Webnovel

165 ¿Celoso?

Cuando nos dimos cuenta de que ya nadie nos seguía disminuimos el paso, pero Louis no soltó el agarre de mi mano, sentí que las personas me veían cosa que me hizo sentirme intimidada así que me escondí detrás de la espalda de él hasta que se detuvo en seco y choque contra su espalda.

- ¿Estás bien?- Dijo girando para ver mi estado.

- Si.- Dije sobando mi nariz que había sido la única afectada, miré hacía los lados para ver en dónde estábamos, la gente seguía mirándonos con atención y alguna que otra persona susurraba algo hacía las personas con las que se encontraba.

- Vámonos. - Dije removiendome incomoda y arreglando el largo de mi vestido.

- ¿Tienes frío?- Dijo y sin esperar mi respuesta soltó mi mano para quitarse su saco. - Póntelo. -

Quise rechazar su oferta pero me sentía rara usando un vestido en plena calle a esas horas, estiré las manos para tomarlo pero el negó con la cabeza, no entendí que quería que hiciera así que Louis se acercó más a mi y me vistió, abrochó los botones y acarició mi cabello.

- Ya está. - Levanté la vista y noté que una ligera sonrisa se dibujaba en su cara.

¡Qué lindo!... ¿Será su novia?... ¡Los dos parecen modelos!... ¡Hacen una hermosa pareja!, esas y más cosas decían las personas que nos veían, mi rostro comenzó a tornarse rojo y agaché la mirada para ocultar la vergüenza que sentía por recibir tanta atención.

- Espera... ¿No es ese el presidente de ZYC?- Dijo una mujer señalando a Louis.

- Creo que sí es.- Respondió un hombre casi al momento.

- No sabía que tenía pareja.- Dijo con tristeza otra joven.

- Vámonos.- Dije dando un paso atrás para evitar que las personas malinterpretaran las cosas y que crearán un chisme que pudiera afectar su reputación o su trabajo.

- Mmm.- Dijo asintiendo la cabeza y tomando mi mano como si nada, intenté soltarme pero él giró hacía mi para colocar su otra mano en mi cintura. - Mi auto está en esta calle.-

Caminamos en silencio, ¿porque había hecho eso? ¿No le importaba lo que las personas dijeran?.

- Sube.- Louis se alejó y abrió la puerta del auto para que nos marcharamos, accedí rápidamente al notar que aún había personas mirándonos, esperé a que cerrará la puerta pero eso no paso, giré la cabeza para verle y justo en ese momento él se agachó para colocarme el cinturón de seguridad, cuando lo hizo cerró la puerta y rodeó el auto para ponerlo en marcha.

El ambiente se sentía un poco tenso, el radio estaba apagado y él no hablaba parecía enojado, yo no quería romper el silencio por miedo a que mis frases intercambiarán el orden nuevamente, no podía soportar más así que decidí enfrentar lo que sea que viniera.

- Perdón por no avisar que tú hermana estaba con nosotras... y por no haberle cuidado mejor. - Dije con la voz apagada y con los nervios al máximo, él no dijo nada y yo solo me resigné esperando que mi amiga me llamara para distraerme.

- No estoy molesto.- Dijo por fin sin quitar la vista de la carretera.

- No lo pareces.- Dije de manera inconscientemente, apreté los labios dándome golpes en mi mente por no controlarme.

- Es en serio, estoy felíz de que Isabella se lleve bien contigo y tu amiga.-

- Si tú lo dices.- Volví a responder antes de procesar lo que estaba diciendo, cubrí mi boca y mire por la ventana.

- Parece que estás más parlanchína de lo normal.- Dijo riéndose de mí, hice un puchero pero no le miré.

- ¿No me vas a hablar? - Me miró por unos segundos esperando algo pero yo me negaba a seguir diciendo cosas que no podía controlar. - ¿Prefieres hablar con tu amigo?- La temperatura disminuyó ligeramente giré el rostro para verle confundida por sus palabras.

- ¿Qué? -

- Parece que prefieres estar con él más que conmigo.- Mordí mi labio para no reír al entender lo que él sentía.

- ¿A qué te refieres?- Dije mostrando mi mejor cara de poker.

- Ambos salieron juntos de fiesta. - Su rostro se apagó pero siguió mirando la carretera.

- Eso no es verdad, solo salimos Ash, Isa y yo... no invitamos a Matt ni a Alex, ellos dieron con nosotros porque seguramente los padres de mi amiga los mandaron a cuidarnos.- Me miró de reojo pero no dijo nada, yo estaba riéndome internamente de él, su teléfono sonó y rápidamente se colocó el manos libres para responder.

- ¿Qué pasó?... ¿Los documentos para la construcción?... Los tengo en casa... ¿Acaso no tenías unas copias tú?... ¿Porque las dejaste en la oficina?.- Suspiró y me miró. -¿Podemos hacer una parada antes?- Dije que sí con la cabeza y él terminó la llamada una vez que quedó en enviarlo por correo.

- ¿Sigues estando celoso?- Le miré sonriendo, él hizo una mueca extraña.

- No lo estoy.- Su voz tembló un poco delatandole por completo.

- No tienes que estarlo, ellos son como mis hermanos.- Reí un poco y jugué con mis dedos.

- ¿Cómo no voy a estarlo si te ves hermosa hoy?- Su confesión me tomó por sorpresa y tosi tras ahogarme con mi saliva. - Cuando te vi en las fotos que Isabella subió a sus redes sociales casi me da un infarto, quería verte en persona así que fui a buscar a mi hermana esperando que estuvieras aún ahí, pero cuando les encontré otra persona estaba a tu lado. Me molesté conmigo por no haber llegado antes, quería alejarlo de ti pero no tengo ningún derecho para hacerlo, y cuando la oportunidad de estar cerca de ti apareció note que no estabas cómoda a mi lado. - Al escuchar que quería verme mi corazón latió con fuerza y se llenó de ternura.

- No me sentía cómoda porque las personas nos veían, y como te reconocieron no quería que causarán malentendidos... Además tampoco me sentía bien usando vestido y tacones, no estoy acostumbrada. - Dije mirándole fijamente, se veía extremadamente lindo escuchando con atención todo lo que le decía.

- No me importa lo que los demás digan, mucho menos me molestaría si ellos malinterpretan las cosas... yo estaría feliz y orgulloso de que me vieran contigo.- Los latidos de mi corazón aumentaron su ritmo y sentí que mi rostro ardía.

Next chapter