Webnovel

31 ¿Soy lindo?

-Louis-

Al verla frente a mi olvide que había más personas a mi alrededor, era imposible ignorarla, su cabello rizado junto con su piel blanca y sus… sus hermosos ojos verdes, ella era la mujer más bella que había visto en mi vida, no se cuánto tiempo paso, pero alguien me saco de mi trance.

-Buenas tardes, soy Mateo Borges el representante del autor anónimo quien les escribió, es un placer estar aquí reunido con ustedes. - Dijo el hombre que acompañaba a Sasha, quien comenzó a saludar a mi hermano y a mi amigo, yo aun tenía mi atención en ella hasta que Joseph me codeo, al ver la cara de felicidad de Sebastián me di cuenta de que no ocultaba mis pensamientos de los demás, así que solo saludé y sentí como un calor invadía mi cuerpo.

-Buenas tardes, es un placer. - Dije mientras trataba de comportarme y restarle importancia a lo que había pasado.

-Eh… hermano se supone que debes presentarte. - Dijo mi hermano tratando de comenzar la junta, le miré de reojo y vi cómo se burlaba de mí. -Déjenme presentarnos, yo soy el vicepresidente de la empresa Joseph, él es Sebastián nuestro abogado, secretario y mano derecha… Y él es mi hermano Louis Truswell el presidente de la empresa. – Dijo mientras me subía y bajaba las cejas acompañada de una sonrisa.

Decidí ignorarlo y cuando traté de desviar mi mirada ella volvió a acaparar mi atención, pude ver que la persona que la acompañaba me miro y colocó una mano en su espalda, por algún motivo me molesto la confianza que él había tomado.

-Déjenme presentarles a esta joven, ella es la escritora de la que les escribí y pedí que guardaran su identidad, existen motivos que yo desconozco por la que oculta su nombre, pero espero y no sea un problema para entablar una relación de trabajo. – Él volvió a hablar, así que decidí concéntrame en mi trabajo, después de todo no éramos tan cercanos y yo no sabía si ella tenía a alguien más.

-Buenas tardes mi nombre es Sasha Aráoz, es un placer y un honor estar aquí en esta empresa, el que me hayan seleccionado a pesar de que desconocían mi identidad y procedencia me hace querer trabajar aún más para demostrarles mi gratitud. – Dijo ella con nerviosismo, pero aun así su voz era tan dulce y agradable.

-Por favor tomen asiento, para nosotros nos es especial e importante el que usted haya querido colaborar con nosotros, no nos incomoda ni molesta el que quiera ocultar su identidad, es algo que respetaremos. Bueno, si les parece podemos comenzar a hablar acerca de las bases del trabajo que usted desempeñara, el pago por su trabajo y otros términos que benefician a ambas partes. - Dije para comenzar la junta, ya que tenía otra junta por la tarde con la televisora. Abordamos varios temas, pero me di cuenta de que ella no estaba prestando atención, no quería molestarla así que solo la observaba de vez en cuando tratando de averiguar en qué pensaba.

-Señorita Sasha ¿Está de acuerdo? – Sebastián pregunto de repente, al parecer él se había dado cuenta de que estaba distraída, cuando iba a decir algo para explicarle la situación vi que ella miro a su representante para después asentirle a mi amigo.

- Bueno como están de acuerdo, podrían firmar aquí, esto daría por finalizado lo que hablamos en la junta. – Dijo Sebastián mientras les pasaba el contrato y un bolígrafo. Para quitar un poco la atención de ella decidí hablar con los demás, de esta manera ella no se sentiría presionada ni nerviosa. Sentí una mirada y al tratar de ver quien era la encontré observándome así que le sonreí, al ver que no desviaba su mirada traté de decirle "deja de verme, me distraes", ella no parecía entenderlo, me resultaba gracioso y tierno ver como arrugaba su frente y centraba su mirada en mí.

Los demás se levantaron de la mesa y caminaron a la biblioteca de la empresa, que era el lugar que les mostraríamos a ellos para explicar la redecoración y el lugar designado para ella y sus obras, esperé a que ella saliera primero, pero Sasha estaba perdida en sus pensamientos, aproveche su distracción y me acerque a ella.

-Te ves muy linda hoy, es por eso que no pude poner atención. – Era la primera vez que le decía un cumplido a una mujer así que camine a la puerta sin dudarlo, pero sentí un leve jalón en mi saco, así que voltee a verla, su rostro estaba completamente roja, se veía tan linda.

-Tú también me distrajiste. – Dijo con voz extremadamente baja, no pude ocultar mi sorpresa así que solo dije lo primero que se me vino a la mente.

- ¿Estás diciendo que estoy lindo hoy? ¿O que siempre estoy lindo? - Dije tratando de burlarme de ella, estaba seguro de que no me respondería, pero estaba equivocado.

-Ambas… tu siempre te ves lindo. - Dijo mientras cubría su boca y salía corriendo de la sala, sentí mis mejillas un poco calientes, traté de tranquilizarme y salí tras ella.

Next chapter