Webnovel

143 ¿Castigo?

Al terminar de contarle lo sucedido a mi amiga solo pude observar como su rostro estaba en blanco y estaba perdida en sus pensamientos, me asusté un poco por su reacción así que le di algunos golpecitos en sus hombros para que reaccionara y parece que funciono, ella se levantó de golpe y caminó en círculos por la habitación mientras mordía sus uñas, en algunas ocasiones se detenía para verme y continuar con su caminata que me estaba mareando.

- ¿Puedes decirme algo? - Dije sentandome en el borde de la cama viéndole.

- ¿Qué se supone que deba decirte?.... Yo... yo daba por hecho que nada pasaría porque eres tú. - Dijo señalandome, al oír sus palabras me sentí un poco ofendida y ella lo notó. - No te lo tomes a mal... es que tú eres muy tímida y jamás pensé que harías algo así... Eres muy atrevida. - Dijo guiñándome un ojo cosa que hizo enrojecer mis mejillas.

- ¡Oye! - Dije antes de que su mente divagara y viajara a cosas que yo no había hecho.

- ¿Solo diste tu primer beso, no? - Me miró con atención y yo sabía que ella ya estaba imaginando cosas de más.

- Solo paso lo que te conté... no pienses cosas que no son. - Sentí que la temperatura en la habitación se había elevado y comencé a abanicar con mis manos mi rostro para refrescarme.

-¡Tch! - Mi amiga me miró decepcionada cómo si sus expectativas hubieran caído al suelo.

- ¿Cómo se supone que debo tomar eso? - Me levanté de la cama sorprendida por la forma tan " oscura" de pensar de Ash.

- ¿Entonces ahora son pareja? - Dijo viendo sus uñas que eran un desastre.

- ¿Quienes? -

- ¡El jefe y tú! - Ash dió un golpe con su zapato en el suelo porque quería saber más.

-No... - Negué con la cabeza y ella se me acercó rápidamente.

- ¿Cómo que no? - Coloco sus brazos en mis hombros y me sacudió varias veces. - Pero si te dijo que le... y los dos se...- Parecía que el alma de mi amiga estaba por abandonar su cuerpo así que la senté antes de que le diera algo y se desmayara.

- Si pasó eso pero jamás nos dijimos que seríamos una pareja. -

- ¿No te hizo la pregunta? - Ash inclino su cabeza intentando analizar la información.

- No - Respondí con sinceridad y ella se arrojó a la cama para patalear y ahogar un grito de frustración en la cama. -¿Estas bien? - Estaba un poco asustada al verle así.

- ¡No estoy bien! .- Dijo incorporándose nuevamente y revolviendo su cabello. - Se supone que le dí tu dirección para que se luciera y te conquistará pero ni siquiera hizo el avance que cualquier pareja haría en esa situación. - Mi amiga nuevamente se arrojó a el colchón pero al parecer no calculó bien la distancia entre la pared y su cabeza. -¡Ay! - Gritó mientras se sobaba la cabeza, me acerque preocupada a ella para revisar si se había hecho daño pero por fortuna solo el sonido del golpe había sido aparatoso.

-¿Acaso este es mi castigo por no haberle dicho al jefe que debía hacer ayer?- Lloriqueo mientras daba vueltas en la cama y yo no pude evitar reír a escondidas por su estado.

Next chapter