Webnovel

139 Contactar Parte III

En el documento que me había dado Matt pude ver distintas direcciones y cuentas bancarias, no sabía que quería decir esto así que les mire esperando una explicación de ellos.

- El documento contiene todos los datos que daba tu madre para ocultarse de esas personas, de esta manera evitaba que le localizaran pero al final dieron con su paradero. - Dijo Mateo mientras veía todo el material en la mesa.

- Tu madre era bastante inteligente. - Alex vio lo que estaba en mis manos y se sorprendió. - El hecho de que durante todo el tiempo que estuvo aquí siempre se encargó de mover el dinero en distintas cuentas implica que ella realmente tenía miedo de que esas personas les encontrarán. -

- ¿Pero porque ella les temía?.- Dijo Ash viendo algunas fotos que había mandado el detective.

- No lo sé, pero tampoco dejaré que ellos regresen a nuestras vidas y nos orillen a hacer lo mismo que tenía que hacer mi madre para poder vivir.- Me acerqué a la mesa y observé todo lo que nos habían mandado, algunos documentos contenían la información de las editoriales en las que había trabajado, los libros que había publicado, las personas con las que trabajaba y convivía, sin embargo todo llegaba hasta ahí, no venía nada relacionado con las personas de las que huía, ni de su familia real... ni siquiera existía alguna pista de quién era mi padre. Todo nos llevaba al mismo punto en el que estábamos hasta hace unas horas.

- Esto no es de mucha ayuda para nuestra investigación. - Dijo Alex recostandose en el sillón.

- Tendremos que llamarles para saber más de ellos y de su relación con la señora Mía. - Ash suspiró y miró el teléfono que estaba a un extremo de la mesa.

- Puede que esto nos ayude a comprender como tú madre hacia las cosas y así descubramos algunos patrones para saber cómo interpretar las pistas. - Matt seguía escribiendo en su libreta lo que le llamaba la atención pero aún así se veía frustrado al no averiguar algo más.

- ¿Qué hora es? - Dije mientras les ayudaba a los demás a ordenar todo y a guardarlo de nuevo en su lugar.

- Casi las 5... ¿Les parece si llamamos ahora antes de que se haga más tarde? - Alex tomó el celular y nosotros asentimos lentamente.

Nos levantamos rápidamente de nuestros asientos y fuimos a cerrar todas las puertas y ventanas de mi casa para evitar que algún sonido o ruido delatara que no estaba solo mi amigo, cerré las cortinas y silenciamos a nuestros celulares, nos sentamos a su alrededor y todos pusimos atención a lo que nos podrían decir en la llamada.

Next chapter