Webnovel

142 Detalles

Una vez que mis amigos subieron las cosas al auto entraron a la casa y me ayudaron a revisar que las puertas y ventanas estuvieran cerradas para evitar que entrarán a mi casa, cuando todo estuvo listo nos marchamos a la casa de mi amiga, Matt y Alex me ayudaron a llevar las cajas a una habitación que me habían dado los padres de Ash especialmente para hacer mis cosas de trabajo.

- La comida está lista. - Dijo la Señora Alice asomándose desde la puerta de la habitación.

- Ya vamos mamá. - Respondió mi amiga mientras me ayudaba a sacar y a acomodar las cosas en la recámara.

- ¿En estás libretas que tienes? - Señaló Alex a un montón de cuadernos que estaban dentro de una caja.

- Mis apuntes o ideas de lo que debo escribir para mis nuevas novelas. - Dije sonriéndole y mostrándole el contenido de estás.

- ¿Así es cómo surgen tus éxitos? - Me pregunto Mateo que estaba hojeando unos cuadernos con algunos garabatos escritos.

- ¿Es raro? - Me sorprendía que ellos lo vieran fuero de lo común.

- Un poco... creía que simplemente surgían espontáneamente tus escritos. - Dijo Alex recostandose en la cama sin dejar de leer lo que escribía.

- ¿ Acaso soy un robot o algo así por el estilo? - No pude evitar reír tras darme cuenta de que mis amigos pensaban que era una persona con superpoderes.

- A veces lo pareces. - Dijo Mateo viéndome con una sonrisa dibujada en su rostro, hice un puchero cómo si me hubiera molestado y él se encogió de hombros.

- Vayamos a comer antes de que comience una pelea por saber si Sash tiene magia o está programada para escribir de esa forma. - Ash tomó mi brazo y nos llevó a la cocina en dónde sus padres nos esperaban para comer.

Durante la comida hablamos un poco de el trabajo de la madre de Ash, y como sabíamos que debíamos avisarles de nuestra "salida grupal" a la ciudad les platicamos que iríamos a " visitar" a algunos " amigos" de Alex, por ciertas razones no les dijimos la verdad de el viaje, lo último que queríamos era preocuparles nuevamente. Eran cerca de las ocho de la noche cuando mis amigos se marcharon a sus casas, nosotras dos subimos a la habitación para continuar arreglando las cosas pero sabía que mi amiga estaba ansiosa por interrogarme sobre lo que había pasado.

- ¿Y bien? - Dijo sonriendo mientras cerraba con seguro la puerta y se sentaba en la cama dándole golpecitos al colchón para que le acompañará.

- ¿De qué hablas?- Intenté jugar con ella un poco.

- Sabes bien de que hablo.... Sé que pasó algo ayer. Además debes darme las gracias porque te salvé de que hoy te descubrieran. - Levanté la mirada sin saber cómo interpretar sus palabras.

-¿Qué?- Solté para que se explicará.

- Cuando llegamos a tu casa mis padres estuvieron con las personas que iban a instalar las cámaras así que casi no estuvieron viendo con detenimiento las cosas... Sin embargo, Matt y Alex parecían detectives y fue cuando ellos estaban en el pasillo del primer piso "inspeccionando la casa" que ví una camisa de hombre en la cesta del baño, así que entré y me encerré ahí antes de que ellos se dieran cuenta. - Mi boca estaba completamente abierta, en mi mente nunca había pasado la idea de que Louis me había donado su camiseta.

- ¿Dónde la dejaste?- Dije después de reaccionar a lo que me había contado.

- La lleve a tu habitación y la coloque en el cajón en dónde guardas tus pijamas.- Asentí y suspiré aliviada al saber que había logrado engañar a mis dos amigos que parecían sabuesos cazando en la pradera.

- ¿Entonces? Cuéntamelo con todo y detalles. - Dijo nuevamente Ash acercándose a mí, sabía que tenía que contarle, después de haberme salvado el pellejo de la posible regañiza que me hubieran dado mis amigos al saber que Louis estuvo conmigo ayer en mi casa y que le había mentido... un escalofrío recorrió mi espalda al pensar en eso, miré a mi amiga que casi estaba intentando leer mi mente para enterarse de todo.

Next chapter