Webnovel

159 Descontrol Parte III

Durante el transcurso de el viaje en el auto escuchamos música y nos dedicamos a cantar aquellas que nos sabíamos, Isabella y yo reíamos cada vez que Ashley hacía uno de sus chistes. Al acercarnos a el lugar mi amiga bajó el volumen del estéreo y se estacionó justo en el único lugar disponible que estaba frente a la entrada del bar-dicoteca.

- El momento ha llegado campeonas.- Dijo Ash tomando su bolso para bajarse rápidamente del auto.

- Vamos.- Dijo Isabella mirándome por un momento para después dejar el auto. Mi corazón palpitaba con fuerza y mis manos estaban un poco húmedas por mi nerviosismo, mi amiga golpeó suavemente la ventana y me abrió la puerta para que saliera, quité el cinturón de seguridad y seguí a las dos mujeres que me tomaron del brazo cada una para evitar que huyera.

Al llegar a la entrada dos guardias se acercaron para pedir los pases de entrada, Ash los entrego y sin ningún problema nos dejaron entrar.

- ¡Mira! ¡Hay que tomarnos una fotos juntas ahí! - Señaló Isabella dando pequeños saltos al ver un mural decorado con luces, flores y globos.

- ¡Vamos! - Ash tomó mi mano y me llevó hasta el lugar para después arreglarme el vestido como si fuera mi madre. - Te ves bonita.- Me mandó un beso y me dejó ahí para después hacer lo mismo con la hermana de Louis.

- ¿Quieren que les tome la foto?- Dijo un joven que trabajaba en el lugar mientras se acercaba a nosotras.

- Si, por favor.- Ash le dió su celular desbloqueado sonriéndole a el pobre hombre que estaba completamente sonrojado después de ver a mi amiga.

Pasaron cerca de quince minutos de la " sesión de fotos" que mi amiga nos hizo hacer de manera grupal e individual argumentando que las fotos valían la pena porque era una noche especial y que sería una tristeza que no se guardarán recuerdos de sus "creaciones".

- ¿Podemos irnos ya a sentar?... Apiadate del muchacho.- Señalé a la pobre víctima que mi amiga había pescado.

- Si, vamos a sentarnos... reservé un lugar especial para evitar que se acerquen individuos no deseados.- Dijo mi amiga acercándose a mi oido para que le escuchará tras la música que resonaba en todo el lugar.

- Gracias.- Dijimos las tres a coro a el joven que había tomado las fotos, él nos sonrió y se despidió de nosotros con una sonrisa.

Isabella y yo seguimos a mi amiga que nos llevó casi al extremo del lugar hasta llegar a una especie de sala la cuál tenía su nombre en una pizarra pequeña.

- Bien chicas, ¿Que quieren tomar?- Gritó Ashley para que le escucharamos, como no tenía ni idea de los nombres de las bebidas que vendían en el lugar le hice una seña para que ella escogiera cosa que hizo que sonriera de felicidad.

- Una margarita- Le respondió Isabella mientras se sentaba, Ash asintió con la cabeza y llamó a un empleado para pedir las cosas.

Cuando el mesero se marchó mi amiga se sentó a nuestro lado para mostrarnos las fotos que nos habían hecho.

- Son muchas fotos como para enviárselas a cada una, ¿Creamos un grupo en dónde estemos las tres?... así ya podremos hablar de cualquier cosa en el momento que sea.- Yo dije inmediatamente que si y gire mi rostro para escuchar la respuesta de Isabella quien mostró una sonrisa radiante.

Una vez que intercambiamos números de teléfono, Ash envío las fotos al grupo que creo, ambas aprovecharon que aún no llegaban las bebidas para subir algunas a sus redes sociales.

-¡No es por ser egocéntrica ni nada de eso, pero deberíamos ser modelos!. -Mi amiga hacía zoom a una imagen para ver más de cerca su rostro.

- ¡Deberíamos hacerlo! -Dijo la hermana de Louis aprobando la idea por completo.

- ¡Las bebidas están aquí!- Aplaudió Ashley recibiendo las cosas para después darnos a cada una una copa. - ¡Hagamos un brindis por nosotras y por el comienzo de una hermosa y duradera amistad con Isabella!.-

- ¡Pueden decirme Isa! - Gritó y acercó su copa para brindar con nosotros.

Le di un trago a el líquido azul que tenía en mis manos esperando a que un sabor amargo invadiera mi boca cosa que nunca pasó, la bebida era dulce y sabía a mora, mi amiga me miró expectante y levanté un pulgar para indicarle que me había gustado cosa que le relajó porque sabía que yo no bebia muchas cosas que tuvieran alcohol porque mi resistencia no era buena.

- ¡Recuerden chicas que no aceptamos bebidas de desconocidos, y mucho menos nos juntamos o vamos con ello.- Gritó Ash como una madre cuidando a sus hijas, las dos dijimos que habíamos entendido. - Bueno, ya que eso quedó claro es momento de hacer que los tacones desaparezcan.- Se levantó y nos hizo una seña para que fuéramos a la pista de baile, me sorprendí yo misma al levantarme sin decir nada y seguirle sin resistirme.

Next chapter