Webnovel

118 Enojo Parte II

Al escuchar a mi hermana sufrir mi corazón dolió con tanta fuerza que incluso me tambalee levemente lo cual me hizo tomar la perilla de la puerta para estabilizarme un poco.

- ¿Nosotros somos los causantes de que ella este sufriendo? - La voz de Joseph estaba entrecortada, sabía que él se sentía igual que yo.

-No… Es nuestro padre. - Dije y abrí la puerta para entrar a la habitación de mi hermana a quien encontré llorando en el suelo recargando su cabeza en un borde de la cama. Caminé de prisa y la cargué para después sentarla en la cama con mucho cuidado.

- ¿Qué… que haces aquí? - Dijo mi hermana cubriendo su rostro con sus manos para que no le viera.

-Sabemos lo que pasa. - Joseph cerró la puerta tras de si y se sentó en una mesita de noche.

- ¿A qué se refieren? - Isabella levantó la cara para mirarnos, estaba asustada de que nos enojáramos con ella.

-Sabemos a qué te está obligando mi padre. - Joseph agacho la mirada avergonzado y molesto por la situación a la que estábamos exponiendo a nuestra hermana pequeña al dejarla sola en casa de mis padres.

-No… no me está obligando. - Isabella desvió la mirada y vi como se aferraba a la tela de su vestido para intentar ser fuerte.

- ¿Entonces te casaras con un tipo que no conoces solo porque mi padre quiere hacer negocios contigo? - Joseph le miró fijamente y ella se encogió de hombros, al ver su reacción mi hermano se levantó y arrojó un libro que estaba a su lado. - ¡No eres un objeto! ¡No tiene que tratarte así! ¡¿Te agrada la idea de casarte con una persona que posiblemente sea un viejo que te doble o triplique la edad?! - Me levanté para calmar a Joseph que tenia intenciones de destruir todo lo que estuviera a su alrededor.

- ¡NO QUIERO! - Mi hermana grito con tanta fuerza que nos hizo saltar a los dos, era la primera vez que lo hacía. -Quiero… quiero que me trate como su hija, soy parte de su familia… quiero que… que me trate como un ser humano, solo pido que me trate como se supone que un padre trataría a sus hijos. - Mi hermana estallo en llanto y nos miró. -Sé que no soy buena en los negocios, que no me comporto como lo hacen las demás hijas de las personas ricas, incluso acepto que no puedo hacer lo que hacen ustedes en la empresa… para él no sirvo como ayuda para hacer crecer el negocio. - Caminé hacia ella para abrazarla con fuerza e intentar tranquilizarle.

-Tu eres importante para nosotros, eres nuestra hermana, sabes hacer muchas cosas que nosotros no sabemos. - El cuerpo de mi hermana temblaba y sentí como sus manos se aferraban a mi ropa. - Lamento haberte dejado sola en esa casa, debí haberte traído conmigo… Debí haber traído a los dos para protegerlos como no pude hacerlo con ella. - Joseph camino hacia nosotros y nos abrazo mientras lloraba en mi hombro.

-No fue tu culpa… no fue la culpa de ninguno de nosotros. - Dijo mi hermano mientras intentaba calmarse.

-Las cosas pasan por algo, y aunque duela debemos seguir como ella hubiera querido que pasara. -

Next chapter