Webnovel

103 Comida

---Sasha---

No sé cuánto tiempo pasó desde que había comenzado a llorar en los brazos de Louis, solo fue hasta que alguién me separo de él y me hizo levantar el rostro, que vi como mi amiga me limpiaba las lágrimas y me hacia caminar a la biblioteca.

- ¡Vayan sirviendo las bebidas para comer! - Gritó mi amiga y me arrastro hacia el baño que estaba al fondo de un pasillo.

- ¿Qué pasó como para que te encontrara así? ¿Te hizo algo? - Dijo Ashley mientras me sentaba en el lavabo para después mojar una toalla húmeda y pasarmela por el rostro para que se refrescara y se desinflamaran mis ojos.

Me quede callada por un rato, estaba pensando en que debería hacer y en como haría para trabajar con él. Era realmente vergonzoso lo que acababa de pasar, necesitaba un consejo, no sabía que hacer, agache la mirada y tome las manos de mi amiga para que dejara de limpiarmi cara, poco a poco me recargue en su hombro y le conté lo que paso, por obvias razones hice una excepción en la historia, omití la parte en la que había visto el torso de Louis, el tan solo recordar eso hizo que mi rostro se sonrojara. Cuando termine de contarle ella suspiro y negó con la cabeza.

-Mírame. - Dijo mientras levantaba mi rostro. - ¿Porque eres tan lenta para comprender su actitud? - Dio unos golpecitos en mi cabeza y sonrió.

- ¿Qué pasó?¿Que hice? - Dije tratando de comprender lo que me había dicho.

-Él estaba molesto porque se dio cuenta que no era el único compitiendo. - Camino hacia la pared y se relajó.

- ¿Compitiendo? - Dije mientras le veía, ella me sonrió.

-Si aparece una "amiga" muy cercana a él y ves que su actitud es muuuy cercana, ¿no creerías que ella esta interesada en el jefe? - Me miro con atención esperando mi respuesta.

-Es posible, pero Louis es libre de hacer lo que quiera y de hablarle a las mujeres que él prefiera. - Al oír mi respuesta los hombros de mi amiga cayeron como si estuviera decepcionada.

- ¿No te sentirías molesta? - Se acerco a mi y puso un brazo en mi hombro.

- No, quizás me sentiría triste pero no me enojaría por algo así. Después de todos no somos nada. - El tan solo recordar lo que acababa de pasar me hacia sentir una incomodidad muy extraña en mi pecho, y no ayudaban mucho mis ojos que me picaban amenazándome con derramar más lágrimas.

-Olvídalo. Pero tienes que creerme, el jefe no te rechazó, creo que lo malinterpretaste. - Abrió la puerta y esperó para que saliera del baño para ir a comer con los demás que nos esperaban en la habitación de seguridad.

- ¿Porque tardan tanto? Estamos muriendo de hambre. - Dijo Alex mientras se sobaba el estomago y se tumbaba en la cama.

- ¿Eso de ahí es del señor Louis? - Dijo Mateo señalando el saco y la camisa que estaba en un gancho colgado en el armario.

-Sí. - Mi voz tembló un poco y no pude evitar fijar la mirada en las prendas que estaban llenas de manchas rojas, fue ahí que me di cuenta que ni siquiera me habia despedido de él.

- ¿Entonces realmente lo juzgue mal? - Alex rodó varias veces en la cama y se levantó. - La próxima vez que lo vea debería ser más amable con…- Se quedó callado un momento mirando con los ojos vacíos a sus zapatos. -Mateo. -

- ¿Qué paso? - Dijo mi amigo mientras abría una bolsa con papas fritas.

-Su apellido es Truswell… y su nombre es Louis, ¿no? - El color de su rostro cambio a un tono amarillezco.

-Ajá. - Mateo mordió una pieza de pollo, después nos miro a mi amiga y a mí para que comenzaramos a comer con él.

-¿Es el CEO de …- Paso un poco de saliva y levanto la mirada para vernos a los tres con la piel pálida.

-De ZYC. - Termino la oración Ashley, quien estaba disfrutando el dolor de Alex.

- ¡Debo estar loco!... ¿Trate mal a mi jefe? - Dijo para después tomar su cabello y comenzar a sollozar.

-Siempre has estado loco. - Mi amiga se rio de él y comió como si nada estuviese pasando.

- ¿Es raro que los cuatro hayamos terminado trabajando para la misma empresa? - Mateo parecía sorprendido y bebió un poco de soda.

- ¡Es el destino! - Ashley se sentó en la cama de manera alegre y golpeo a Alex para darle una pieza de pollo.

- ¿Debo renunciar? - Alex se incorporó lentamente y comió con tristeza el pedazo de pollo que aun estaba en las manos de mi amiga quien solo siguió alimentándolo.

- ¡Claro que no! Esto será divertido. - Los tres vimos a mi amiga que parecía ser muy optimista en cuanto a las situaciones que habían pasado ese día.

- ¿Qué tendrá de divertido? - Alex suspiro y le hizo a una seña a Ash para que le diera una bebida.

-Ya verás. - Ella se levantó y le dio un jugo mientras le sonreía.

Next chapter