Webnovel

64 Chisme

---LOUIS---

Estaba leyendo los planes para poner en marcha la nueva Televisora que había adquirido cuando escuché a unas personas corriendo por el pasillo, me levanté para ver de quienes se trataban, cuando estaba por acercarme a la entrada de mi oficina vi como mi hermano y Sebastián aventaban la puerta para después sentarse en los sillones mientras que recuperaban el aliento.

-¿Otra vez están jugando dentro de la empresa? ¡Ya no son unos niños!.- Era normal verlos hacer de las suyas cuando no tenían trabajo que hacer.

-No.... no es eso hermano.- Dijo Joseph mientras se aclaraba la voz.

-Nos enteramos de algo que te interesa. Cuando lo escuchamos tu hermano soltó un grito que llamó la atención de todos, casi nos descubren por su culpa.- Dijo Sebastián mientras miraba a Joseph con desaprobación.

-Me sorprendí por lo que escuché, además estaba lleno el elevador y no nos descubrió.- Hizo una mueca mientras le veía.

-¿De que hablan? Estoy ocupado, no estoy para chismes.-Dije mientras caminaba a mi escritorio para continuar con mi trabajo.

-¿Seguro que no quieres escuchar?.-Dijo mi hermano mientras se acomodaba en el sillón con una sonrisa. Le ignoré y cuando iba a sentarme... -¿Aunque se traté de la chica de la biblioteca?.- Me levanté rápidamente y me senté en otro sillón que estaba aun lado de ellos.

-¿De que hablan?.- Dije tratando de ocultar mi curiosidad.

-No, no te preocupes por nuestros chismes.- Dijo Sebastián mientras veía su pantalón y quitaba una pelusa invisible. Les miré a ambos para que me dijeran de una vez lo que se tramaban, los dos se miraron y se sonrieron.

-Pueeees... Sabes que Josh y yo siempre vamos a comprar algo de beber cerca de las 2 de la tarde, y hoy no fue la excepción.- Asentí con la cabeza para que prosiguiera mi amigo. -Cuando veníamos de regreso decidimos tomar el ascensor de los empleados porque ahí te enteras de los mejores chismes de la empresa, y como siempre nos pusimos hasta la parte trasera de este para pasar de "incógnito". Después de varios segundos el ascensor se llenó completamente y fue ahí cuando vi una melena roja que ya los tres conocemos, entonces le dije a Josh y por suerte ella se puso casi frente a nosotros, ella iba con una rubia...

-Muy bonita... es la que vimos la vez pasada cuando la fuiste a espiar a su biblioteca, creo que se llama Ash o algo así.- Dijo mi hermano muy entusiasta.

-Yo no espié a nadie.- Le dije para evitar que torciera los hechos.

-Ajá si.- Dijo mi amigo mientras se sentaba e inclinaba un poco hacia mi. -La cosa esta en que poco después su amiga le dijo que se tomara unas vacaciones porque no había descansado en años, así como tú, también le dijo algo sobre salir a divertirse pero al parecer la que te gusta es igual que tú de agua fiestas y le dijo que no podrían salir solas, así que su amiga dijo...- Mi amigo se incorporó y sonrió para hacer un poco de suspenso pero mi hermano le arruinó el momento.

-¡Le dijo que fueran con dos hombres y creo que uno de ellos es su representante!.-Dijo mientras alzaba sus manos con exageración, mi amigo le miró con dagas en los ojos por haberle quitado la primicia. -¡Como no iba a gritar si son dos mujeres solteras y jóvenes yendo a no se donde con otros hombres que quien sabe que mañas tendrán!.-

Sentí como mi temperatura corporal disminuía y como mi molestia crecía, no sabía la razón de esto pero me sentía molesto, me levanté y fui a trabajar para distraerme.

-¿Porqué hace tanto frío?¿La calefacción dejó de funcionar?.-Dijo mi hermano mientras se tocaba los brazos. El teléfono de mi amigo sonó al parecer tenia trabajo que hacer.

-Me voy, tengo que recibir a la artista encargada de el proyecto de remodelación de la empresa.-Se puso de pie y me miró. -¿Qué harás con ella?.-Dijo mientras levantaba a mi hermano del saco del traje.

-Nada.- Dije mientras que en mi boca sentía la amargura de mis palabras, seguía intentando leer lo que había dejado hace unos momentos pero no podía.

-¡¿Qué?! ¡Estas loco Louis!.- Dijo mi hermano mientras intentaba soltarse del agarre de Sebastian quien lo cargó en su hombro para sacarlo de la oficina pero antes de salir mi amigo me miró y dijo:

-¿Seguro?.-Para después cerrar la puerta de la oficina con mi hermano pataleando al aire.

Dejé los papeles en la mesa, me recargué en la silla puse mis brazos en la cara y suspiré.

Next chapter