Webnovel

1 Capítulo 1 - Asuntos Peligrosos I

Un golpe repentino en la puerta pausó la sesión íntima. Las caricias se congelaron y se detuvieron las mordidas. Sin embargo, el corazón todavía corría y las respiraciones seguían pesando.

—Secretaria Lu, ¿está ahí?

La secretaria Lu estaba allí. Era sólo que ella estaba más bien... preocupada.

—Haa... hmmm...

Ella intentó resistirse a sus fuertes brazos, queriendo liberarse. Sin embargo, su cuerpo le imploraba que responda a la invitación, a la apasionadamente posesiva invitación.

—D-detente...

Su aliento le hizo cosquillas en el cuello, mientras ella susurraba su lucha.

—¿Secretaria Lu? Parece que no está.

Se escucharon pasos que se alejaban.

El silencio se rompió con susurros ocasionales y fuertes silbidos. Un momento después, la misión diaria de Lu finalmente había terminado cuando ella se encontraba recostada en el escritorio, sintiendo que su cuerpo se estaba desmoronando.

Arrastró su cuerpo drenado fuera del asiento y recogió su ropa esparcida. Sus manos temblaban mientras se abotonaba la camisa. Sus ojos incoloros capturaron, con una mirada, al dominante hombre que estaba subiendo su cremallera. Él decidió entonces tomar un descanso en el sofá, fumando en su lujuria restante.

Lu Zhaoyang aplanó sus labios y se arregló rápidamente, mientras el calor se desvanecía lentamente de su sudoroso rostro. La pasión se desvaneció y la racionalidad volvió. Ella lo miró con calma.

—Todavía tenemos una videoconferencia más tarde, a las 3 de la tarde. No lo olvides —dijo ella.

Con una actitud relajada, Huo Yunting se hundió en su sofá. Las columnas de humo de cigarrillo envolvieron su apuesto ser. Sus labios rosados se fruncieron ligeramente mientras formaban una curva bastante misteriosa.

—Mhm ... 

Un rato más tarde se levantó, frotando el cigarrillo en el plato, mientras respondió brevemente. El extraño romance se desvaneció y llegó un gélido silencio.

 El presidente bostezó y se puso su abrigo de nuevo.

—Mi secretaria haría que los trabajos queden en los registros, mientras que yo... — giró la cabeza y miró a su secretaria—, haría que mi secretaria baje por mí.

Estuvieron callados hasta que el presidente le hizo un cumplido.

—Parece que mi decisión de acogerte estaba en lo cierto. Usted *es * una secretaria satisfactoria, o debería decir... ¿gratificante?

...

Con los puños cerrados, vio al hombre salir de la escena. Ella se rio dolorosamente mientras se limpiaba la boca.

—¡Bueno, muchas gracias! ¡¿Supongo que si no fuera por su demanda, nunca hubiese estado en este infierno?!

Lu sacudió su cabeza y ajustó sus gafas de marco negro. Sus manos estaban ocupadas atando su desordenado pelo de vuelta en un rodete. La apariencia anticuada atenuaba su encanto seductor.

Tomó una carpeta y salió furiosa de la oficina del presidente.

—Hola, secretaria Lu. La estaba buscando —le dijo su colega cuando volvió a su escritorio.

Lu Zhaoyang era la secretaria en jefe y la asistente personal del presidente de Thunderbolt Corp. Ella era el pez gordo que revisaba todos los documentos importantes, de máximo secreto, antes de pasarlos al presidente.

Thunderbolt Corp era un caballo oscuro, el peón promovido que de repente se presentó como la Corporación internacional superior tres años atrás.

El fundador de la Corporación, Huo Yunting, era un gran señor que debutó con su propio reino en el mundo.

—Envía esto a los directores de cada departamento. Pídeles que envíen el informe semestral al presidente lo antes posible. Recuerda adjuntarme el informe a mí también —dijo Lu Zhaoyang inexpresivamente mientras le entregaba la carpeta.

Su orden golpeó la oficina, como el nombre de la compañía. Su actitud directa y exigente era bastante extraña después de haber visto su expresión sexual dentro de la oficina del presidente.

—Sí, señorita Lu.

Pero poco sabía el mundo sobre su relación única con el presidente: el trágico relato donde su madre se acostó con el padre de Huo Yunting y envió a la madre de Huo Yunting al hospital psiquiátrico para bien, y también las terribles consecuencias que detallaban su destino de convertirse en la esposa de Huo Yunting como una forma de arrepentirse por el pecado cometido por su madre.

Y ciertamente, ella no quería que el mundo lo supiera. Eventualmente, tanto Huo Yunting como Lu Zhaoyang se quedaron callados sobre su (forzado) matrimonio frente a sus recientemente casados y felices padres. Ellos eran reconocidos como hermanastra y hermanastra. Eso fue una salvación para su ya malograda vida, una forma de mantener alejados los problemas.

Sin embargo, si solo ella pudiera salvarse de la difícil situación, su aparente condenado destino...

La secretaria Lu siguió escribiendo su teclado mecánico...

Next chapter