque comenzarían a buscar información sobre ella y de acuerdo a nuestro contrato de trabajo una de mis prioridades era proteger su identidad, tomé su mano y le conduje por la calle, ella quiso soltarme cosa que me hizo recordar cómo sí dejaba qué su amigo le abrazará, movi la cabeza para olvidar eso y concentrarme en Sasha, para hacerle saber que no me alejaría coloque mi mano en su cintura, y si no fallaba mi plan también funcionaba como advertencia a las personas que nos veían para hacerles saber que Sasha no era alguien a la que podrían acceder sin antes consultarmelo.

Una vez que llegamos a el carro hice lo que siempre hacía con ella, abrí la puerta y le ayudé a ponerse el cinturón, solamente que en esta ocasión mantuve mi mirada en el techo del auto porque aquel escote me haría perder la poca cordura que me quedaba, al pasar a su lado un aroma a alcohol y a su perfume natural invadió mis sentidos, mi corazón aceleró sus latidos haciendo que huyera de ahí para caminar hasta el otro lado del auto haciendo ejercicios de respiración mientras contaba los números lo más rápido que podía.

Ajuste mi cinturón y puse en marcha el auto hacía su casa, porque seguramente ese lugar sería el punto de reunión en donde vería a mi hermana para regañarle por irse sin avisar cuando justo el día anterior había pasado por algo que me había hecho preocupar llevándome a pensar en contratarle a un par de guardias.

Estaba sumido en mis pensamientos recordando si en mis contactos tenía el número de celular de un ex colega que tenía una agencia especializada en la seguridad privada, la disculpa de ella me tomó por sorpresa, ¿tan mal lucía mi cara que le llevo a pensar que estaba molesto por que saliera con Isabella?, intenté resolver la situación explicándole que estaba feliz de que se llevarán bien pero fui interrumpido a la mitad por uno de los jefes de el departamento de finanzas que había olvidado unos documentos, estaba molesto por su interrupción y por no hacer su trabajo de la mejor manera pero sabía lo mucho que se había esforzado así que le pregunté a Sasha si podíamos ir a mi casa para mandárselos y tuviera lista la presentación, tomé un atajo para llegar a mi casa y noté que el clima estaba empeorando.

- ¿Sigues estando celoso? - Dijo ella mientras me veía burlándose de mí después de que le recordé su cercanía con ese tipo.

Intenté negarlo pero no funcionó, así que no me quedo más que ser sincero con lo que pensaba y sentía o algo así intenté hacer, ella me confirmó que se sentía un poco intimidada por como las personas nos veían, recordé una de las tantas conversaciones que había tenido con Joseph y Sebastián acerca de sus frases de conquista, no recordaba con exactitud ninguna de ellas porque en ese entonces me parecían inútiles e infantiles, pensé en varias de ellas pero decidí a simplemente ser yo y expresarle lo feliz que me sentía a estar con ella sin importar lo que los demás pensarán, después de todo era ella con la que me veían.

Next chapter